Journal of Ethnobiology and Ethnomedicine, 2006; 2: 3-3 (más artículos en esta revista)

Proceso y la dinámica tradicional de la venta de hongos silvestres comestibles tropicales en Mexico

BioMed Central
Felipe Ruán-Soto (ruansoto@yahoo.com.mx) [1], Roberto Garibay-Orijel (rogaor@yahoo.com) [2], Joaquín Cifuentes (jcb@fciencias.unam.mx) [3]
[1] Herbario Eizi Matuda, Escuela de Biología, Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Libramiento Norte Poniente S/N C.P. 29039, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México
[2] Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México, Apdo. Postal 113-100, Rumania N ° 700, Col Portales, CP 03301, México, DF
[3] Sección de Micología, Herbario FCME, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México, Apdo. Postal 70-181, CP 04510, Ciudad Universitaria, México DF
[4] Grupo Interdisciplinario para el Desarrollo Ethnomycology, México

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0], que permite el uso irrestricto, la distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original sea debidamente citada.

Resumen
Antecedentes

Más de doce templadas habitante de los grupos étnicos de México se consideran mycophilic y tener amplios conocimientos tradicionales micológico. En contraste, los habitantes de las tierras tropicales han sido estudiadas sólo superficialmente y sus conocimientos micológicos es menos conocido. En este artículo analizamos los resultados de una investigación ethnomycological en los mercados de una amplia zona de los trópicos mexicanos. Nuestros objetivos fueron describir la dinámica relacionada con el proceso tradicional de la venta de setas silvestres y determinar las tendencias de los informadores hacia las setas (mycophily vs. Mycophoby).

Métodos

Visitamos 25 de los 12 mercados diferentes asentamientos en los estados de Oaxaca, Tabasco y Veracruz y en la información recopilada por la observación participante, así como por 291 no estructurados y semi-estructuradas.

Resultados

Setas de venta se observó en cuatro ciudades de Oaxaca y en dos en Tabasco. Las mujeres representaban el 81,82% de los vendedores, mientras que los pueblos indígenas (chinantecos, chontales, zoques y Ch'oles) comprendieron 68,18%. Comercialización de setas tuvo lugar secundario en los mercados móviles y sólo está en los campesinos. Recolectores de setas reunir los recursos en los lugares con vegetación secundaria, zonas de cría de ganado y campos. Debido a las restricciones de la tenencia de la tierra de setas vendedores normalmente no recoger setas. En Oaxaca, se observó la dinámica económica no se basa en el capitalismo, como el intercambio, la reciprocidad y el trueque.

Conclusión

La venta de algunos hongos silvestres comestibles, la gran cantidad de la comercialización de Schizophyllum commune, el complicado proceso de intermediario, así como la inserción de los hongos en diferentes prácticas de la economía informal son todas las pruebas de un mycophily existente en un sector de la población de esta región De las zonas tropicales de México. Entre nuestros informantes, la población urbana mestiza se mycophobic, rural mestiza de personas no mycophilic y de los pueblos indígenas fuera cierto mycophilic.

Resumen

En México más de 12 étnias habitantes de zonas templadas han mostrado una tendencia micofílica y un profundo conocimiento micológico tradicional. Sin embargo de los Habitantes de zonas tropicales han sido estudiados insuficientemente. En el presente trabajo reportamos los resultados de una investigación etnomicológica en mercados de una amplia zona del trópico mexicano. Los objetivos del estudio fueron: describir las dinámicas relacionadas con la venta de hongos silvestres, así como, indagar cuál es la tendencia de los pobladores hacia los hongos (micofilia vs. Micofobia). Visitamos 25 mercados en 12 poblaciones de 3 estados (Oaxaca, Tabasco y Veracruz). Llevamos cabo una observación participante y aplicamos 291 entrevistas no estructuradas y semiestructuradas. La venta de hongos se observó en cuatro poblaciones del estado de Oaxaca y en dos de Tabasco. El 81,82% de los vendedores de hongos fueron mujeres y el 68,18% indígenas (chinantecos, chontales, zoques y Ch'oles). La venta de hongos sólo se observó en mercados secundarios de tipo "tianguis" y sólo en puestos campesinos. Los recolectores de hongos extraen el recurso principalmente de zonas con vegetación secundaria, cultivos y potreros. Por restricción de acceso a la tierra no son los vendedores quienes recolectan los hongos. En Oaxaca, se observaron dinámicas económicas distintas a las capitalistas como intercambio, la reciprocidad y trueque. La comercialización de algunas especies de hongos silvestres comestibles, los grandes volúmenes de venta de S. Comuna, los complejos procesos de intermediarios, así como la inserción de los hongos en dinámicas económicas informales hijo evidencias de la micofilia existente en un sector de la población de esta región tropical de México. Entre nuestros informantes, los mestizos urbanos fueron micófobos, los mestizos no fueron micófilos rurales y los indígenas fueron micófilos.

