AIDS Research and Therapy, 2005; 2: 10-10 (más artículos en esta revista)

Obstáculos a la aplicación de los programas para la prevención de madre a hijo del VIH: un estudio transversal en las zonas rurales y urbanas de Uganda

BioMed Central
Francis Bajunirwe (francis.bajunirwe @ case.edu) [1], Michael Muzoora (muzooramike@yahoo.com) [1]
[1] Department of Community Health, Mbarara University of Science and Technology, P.O. BOX 1410, Mbarara Uganda
[2] Case Western Reserve University, Facultad de Medicina, Departamento de Epidemiología y Bioestadística, 10900 Euclid Avenue, Cleveland, OH, 44106-4945 EE.UU.

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0], que permite el uso irrestricto, la distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original sea debidamente citada.

Resumen
Antecedentes

Aplicación de los programas para la prevención de madre a hijo (PMTCT) del VIH se enfrenta a una variedad de obstáculos y desafíos. La evaluación de estos problemas en general, se ha realizado en las grandes ciudades los servicios de salud. Como los programas de expandirse hacia las zonas rurales, los obstáculos potenciales que se pueden encontrar allí también se tienen que evaluar. Este estudio analiza los posibles obstáculos que podrían afectar a la aceptabilidad de las intervenciones para prevenir la transmisión maternoinfantil en las zonas rurales y las zonas urbanas.

Resultados

De las cuatrocientas mujeres en un gran hospital urbano y tres clínicas rurales que había empezado a aplicar recientemente PTMI fueron entrevistados. Nivel de conocimiento de la transmisión de madre a hijo y la preferencia por las pruebas rápidas de VIH son igualmente altas en ambas zonas, pero las mujeres rurales tenían una mayor tendencia a pensar que deben consultar a sus maridos antes de la prueba, con significación estadística marginal (72% vs 64% p = 0,09 ). Servicio de salud basada en las entregas fueron significativamente más bajo entre las madres de las zonas rurales en comparación con aquellos en el entorno urbano. En general, los predictores significativos de la voluntad de la prueba para el VIH fueron posteriores a la enseñanza primaria (OR = 3,1 95% CI 1,2, 7,7) y los conocimientos sobre pruebas rápidas de VIH (OR = 1,8, IC del 95%: 1,01, 3,4). El predictor más fuerte de la voluntad de aceptar una prueba del VIH era la mujer la percepción de que su marido se apruebe de su pruebas de detección del VIH. Las mujeres que pensaban sus maridos se aprobaría casi seis veces más probabilidades de informar su disposición a someterse a prueba en comparación con aquellos que piensan que sus maridos no aprobar (OR = 5,6, IC del 95%: 2,8, 11,2).

Conclusión

Las lecciones aprendidas en las grandes hospitales urbanos puede ser generalizado a los servicios rurales, pero la proporción más baja de las instalaciones basadas en los partos en las zonas rurales debe ser abordado. El mismo día y los resultados son de alta probabilidad de lograr la captación de servicios de pruebas del VIH, pero la participación del cónyuge varón debe considerarse, en particular para las zonas rurales. La enseñanza primaria universal apoyará el éxito de los programas de PMTCT.

Antecedentes

Breve curso de los regímenes antirretrovirales para la prevención de madre a hijo del VIH son más rentables [1], fáciles de administrar, y por estas razones, se están reduciendo en muchos países en desarrollo [2, 3]. A pesar del bajo costo de estos regímenes de curso corto, la aplicación de los programas para la prevención de madre a hijo (PMTCT) del VIH se enfrenta a muchos desafíos. Algunos de estos problemas son la baja captación de Asesoramiento y pruebas voluntarias (APV) [4 - 7], el hecho de no retorno para los resultados de la prueba del VIH [8] o el fracaso a cambio de que el seguimiento de las visitas antes de comenzar la terapia antirretroviral [9].

Estos problemas afectan a los componentes del programa diferente, y, en consecuencia, cada éxito de la implementación del programa en su conjunto ha variado notablemente. El programa incluye componentes de PTMI APV para el VIH durante el embarazo, atención prenatal completa, la alimentación de los lactantes de asesoramiento y administración de curso corto régimen de la terapia antirretroviral, en el parto y atención postnatal. Para un determinado programa, puede haber variación en el éxito del programa con algunos componentes de un buen rendimiento, mientras que otros no. Por ejemplo, la aceptabilidad de la prueba del VIH puede ser alto, pero la recogida de los resultados de las pruebas y de la madre-hijo de seguimiento no son tan exitosa [10].

