Thrombosis Journal, 2005; 3: 22-22 (más artículos en esta revista)

Socio crisis económica y la mortalidad. Epidemiológico testimonio de el colapso financiero de Argentina

BioMed Central
Enrique P Gurfinkel (epgurfinkel@ffavaloro.org) [1], Gerardo Bozovich E (gbozovich@iadt.com) [2], Omar Dabbous (omar.dabbous @ umassmed.edu) [3], Branco Mautner (bmautner @ ffavaloro. Org) [1], Frederick Anderson (fred.anderson @ umassmed.edu) [3]
[1] Cardiología y Cirugía Cardiovascular Institute, Fundación Favaloro, Buenos Aires, Argentina
[2] Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento, Buenos Aires, Argentina
[3] Centro de Investigación de Resultados, de la Universidad de Massachusetts Medical School, Worcester, MA. EE.UU.

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0], que permite el uso irrestricto, la distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original sea debidamente citada.

Resumen
Antecedentes

Los desastres naturales, guerra, y los ataques terroristas, se han vinculado a la mortalidad cardíaca. Hemos tratado de investigar si una de las principales crisis financiera puede repercutir en la gestión médica y los resultados de los síndromes coronarios agudos.

Métodos

Se analizó el argentino de la cohorte internacional multicéntrico registro mundial de coronario agudo Events (GRACE). El objetivo principal es estimar si existe una asociación entre el período de crisis financiera (abril de 1999 a diciembre de 2002) y en el hospital de la mortalidad cardiovascular, con el período posterior a la crisis (enero de 2003 a septiembre de 2004) como el referente. Cada período se define de acuerdo a la evolución del Producto Interno Bruto. Se investigaron las características demográficas, los procedimientos diagnósticos y terapéuticos, la morbilidad y la mortalidad.

Resultados

Se analizaron los datos de 3220 pacientes, 2246 (69,8%) pacientes en el período de crisis y 974 (30,2%) en el marco posterior a la crisis. La distribución demográfica de las características básicas y clínicas no fueron significativamente diferentes entre ambos períodos. Durante el período de crisis en la incidencia de infarto de miocardio-hospital fue mayor (6,9% vs 2,9%, p <0,0001), así como la insuficiencia cardíaca congestiva (16% vs 11%, p <0,0001). Tiempo para la intervención con la angioplastia fue mayor durante la crisis, especialmente entre los sitios públicos (mediana de 190 min Vs 27 min). La incidencia de la mortalidad durante la hospitalización fue de 6,2% vs 5,1% después de la crisis. El crudo OR para la mortalidad fue de 1,2 (95% IC: 0,87, 1,7). Las probabilidades de mortalidad fueron mayores entre las instituciones privadas (1,9 (95% IC: 0,9, 3,8)) que para los centros públicos (1,2 (95% IC: 0,83, 1,79)). No se observó una interacción significativa entre el tipo de hospital y de crisis.

Conclusión

Nuestros resultados sugieren que la crisis financiera puede haber tenido un impacto negativo en la mortalidad cardiovascular durante la hospitalización, y la mayor incidencia de complicaciones médicas.

Antecedentes

En comparación con otras naciones de América Latina, la Argentina utiliza para disfrutar de una economía relativamente desarrollada y una distribución justa de la riqueza hasta principios del decenio de 1980. Durante la última década del siglo 20 la economía se volvió a la ingeniería casi por completo para crear una economía de mercado abierta y casi sin transición. El país pagó un alto precio para este cambio, con el Producto Interno Bruto experimentando un sostenido descenso desde 1998, y las tasas de desempleo alcanzando aproximadamente el 25 por ciento. A finales de 2001 una rápida cascada de los acontecimientos políticos y económicos abierto el camino hacia la profunda agitación social y económica que los disturbios de espiral hasta diciembre de 2001, cuando el país sufrió un virtual cese de las áreas vitales de la economía. Con dos años más de su período aún por completar, el presidente abandonó el cargo, y también lo hicieron varios otros más de las siguientes semanas. Menos de un mes después de que el mundo aprendido acerca de tales fenómenos inusuales, el presidente interino se dirigió al Congreso para anunciar que el país por defecto de todas sus deudas nacionales e internacionales. Los depósitos bancarios y se incautaron miles de los ciudadanos y las empresas se quedaron en bancarrota mientras que la moneda nacional devaluada en casi un 200% en comparación con el dólar de los EE.UU.. Poco después de que estalló la crisis, muchos encontraron sus inversiones y ahorros personales reducido en dos tercios cuando se mide en moneda fuerte. Durante el año de 2002, el producto nacional bruto disminuyó en más del 11%, y el nivel de desempleo explosión off [1].