La mayor parte de la investigación a fin de evaluar los obstáculos que pueden dificultar el éxito del programa PMTCT componentes se ha llevado a cabo en grandes hospitales urbanos [11 - 14] y no está claro si estas experiencias pueden generalizarse a las instalaciones rurales. En muchos países en desarrollo, la población es predominantemente rural y la mayoría de las mujeres que buscan la atención en sus unidades de salud rurales. Existen diferencias importantes en la estructura socio-demográfica de las poblaciones que viven en áreas urbanas con las zonas rurales en la mayor parte de África con poblaciones urbanas están más educados y económicamente favorecidos en comparación con la población rural. Un estudio reciente de la Costa de Marfil ha demostrado que los factores sociodemográficos se puede asociar con la participación de las mujeres VIH positivas en una intervención para prevenir la transmisión maternoinfantil [15]. El objetivo de este estudio era evaluar el conocimiento de madre a hijo (TMH) Transmisión del VIH y para describir los obstáculos potenciales que podrían afectar a la aceptabilidad de las intervenciones para prevenir la transmisión maternoinfantil, en particular las pruebas rápidas para el VIH y el curso corto de terapia antirretroviral de las madres en las zonas rurales Y urbano.

Métodos

Se trata de un estudio transversal realizado en un período de cuatro meses entre septiembre y diciembre de 2003. Cara a cara entrevistas fueron administradas a las madres que asisten a las clínicas prenatales en las zonas rurales y zonas urbanas de Mbarara, un distrito en el suroeste de Uganda. El programa PMTCT en el distrito de Mbarara comenzó en agosto de 2002 en el hospital universitario de Mbarara, el hospital de referencia regional. En febrero de 2003, un programa de expansión de los periféricos a las unidades rurales de salud se inició, con el apoyo de Elizabeth Glaser Pediatric AIDS Foundation. Cuando se realizó esta encuesta, el programa ha estado en operación por un año en el hospital urbano y seis meses, a las unidades de salud rurales.

Las madres se inscribieron consecutivamente para las entrevistas cara a cara Hospital de la Universidad de Mbarara de los centros de atención prenatal, un entorno urbano, y también a partir de tres unidades rurales de salud a nivel de Ibanda, Bwizibwera, y Kazo, que eran cada aplicación PMTCT.

Las madres recibieron información sobre el estudio durante su visita a la clínica prenatal y se pidió a participar. El consentimiento informado se obtuvo por un consejero capacitado, que llevó a cabo la entrevista también.

Tamaño de la muestra y análisis

Encuesta puntos fueron características socio-demográficas, el conocimiento sobre de madre a hijo del VIH, la actitud hacia el asesoramiento y pruebas voluntarias (APV) y de las madres' voluntad o intención de aceptar las pruebas rápidas para el VIH si se ofrece. Las madres se inscribieron consecutivamente hasta que el tamaño de la muestra requerida se logró. Sin embargo, como parte de la encuesta, las madres no se siguieron para determinar los que finalmente aceptó las pruebas del VIH. Tamaño de la muestra de cálculo se basa en una estimación del nivel de aceptación de las pruebas rápidas de VIH en las zonas rurales y urbanas. La hipótesis de que la intención de aceptar pruebas rápidas de VIH podría ser mayor en las zonas urbanas de las unidades de salud en comparación con las unidades rurales. En el momento de la encuesta fue diseñada, APV aceptación mediante pruebas rápidas tasas fueron del 60% en los consultorios de atención prenatal en zonas urbanas [16] y que prevé la aceptación tipos de 45% en el entorno rural. El uso de un doble cara alfa del 5%, un tamaño de muestra de 165 por grupo de proporcionar una potencia de 80% para detectar una diferencia de 15% en la proporción de quienes están dispuestos a aceptar las pruebas de diagnóstico rápido de VIH.

Los datos se inscribió en EPIDATA software, y el análisis se realizó con el paquete estadístico SPSS (versión 13 para Windows). Pruebas de Chi cuadrado fue utilizado para la prueba de las diferencias en las características demográficas entre las zonas rurales y urbanas madres. Chi cuadrado También se realizaron pruebas para comprobar si las diferencias en las percepciones y actitudes factores entre los dos grupos. Regresión logística no se realizó para determinar los factores que predicen la intención de aceptar las pruebas rápidas de VIH.