Varios elegante hito y los estudios epidemiológicos han establecido una relación entre el trauma producido por la guerra, el terrorismo, las festividades, y la mortalidad [2 - 5]. Sin embargo, hay escasos datos sobre la relación entre la morbilidad y la mortalidad cardíaca y una gran crisis económica en la ausencia de la guerra o los desastres naturales.

El registro mundial de Eventos coronario agudo comenzó en 1999 y continuó a lo largo de la crisis y el período siguiente, lo que nos da una oportunidad única de obtener una imagen en tiempo real el desarrollo de la morbilidad y la mortalidad por medio de un estudio de cohortes multicéntrico cuyas características clínicas Se registraron con la normalización de métodos, definiciones y procedimientos de selección. Tratamos de determinar si la crisis financiera se asoció con la mortalidad cardíaca y en caso de los procedimientos médicos y terapias se vieron afectados por tipo de institución, pública o privada.

Métodos

Todos los detalles sobre la razón de ser y la metodología GRACE se han publicado [6, 7]. GRACE fue diseñado para reflejar un planteamiento imparcial población de pacientes con síndromes coronarios agudos, independientemente de la región geográfica. Actualmente, 104 hospitales ubicados en 14 países (Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Nueva Zelandia, Polonia, España, Reino Unido, y los Estados Unidos) participan en este estudio observacional. Una amplia gama de hospitales fue elegido sobre la base de la disponibilidad de los diferentes servicios de atención, incluida la presencia en el lugar de cateterismo cardíaco, el número de camas de agudos, y el tipo de establecimiento de la práctica, como enseñanza y no docente, y terciaria frente a la comunidad Hospital. Esto se hizo para establecer un representante en lugar de una muestra de pacientes en la comunidad en general. Una normalización de la recopilación de datos se utilizó el formulario para reunir información sobre la demografía, los síntomas, los antecedentes médicos, clínicos, electrocardiográficos y de laboratorio, y en el hospital de tratamiento y los resultados. Los formularios de datos se enviaron al laboratorio central (Premier Investigación, Filadelfia, PA), donde, tras una revisión de los expedientes para la integridad y la cara validez, los datos se introdujeron mediante el escaneo de los formularios directamente en la base de datos. Una vez introducidos, los datos fueron enviados al centro de coordinación internacional para GRACE (Centro de Investigación de Resultados, de la Universidad de Massachusetts Medical School, Worcester, MA, EE.UU.) para su análisis.

Estudio de población

A los efectos de este análisis hemos restringido nuestro estudio muestra a los pacientes inscritos en los centros en la Argentina entre abril de 1999 y septiembre de 2004, incluidas las personas que tenían un diagnóstico de síndrome coronario agudo (elevación del segmento ST y sin elevación del segmento ST o infarto de miocardio Angina inestable). Los siete sitios que participan en la Argentina, se analizaron todos juntos, y también estratificada de acuerdo a su perfil particular: Hospitales privados (para los centros de beneficios adecuado las 24 horas del día los servicios de intervención, la enseñanza y no centros de enseñanza), hospitales públicos y (libre de Servicios de carga, sin ningún tipo de intervención instalaciones disponibles 24 h). El período de tiempo examinado se dividió en el período de crisis, que fue delimitada entre abril de 1999 y diciembre de 2002, y el posterior período de crisis, que abarca el tiempo desde enero de 2003 hasta septiembre de 2004. Para definir cada período hemos utilizado los indicadores publicados por la Oficina del Censo. Hemos considerado el comienzo de la negativa pendiente de la curva de producto interno bruto como el inicio del período de crisis, que duró hasta que el producto interno experimentó un aumento sostenido durante un trimestre completo [1].

Puntos finales clínicos

La variable principal del estudio fue en el hospital de mortalidad por todas las causas. El criterio de valoración secundario fue no mortales-infarto de miocardio definido por la presencia de al menos un positivo incremento de las PC marcador bioquímico de necrosis (en el caso de aquellos en los que el infarto de miocardio es el índice de diagnóstico), además de dolor en el pecho prolongada más de 10 minutos, o Nueva desviación del segmento ST después de visto el índice de calificación o electrocardiograma.