Resultados
Demografía

De las cuatrocientas mujeres embarazadas que asisten a clínicas prenatales cuatro donde se ofrecieron servicios de PMTCT en el momento fueron entrevistados. Los centros de atención prenatal en el Hospital de la Universidad de Mbarara se encuentra en un entorno urbano, mientras que los otros tres son las clínicas rurales. De los 404 encuestados, 212 (52%) fueron urbanas, mientras que 192 (48%) son rurales. La mayoría de los encuestados habían recibido alguna enseñanza (369 o 91%), mientras que sólo 35 (9%) nunca ha ido a la escuela. Además, la alfabetización de los encuestados era elevado, con 348 o 88% de las mujeres capaces de leer y 332 o 86% de ellos en condiciones de escribir. La mayoría de las mujeres estaban casadas y viven con su cónyuge (348 o 88%), mientras que 44 (11%) eran madres solteras y el resto son separadas, divorciadas o viudas. El número de mujeres embarazadas por primera vez (primer gravida) fue la misma en las zonas rurales y urbanas. Radio propiedad fue alta en las zonas rurales y urbanas, pero mayor en las zonas urbanas. El cuadro 1 muestra las características demográficas estratificado por ubicación de la clínica.

El conocimiento sobre la prevención y transmisión de madre a hijo

En general los conocimientos relativos a la TMI era alto, y 325 (80%) sabía que una madre con VIH puede transmitir el virus a su hijo. Sin embargo, 47 (12%) madres entrevistados no cree que es posible que el virus que se pasa al feto, y el 8% restante no sabe si el virus puede transmitirse de la madre al niño. La encuesta muestra que 159 (83%) las madres en el área rural sabía que se puede producir transmisión de madre a hijo en comparación con 166 (81%) las madres en el área urbana (Chi cuadrado p = 0,77, df = 2). Estas cifras demuestran que el nivel de conocimientos no difirió significativamente entre las madres del medio rural, en comparación con los de las zonas urbanas.

Las madres también se pregunta si el VIH se podía transmitir a través de la leche materna y, en general, 268 (77%) sabía que la transmisión del VIH de mama era posible. Treinta y ocho (11%) estima que la transmisión del VIH de mama no es posible, y 41 (12%) no sabe si la leche materna podrían causar la transmisión del VIH o no. Cincuenta y siete madres no respondieron a esta pregunta y, por tanto, no fueron evaluadas para esta respuesta.

No se encontraron diferencias significativas en el nivel de conocimiento entre las zonas rurales y urbanas con respecto a las madres la leche materna como una posible vía de transmisión (Chi cuadrado p = 0,65).

Doscientos ochenta y seis (80%) las madres que respondieron sabían que la transmisión del VIH de madre a hijo se podrían evitar. No hubo diferencias en términos de conocimiento que de madre a hijo transmisión del VIH puede prevenirse (Chi cuadrado p = 0,78) entre las zonas rurales y urbanas madres.

Las actitudes hacia el VIH y la prueba, la aceptabilidad de las pruebas rápidas de VIH

En general, sólo 89 (22%) mujeres entrevistadas en la encuesta ha sido la prueba del VIH. La voluntad de tomar una prueba del VIH es alta, con un total de 337 mujeres (87%) respondieron que aceptarían una prueba del VIH si se les ofrece. Una proporción significativa de las madres (n = 159 o 40%) no sabía de la existencia de pruebas rápidas para el VIH. Sin embargo, la mayoría de las madres (n = 353 o 88%) prefiere tener ese mismo día los resultados de una prueba de VIH, mientras que el resto prefiere recibir los resultados en una fecha posterior. Además, la mayoría de las mujeres (n = 389 o 97%) dijeron que asesorar a alguien para tener una prueba de VIH y pensé que era beneficioso.

Los datos se analizaron mediante tablas de contingencia para estudiar las diferencias entre las zonas urbanas y las mujeres rurales en cuanto a los conocimientos, las actitudes y la aceptación de las pruebas del VIH. Los resultados muestran que no hubo diferencias significativas en la proporción de madres que sabían acerca de las pruebas de diagnóstico rápido para el VIH, no hay diferencia entre la preferencia por ese mismo día de resultados y también hay diferencia en términos de la proporción de madres que nunca había sido la prueba del VIH, en Ya sea rural o urbano. Los resultados se muestran en la Tabla 2. Además, las madres de ambas regiones son igualmente susceptibles de aceptar los medicamentos para la reducción de la transmisión de madre a hijo si la ofrecen, y las tasas de aceptación para estos medicamentos son altos.