Análisis estadístico

Resumen de las estadísticas se presentan como frecuencias y porcentajes. Las comparaciones entre grupos se realizaron mediante dos colas la suma de rangos de Wilcoxon test para las variables continuas y de la ji al cuadrado o la prueba exacta de Fisher para las variables categóricas. Odds ratio de acompañamiento y los intervalos de confianza del 95% se calcularon para evaluar los efectos de la crisis sobre la mortalidad y la morbilidad hospitalaria. El error estándar para el cálculo de los intervalos de confianza del 95% para el odds ratio se calculó mediante la fórmula de Wald, y los errores se manejan independientemente de los diferentes puntos de tiempo. Se llevaron a cabo análisis similares para los hospitales públicos y privados por separado. Todas las pruebas fueron doble cara y consideró estadísticamente significativo un valor de p <0,5. Los análisis estadísticos se realizaron con el 9,1 V. software SAS (SAS Institute, Cary, NC).

Resultados
Estudio de los pacientes y las características básicas

De los 44991 pacientes con síndrome coronario agudo ingresados en el registro mundial, 3220 pacientes que se inscribieron en la Argentina. El número de pacientes menores de 65 años fue de 1527 (47%), lo que representa la proporción de la población que normalmente se espera de ser económicamente activa. El resto 1693 (53%) eran mayores de 65. Un diagnóstico final de segmento ST-infarto de miocardio se hizo en 1179, 2041 y calificada como la angina inestable y no elevación del segmento ST infarto de miocardio. El género femenino representa el 30% (n = 1012) de los pacientes. Base de comparación de las características pacientes durante y después de la crisis no afectó de manera significativa (Tabla 1]. La proporción de pacientes con desviación del segmento ST en el ECG de admisión era idéntico, pero la proporción de pacientes con marcadores positivos cardíaco durante la hospitalización fue más alto durante la crisis (54%, n = 1212 contra 48%, n = 472).

Durante la crisis, un número menor de pacientes fueron sometidos a angiografía diagnóstica (23%, n = 500 Vs 26%, n = 249), y relacionadas con esta menor proporción se refiere a la angioplastia (19%, n = 423 Vs 23%, n = 222 ), Con un mayor fracción sometidos a cirugía de derivación coronaria (5,9%, n = 131 Vs 4,1%, n = 40). También se observó algunas pruebas de la reducción de la adherencia a las intervenciones de eficacia demostrada durante la crisis, como lo demuestra una menor proporción de los pacientes que recibieron aspirina (96%, n = 2164 v.98%, n = 950), los inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina (64 N = 1438% Vs 69%, n = 672), y heparina de bajo peso molecular 43%, n = 950 Vs.60%, n = 585) (Figura 1]. A pesar de que los niveles de creatinina sérica y perfil clínico fueron similares para cada período, se observó una mayor incidencia de insuficiencia renal durante la crisis (5,8%, n = 139 Vs 3,4%, n = 33), que puede indicar un médico menos eficiente Gestión durante la hospitalización. (Figura 2]

La incidencia de muerte fue mayor en el período de crisis. (6,2%, n = 139 Vs 5,1%, n = 50), con un OR crudo de 1,2 (95% IC: 0,87, 1,70) (Figura 3]. También se observó una tendencia a una mayor incidencia de complicaciones en el hospital durante la crisis, incluyendo el infarto de miocardio o (2,504 (95% CI 1,663, 3,773)), insuficiencia cardíaca congestiva (16% Vs. 11%, valor p <0,01 ), Y taquicardia ventricular sostenida (3,4%, n = 75 Vs 2,9%, n = 28). (Figura 2].

Con el fin de estudiar un posible efecto de la dependencia de tiempo más de los resultados, se calcularon por separado la incidencia acumulada de la mortalidad por cada año calendario. (Figura 4] La más alta incidencia de mortalidad fue de 6,1% en 1999, y alcanzó un máximo del 7,4% en 2002, para finalmente a la disminución del 6% en 2004. (Figura 4]

Las intervenciones y los resultados por tipo de hospital

Observamos algunos datos indirectos que sugieren un cambio importante en la accesibilidad a la atención médica como lo indica la proporción de los pacientes ingresados en los hospitales públicos, que en la cohorte GRACE Argentina aumentó de 47% a 60%.

Los tipos y la frecuencia de las intervenciones comparte algunos aspectos en común entre lo público y lo privado lugares, y es diferente en varios otros. Durante el período post crisis se observó un aumento en la proporción de la angiografía y las intervenciones coronarias percutáneas, y también en las proporciones tratados con aspirina, estatinas, y la heparina de bajo peso molecular (Tabla 2]. De la nota, a raíz de la crisis de la mediana de tiempo hasta la intervención percutánea disminuido notablemente en centros privados de 50 h (rango intercuartil 126,5) a 25 h (rango intercuartil 60,4), y en los sitios públicos de 190 h (rango intercuartil 392) a 27 h (Rango intercuartil 172.1), ambos valores de p <0,01. No se observó una diferencia estadísticamente significativa en la mediana del tiempo hasta la trombolisis ni privado para sitios (v. 33 h 30 h (límites intercuartil 35 y 80)), ni para las públicas (v. 40 h 59 h (intercuartil rangos de 85 y 65 Respectivamente)). Por otra parte, durante la crisis de tiempo se observó un descenso de la proporción de pacientes sometidos a cirugía coronaria por pasar, sobre todo en sitios privados (Cuadro 2].

En una tendencia similar, encontramos que la gran mayoría de los acontecimientos adversos detectados en el período de crisis, como el infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca congestiva, y la muerte, que comenzó a disminuir a partir de enero de 2003 a septiembre de 2004, el período de tiempo en el Censo Nacional Mesa detectado una recuperación del Producto Interno Bruto.

Las probabilidades de infarto de miocardio fueron mayores durante la crisis de los hospitales privados (OR 2,76 (95% CI 1,5, 5,1)) (Figura 3]. En un análisis estratificado, el OR para la mortalidad durante la crisis parece ser mayor para los pacientes ingresados en centros privados que a las públicas (1,85 (95% CI 0,9, 3,79) frente a 1,22 (95% IC: 0,83, 1,79)) (Figura 3 ).

Discusión
Declaración de las principales observaciones

Nuestro estudio ofrece cierta evidencia de que puede haber una asociación entre la financiera y el colapso institucional de la Argentina y el aumento en el hospital de morbilidad y mortalidad cardiovascular. El vínculo entre circunstancias extraordinarias y el aumento de la mortalidad cardíaca ha sido descrito previamente. Un aumento significativo en el número de muertes cardíacas se observó en el mismo día de los grandes terremotos que afectaron a Los Angeles y Atenas [8, 9]. Además, las dificultades socioeconómicas experimentadas por Rusia tras el colapso de la Unión Soviética se han asociado con una disminución en el crudo de la esperanza de vida tanto para hombres y mujeres [10]. A pesar de todo, no cardiaca información específica sobre las tasas de mortalidad por enfermedad coronaria en Rusia que se encuentra disponible para período determinado.

Fortalezas del estudio

El caso argentino es único en el que una de las principales socioeconómico derrumbe ocurrido en ausencia de cualquier desastre natural o de guerra. GRACE ofrece una herramienta útil para evaluar en un normalizada, de forma estructurada, el diagnóstico y los enfoques terapéuticos realizados en un grupo representativo de los hospitales de toda la crisis y después de ella. Nuestras observaciones son intrigantes, y formular preguntas sobre los mecanismos subyacentes al aumento de las probabilidades de mortalidad durante la crisis, en comparación con el período post crisis. Se han analizado varios mecanismos que pueden ser responsables del empeoramiento de los resultados durante el período de crisis: Las diferencias en la línea base de riesgo clínico, en las intervenciones médicas, el tipo de hospital, los factores psicológicos y sociales, los prejuicios y la oportunidad.

Base de riesgo clínico

No se observó ninguna diferencia significativa entre la crisis y el período posterior a la crisis sobre las principales características demográficas, como edad, sexo, enfermedad coronaria previa, co morbilidades y la clase Killip al ingreso. El perfil clínico es similar a otras cohortes en otros lugares durante el mismo período [6].