Papel de la pareja masculina

Para las mujeres que viven con sus maridos, la mayoría de las mujeres (339 o 89%) les informó de que había llegado a la clínica prenatal ese día y también el 68% (264) de las mujeres piensa que se debería consultar a sus maridos antes de que tengan un La prueba del VIH. Además el 81% (299) de las mujeres piensa que su marido se apruebe de ser probado y los restantes (n = 72 o 19%) teme que sus maridos no aprobar de ser probado. Además, la mayoría de las mujeres (n = 260 o 72%) considera que sus maridos se acepta la prueba del VIH para sí mismos.

El análisis muestra que las zonas rurales y urbanas madres son igualmente probables para informar a sus maridos que habían llegado a la clínica prenatal ese día (Chi cuadrado p = 0.18). No hubo diferencias significativas en la proporción de madres que pensaban que deben consultar a sus maridos antes de que la prueba del VIH en las zonas rurales y urbanas, aunque hay una tendencia a que la mujer de las zonas rurales a pensar que deben consultar a sus maridos antes de la prueba, como se muestra En el cuadro 2 (72% vs 64% chi cuadrado p = 0,09).

Predictores de la disposición a aceptar las pruebas del VIH

En un análisis de regresión logística univariante, se examinaron diferentes variables para determinar los factores que predicen la intención o voluntad de aceptar las pruebas del VIH y los resultados se muestran en la Tabla 3. En el análisis, las madres que tenían una educación más allá de siete años de la escuela primaria fueron casi tres veces más probabilidades de informar su disposición a someterse a prueba en comparación con los que no habían terminado la educación primaria o no han sido educados en todos los (Odds Ratio OR = 2,8, 95% intervalo de confianza, IC: 1,2, 6,9.). Además, las madres que son capaces de leer son dos veces más probabilidades de informar su disposición a someterse a prueba en comparación con aquellos que no saben leer (OR = 2,2, IC del 95%: 1,02, 4,9). La capacidad de escribir fue un predictor más fuerte incluso con madres que podría escribir tres veces más probabilidades de informar voluntad de aceptar las pruebas de VIH que las que no ha podido escribir (OR = 2,9, IC del 95%: 1,4, 6,0). El conocimiento de si de madre a hijo del VIH puede ocurrir, y el número de embarazos anteriores no fueron predictores significativos de las madres "intención de aceptar la prueba del VIH. Sin embargo el conocimiento de que existen pruebas rápidas de VIH y de que alguien pueda ser probado y recibir los resultados el mismo día fue un predictor significativo (OR = 1,9, IC del 95%: 1,01, 3,4).

Las mujeres que pensaban que deben consultar a sus maridos antes de que la prueba del VIH, el 40% eran menos propensos a expresar la voluntad de aceptar la prueba en comparación con aquellos que pensaban que no tienen que consultar a sus maridos, pero esta diferencia no fue significativa (OR = 0,6, IC del 95%: 0,3 a 1,2).

El factor de predicción más fuerte de la voluntad o la intención de aceptar la prueba del VIH era la mujer la percepción de que el marido de su aprobaría poniendo a prueba. Las mujeres que pensaban que sus maridos se aprobaría casi seis veces más probabilidades de informar su disposición a someterse a prueba en comparación con aquellos que piensan que sus maridos no aprobar (OR = 5,6, IC del 95%: 2,8, 11,2).

El análisis de regresión logística

La edad ha demostrado ser un factor significativo en la determinación de si la madre acepta la prueba del VIH a causa de la mayor percepción de riesgo entre las mujeres de mayor edad [17]. En este estudio, se analizaron con la edad como variable dicotómica usando 25 años como la corte, la edad no asociados con la voluntad de aceptar la prueba del VIH (OR = 0,87 y el IC del 95%: 0,47, 1,62),. Por lo tanto, la edad no se considera un factor de confusión en este estudio. La proporción de madres que escuchan o de una emisora de radio propia está distribuido de forma desigual entre las zonas rurales y urbanas. Las mujeres que escucharon la radio fueron más propensos a expresar la voluntad de ser la prueba del VIH en comparación con los que no, pero la asociación no fue significativa OR = 1,89 (95% IC: 0,73 a 4,9). Por esta razón, la propiedad o la radio oyentes de radio no se consideraron como variables de confusión en la evaluación de la relación entre la ubicación rural o urbana de las mujeres y la voluntad de aceptar la prueba del VIH. En la evaluación de los factores asociados a la disposición a aceptar las pruebas del VIH, no se identificaron factores de confusión y, por tanto, sólo una se realizó un análisis univariado. Los resultados se muestran en la Tabla 3.

Otras barreras

Para una óptima profilaxis antirretroviral, es preferible que la madre entregue a su bebé en el hospital por lo que el bebé puede percibir su profilaxis. Por esta razón, las madres que habían estado embarazadas antes de que se les pidió que entregó su último embarazo. De ciento doce (39%) informaron de que habían entregado en el hogar, 19 (7%) había sido entregado por la partera tradicional y 148 (52%) habían entregado en un establecimiento de salud. En un análisis estratificado por zonas, las mujeres en el área urbana es más probable que hayan entregado su último hijo en una unidad de salud en comparación con los de las zonas rurales (97% frente a 62 o 51 o 42%). Las mujeres rurales son más propensos a tener el hogar o la entrega por la partera tradicional (p <0,0001).

Discusión

Como muchos países en el mundo en desarrollo el tendido de los programas para la prevención de la transmisión madre a hijo del VIH, existe la necesidad de considerar las posibles barreras que pueden enfrentarse a estos programas. Al abordar estos obstáculos, es esencial que las diferencias entre las zonas rurales y las zonas urbanas se abordan desde la significativa proporción de personas en los países en desarrollo viven en las zonas rurales. Este estudio ha puesto de manifiesto que no existen grandes diferencias en términos de los posibles obstáculos que podrían obstaculizar el éxito de la aplicación de los programas de PMTCT en las zonas rurales en comparación con las zonas urbanas. Esto indica que las experiencias aprendidas de los programas en las áreas urbanas se aplicará a los programas de PTMI rural.

Uno de los principales problemas identificados es que una proporción significativa de las madres entregar fuera de la institución de salud, y esto ocurre con más frecuencia en las zonas rurales en comparación con las zonas urbanas. Servicio de salud basada en la entrega es útil para asegurar el cumplimiento de dosificación de antirretrovirales a los lactantes, sino también para garantizar la práctica de modificar las prácticas obstétricas que se han mostrado para reducir la transmisión de madre a hijo [18].

Aunque las poblaciones rurales y urbanas se perciben como diferentes en el conocimiento, la disponibilidad y la capacidad de seguir el asesoramiento [19], este estudio sugiere lo contrario en cuanto a la transmisión de madre a hijo. El nivel de conocimiento es alto y la disposición a aceptar las pruebas del VIH fue elevada en las zonas rurales y urbanas. Este alto nivel de conocimiento puede ser atribuido a diversos programas que se está emitiendo en la radio en este distrito, llegando a veces incluso sobre las zonas rurales, donde algunos de los participantes en el estudio residen. Radio propiedad fue alta en las zonas rurales y urbanas y la proporción de madres escuchando la radio también fue alta. PMTCT programas deben utilizar este medio de comunicación en las zonas en las que está disponible.

La mayoría de las madres entrevistadas prefiere mismo día los resultados de las pruebas de VIH sin embargo algunas madres prefieren recibir los resultados más tarde. Se ha demostrado que el mismo día se puede ofrecer resultados en consejería sin comprometer la calidad de la consejería y pruebas [20]. Es posible que las madres que prefieren recibir más tarde los resultados pueden ser los que se niegan a la prueba para el VIH cuando la prueba que se ofrece es rápido, o pueden someterse a la prueba, pero no recibirá los resultados. Sin embargo se requieren más estudios para explorar esta hipótesis. Entre tanto, los programas de PTMI deberían identificar las madres que es probable que las pruebas se niegan o se prefiere recibir sus resultados en una fecha posterior y diseñar un calendario personalizado para adaptarse a ellos ya que pueden tener un mayor riesgo [21]. Por el contrario, algunos estudios han indicado que los que se niegan las pruebas puede ser de bajo riesgo para el VIH [22, 23].

Muchas madres que entender que hay un beneficio en la toma de una prueba de VIH a lo indicado por el gran número de los que dijeron que asesorar a alguien más para tomar una prueba de VIH. Esta proporción es mayor que los que dijeron que aceptar la prueba del VIH a sí mismos si se les ofreció (98% vs 89% respectivamente). Existe una brecha entre el conocimiento sobre los beneficios y la aceptación que han hecho la prueba del VIH. Aunque hay una casi universal de la recomendación a las madres a tomar la prueba de sí mismos, no todos ellos se han de elegir por sí mismos la prueba.