Las diferencias en las intervenciones médicas

Hemos previsto una asociación entre la crisis y el acceso a la atención médica a causa de un efecto directo sobre el acceso a la tecnología y suministros médicos importados. Nuestras observaciones proporcionan algunas pruebas que apoyen la presunción de que la crisis podría haber afectado a la calidad de la atención. Por un lado, los pacientes inscritos en el registro fueron siempre tratados de conformidad con las directrices y de forma similar en comparación con otras regiones [11]. La proporción de pacientes que recibieron aspirina, betabloqueantes, inhibidores de la ECA y estatinas aumentaron progresivamente con los años y no se observaron alteraciones pertinentes en el período de crisis. Además, la proporción de pacientes sometidos a intervenciones coronarias percutáneas o pasar por la cirugía seguido las tendencias internacionales y las directrices que apareció entre los períodos [12, 13]. Por otra parte, el tiempo de las intervenciones invasoras era varias veces más durante la crisis, tanto para los hospitales públicos y privados. Esto puede reflejar una oferta limitada de las herramientas que fueron producidos por la mayoría de fuera del país y con precios en moneda fuerte. Además, como se muestra en la figura 1, la proporción de pacientes tratados con medicamentos relativamente caros como la heparina de bajo peso molecular y estatinas fue significativamente menor durante la crisis. También se encontró una proporción mayor de insuficiencia cardiaca congestiva durante el período de crisis. Se podría especular que esto se relaciona con una menor calidad de la atención como se refleja por el tiempo de retraso a los procedimientos invasivos, como se dijo anteriormente, pero también podría ser la consecuencia de otros factores que no se mide por nuestro estudio. Esos factores pueden ser, en cierta medida, responsables de la variación inter-regional en los resultados de las poblaciones que parecen ser de otro modo similar [14 - 16].

Tipo de institución

Otro factor que podría haber influido en los resultados es aumentar la carga de la atención médica en el sistema público. El argentino fenómeno económico que se ha denominado una "crisis de la clase media", es decir, de los que normalmente tener acceso a un seguro de salud a través del empleo o, para los propietarios de pequeñas empresas y los empresarios, como de los gastos de bolsillo. Aproximadamente 20 millones de personas, de una población total del país de 37 millones ya no están cubiertas ni por el sector privado, ni un sindicato plazo obligatorio de seguro de salud, lo que representa una enorme sobrecarga de la red de hospitales públicos [17]. Los hospitales públicos de Argentina sufren escasez crónica de la forma de financiación, la insuficiencia de la distribución de la dotación de personal, y tienen una capacidad limitada para ofrecer alta tecnología, todas las noches la atención, como se refleja en la relativamente baja proporción de pacientes sometidos a procedimientos invasivos y revascularización. El aumento repentino de la demanda de los servicios médicos que plantea la abrupta transferencia de miles de pacientes del sistema privado no fue acompañada de un aumento proporcional en el presupuesto o el personal, por lo que resulta probable que los servicios prestados eran insuficientes [16].

El apoyo social y los factores psicológicos

La asociación entre el período de crisis y el aumento en la mortalidad cardíaca-hospital podría explicarse por alteraciones en los factores socioeconómicos o de apoyo social, las dos variables que no son directamente medidos por el registro. La situación socioeconómica se ha utilizado como sustituto de un marcador mucho más compleja matriz llamada de apoyo social. Varios estudios han sugerido que un significativo deterioro en la calidad y el ancho de apoyo social puede estar asociado con altas tasas de mortalidad, tanto de los cardíaca y no cardíaca causas [18, 19]. Es posible que la enorme tensión producida por la pérdida de los ahorros, las inversiones, y el empleo producido un aumento proporcional de estrés psicológico y sensación de falta de apoyo social, con graves consecuencias para los resultados de los eventos coronarios agudos. También es probable que varias covariables interactuado social, al mismo tiempo, para producir un efecto en los resultados.

Tiempo de dependencia

Se puede afirmar que nuestras observaciones puede deberse únicamente a la disponibilidad de mejores modalidades de tratamiento en el tiempo. Como se muestra en la figura 3, este no parece ser el caso. La bruta de incidencia acumulada de muerte fue del 6,1% en 1999, aumentó hasta un 7,2% en 2001, 7,4% en 2004 y luego disminuyó a 6% en 2004. Aunque no podemos descartar por completo la influencia de las nuevas directrices y mejores opciones terapéuticas en el tiempo, la evasión de responsabilidades análisis de la mortalidad anual parece apoyar nuestros principales conclusiones.

Debilidades

Nuestro análisis se expone a una fuente potencial de sesgo de selección en la definición de cada periodo de tiempo. En ausencia de una catástrofe grave de carácter natural, el brote de la enfermedad o la guerra, se puede argumentar sobre la exactitud de nuestras definiciones sobre cuándo comenzó la crisis y cuando se terminó. Por ese motivo, consideró que los datos publicados por la Oficina del Censo Nacional en relación con el Producto Interno Bruto y los indicadores industriales y las tasas de desempleo, y seleccionado el nadir de la ajustada curva de Producto Interno Bruto como el inicio de la crisis, y en el primer trimestre que mostraron una Aumento sostenido en el Producto Interno Bruto como arbitraria final de la crisis financiera. Esto está sujeto a sesgos en sí mismo y definiciones alternativas puede haber producido resultados diferentes. Sin embargo, nos sentimos confiados en que nuestras definiciones son sólidos y sobre la base de indicadores económicos duro en lugar de signos políticos o interpretaciones personales que son vulnerables a las percepciones subjetivas. Hay una coherente correspondencia entre la evolución del producto interno bruto y otros indicadores, como el índice de inversión, las obras públicas y las inversiones privadas en bienes raíces y de construcción [1].

Otra limitación de nuestras conclusiones es que GRACE no fue específicamente diseñado para proveer información sobre la condición socio económica o de apoyo social, que sería alternativa exposiciones de interés en el escenario de una profunda crisis financiera. Tomamos en consideración el amplio término "crisis", como la exposición de interés, por lo que debemos reconocer que los mecanismos responsables de nuestras observaciones son en cierta medida especulativo. Además, el estudio no fue diseñado para detectar fuerza de la asociación entre la exposición y la mortalidad de una determinada región o país.

Incluso en ausencia de un oficial de nivel de significación estadística, la razón de momios parecen constantemente en el punto te dirección de peores resultados durante la crisis. (Figura 3]

Conclusión

Este estudio proporciona pruebas que sugieren una asociación entre un dramático evento socio-económico y el aumento de la mortalidad cardíaca. El repunte en las tasas de mortalidad que se observó fue sorprendente y por encima de los esperados de acuerdo a las tasas de mortalidad antes de las proyecciones del Ministerio de Salud [20, 21]. Hemos observado una tendencia a peores resultados durante la hospitalización, lo que indica una asociación entre la crisis financiera y de la morbilidad y la mortalidad cardíaca.

Conflicto de intereses

El estudio GRACE es apoyada por una subvención sin restricciones de Sanofi-Aventis para el Centro de Investigación de Resultados, de la Universidad de Massachusetts Medical School.

Sanofi-Aventis no ha participado en la reunión, el análisis y la interpretación de los datos; en la redacción del manuscrito, o en la decisión de presentar el documento para su publicación. El diseño, la realización y la interpretación de GRACE son realizadas por un comité directivo independiente.

Los autores no tienen que declarar los conflictos de acuerdo con la Trombosis Diario (TJ) Declaración de Conflicto de Intereses. El autor tiene el correspondiente derecho a la subvención en nombre de todos los autores y no conceder en nombre de todos los autores, una licencia exclusiva a nivel mundial para el TJ Publishing Group Ltd y sus licenciatarios para permitir este artículo (si se acepta) que se publicará en TJ ediciones y cualquier otro TJ productos de explotar todos los derechos subsidiarios, según lo establecido en la licencia las condiciones TJ. Todos los autores han leído y aprobado este manuscrito.

Contribuciones de los autores

Damos las gracias a los médicos y enfermeras que participan en GRACE. La lista completa de los investigadores GRACE puede encontrar en la http://www.outcomes-umassmed.org/grace. EPG y GEB concebido y diseñado en el estudio y escribió el manuscrito. OD contribuido a la FA y el diseño del estudio y el análisis estadístico realizado y examinó el manuscrito y el BM bajo la supervisión del estudio.

Gracia Comité Científico Asesor

Keith AA Fox, Joel M. Gore (GRACE Copresidentes); Kim A. Eagle, Philippe Gabriel Steg, (GRACE publicación Comité Copresidentes); Giancarlo Agnelli, Frederick A. Anderson, Jr, Álvaro Avezum, David Brieger, Andrzej Budaj, D. Marcus Flather, Robert J. Goldberg, G. Shaun Goodman, Christopher B. Granger, C. Dietrich Gulba, Enrique P. Gurfinkel, Brian M. Kennelly, Werner Klein, José López-Sendón, Gilles Montalescot, Frans Van De Werf.