Considerando que algunos estudios han demostrado que un menor nivel de educación se asocia con mayor probabilidad a una solicitud de la prueba del VIH [24], este estudio demostró lo contrario, con los que tienen por lo menos un puesto de la educación primaria más probable que elija a prueba en comparación con los que tienen Menor educación. Estas conclusiones del estudio se apoyan en un estudio entre los trabajadores agrícolas hispanos en el sur de la Florida [25] en el que los participantes con al menos doce años de educación tenían cuatro veces más probabilidades de probar frente a los que no tienen la misma educación. En un estudio vietnamita, la baja se asoció con la educación no regresan por los resultados [26]. La enseñanza primaria universal campañas actualmente en curso en algunos países en desarrollo como Uganda [27] puede facilitar la aplicación de programas de salud como la prevención de la TMI.

Este estudio demuestra que los hombres "son importantes en las actitudes de una mujer informó de la voluntad de aceptar la prueba del VIH. En algunas circunstancias las mujeres tienen la prueba del VIH sin el consentimiento de sus maridos y han sufrido la violencia doméstica [28]. En esta encuesta, la percepción de que se apruebe el marido de una madre a tomar la decisión de la prueba para el VIH fue el predictor más fuerte de si la madre tiene la intención de probar o no. Este hallazgo pone de manifiesto la importancia de la pareja masculina en el éxito de la captación de la prueba del VIH en los programas de PMTCT. Este estudio demuestra que hay una tendencia a que más mujeres de las zonas rurales a buscar sus maridos aprobación antes de la prueba en comparación con sus contrapartes urbanas. Esto puede ser un factor inhibitorio de la voluntad de aceptar el APV. Este estudio refuerza las recomendaciones de un estudio en Tanzania [29] que hizo hincapié en el papel de la pareja masculina en PMTCT.

Una limitación de este estudio es que las madres fueron interrogadas en relación con su voluntad de aceptar la prueba del VIH, pero no fueron seguidos para determinar los que finalmente aceptó la prueba del VIH. Esto nos han permitido establecer la relación entre la disposición a tomar la prueba si se ofrecieron y, de hecho, lo está utilizando. Efectiva de la aceptación de las pruebas del VIH sería más informativo que de respuestas a la pregunta sobre la voluntad de aceptar la prueba. Además, el rural sitios elegidos para la encuesta son las que se encuentran la aplicación de PMTCT en forma continua expansión de los programas en el momento se realizó el estudio. Dado que no eran seleccionados al azar, es posible que estas clínicas pueden no ser representativos de otras zonas rurales en el distrito. Además, la encuesta se basó en el centro de salud y, por tanto, sólo las madres que buscan atención prenatal en una unidad de salud fueron elegibles para el estudio. Considerando que esto puede ser una limitación, no podrá ser un fuerte factor en este estudio ya que más del 80% de las mujeres de Uganda buscar al menos una visita prenatal en un centro de salud durante su embarazo [30].

Conclusión

Experiencia adquirida en la aplicación de los programas de PMTCT en las zonas urbanas puede ser fácilmente generalizado a las zonas rurales ya que no hay grandes diferencias en términos de actitudes hacia la aceptación de las intervenciones para prevenir la transmisión maternoinfantil. La voluntad de aceptar el programa PMTCT es alta en las zonas rurales y urbanas, pero las unidades de salud de la menor proporción de los nacimientos que ocurren en el centro de salud, en particular en las zonas rurales, puede ser una barrera para garantizar neonatal antirretroviral administración de la dosis. Mismo día de resultados para el VIH es probable que produzca un aumento de la absorción de APV masculino, pero la participación de los interesados, en particular en las zonas rurales, debe ser considerado para el éxito completo de los programas de PMTCT.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen intereses en conflicto.

Contribuciones de los autores

Concepto de protocolo: FB, MM

Recopilación de datos: MM

El análisis de los datos: FB

Texto original proyecto: FB, MM

Agradecimientos

Los autores se agradecen a las parteras ya los orientadores de la Universidad de Mbarara Hospital Universitario, Hospital de Ibanda, Bwizibera Kazo y Centros de Salud de la administración de las entrevistas. Los autores también gracias Grace Svilar y Daphne Kyomuhendo de revisar el manuscrito. El estudio fue financiado como parte del Programa para la prevención de madre a hijo La transmisión del VIH en el distrito de Mbarara por la Elizabeth Glaser Pediatric AIDS Foundation Call-To-Acción Grant CTA # 92-02. FB cuenta con el apoyo de la Internacional de Formación de SIDA y el Programa de Investigación del Centro Fogarty (NIH) en la Universidad Case Western Reserve a través de la concesión número TW00011