Palabras clave

Etnomicología tropicales, micofilia, micofobia, Planicie costera del Golfo de México, el conocimiento micológico tradicional.

Antecedentes

Tropical Ethnomycology se ha estudiado poco en el campo de la Etnobiología. Quizás a causa de la persistente creencia de que las setas son tropicales no utilizados y que las tierras bajas de Mesoamérica y de la Amazonía son las personas mycophobic (personas que demostrar aversión hacia las setas) [cf. [1, 2]] o no mycophilic (personas con especial interés en las setas, no atracción ni repulsión) [3, 4]. Sin embargo, investigaciones recientes en el trópico [5 - 10] muestra que la presente sentencia se basa en la insuficiencia de información y sesgada. Es un hecho que los recursos son diferentes de hongos en las zonas templadas que en los trópicos, en donde los hongos carnosos susceptibles de consumo son escasos [5]. No obstante, mycophily [sensu [11]] puntos de la actitud hacia los hongos, no sólo en el número de especies conocidas, pero también sobre la simpatía y el capricho a ellos. Además, Goes-Neto & Bandeira [4] definir mycophilic personas que son aquellos que demuestran un interés especial hacia los hongos, como un alimento importante actividad cultural o tema.

Numerosos estudios han reportado el consumo de setas por varios grupos étnicos de las zonas tropicales. Ejemplos incluyen en África: Burundi [12], [5] Camerún, Nigeria [13], [14] Tanzania, Zambia [15] y [16] Zaire. En Asia: China [17, 18], India [19], [6] Malasia, Papua Nueva Guinea [20] y Uruguay [21]. En América: Brasil [1, 22], El Salvador [2], Guatemala [23], Mexico [24, 7] y Venezuela [8]. Dada esta evidencia, es insuficiente para generalizar acerca de la mycophoby o no mycophily de habitantes de las zonas tropicales.

De 1964 a 1999, sólo cuatro documentos aparecieron en los resúmenes de Micología que incluía datos sobre Ethnomycology tropicales en los mercados, a saber, [25] Mata, y Kumar Singh [26], Jones y Whalley [27] y Negro-Moreno et al. [28]. Sommerkamp [23] también llevó a cabo un estudio acerca de las setas comestibles en los mercados de Guatemala, donde cinco de los 22 mercados estudiados se encontraban en las zonas tropicales. Ella encontró que de las 22 setas que se venden en total, sólo cuatro especies se venden en mercados tropicales: Agaricus campestris, Pseudofistulina radicata, Favolus brasilensis (Favolus tenuiculus) y Schizophyllum commune.

Mexico es el 6 º país del mundo con el mayor número de grupos étnicos. Esta diversidad cultural incluye 62 grupos étnicos [29] haciendo uso de la palabra dialecto 290 variantes y que representan el 13% de la población total [30]. El consumo de setas es una tradición generalizada de que dentro de estos grupos se remonta a tiempos prehispánicos. Prueba de ello es la maya de hongo y de las piedras de la época de 1000-200 aC, así como por las representaciones de hongos en códices como Vindobonensis, Magliabechi, y Florentino Indígena N ° 27. Todo esto apoya mycophilic una clara actitud de los habitantes de Mesoamérica. Sin embargo, a pesar de los trópicos son el hogar de 32% de los grupos étnicos de México y la mayor parte de su biodiversidad, ethnomycological estudios son escasos [31]. Mata [25] informó de folk taxonomía y nomenclatura, morfología y fenología de los hongos utilizados por los mayas de Yucatán. También describió el uso medicinal de Thelephora paraguayensis y Geastrum triplex. Chacón [24] encontró que Schizophyllum commune es la seta más apreciada en algunas zonas de Veracruz. En su estudio también informó de alimentos como: Auricularia fuscosuccinea, A. Mesenterica, Armillaria tabescens, Cookeina sulcipes, C. Tricholoma, Hohenbuehelia petaloides, Pleurotus ostreatus, Panus crinitus, Schizophyllum commune, S. Fasciatum y Ustilago maydis.

La falta de ethnomycological datos en la mayoría de las zonas tropicales de México ha llevado a una incertidumbre de sus habitantes como mycophilic o mycophobic, así como una falta de conocimiento en los patrones de consumo y el uso de hongos.

En Ruan-Soto, et al. [7] hemos demostrado que el estudio de los mercados puede ser un instrumento útil en la evaluación de los conocimientos tradicionales micológico (TMK), en una amplia zona y no estudiadas previamente. También se describe la medida de la masa de TMK ( "corpos" sensu [32]] que los vendedores de alimentos han silvestres en el sur llanura costera del Golfo de México. Las conclusiones más importantes que hemos alcanzado en el trabajo fueron: i) los mestizos de los asentamientos urbanos no suelen consumir champiñones silvestres, mestizos de las zonas rurales consume pocas setas, y los indígenas tienen una gran TMK y que el uso y la explotación de este recurso natural más . Ii) las especies de hongos con un corky o consistencia gomosa, en particular S. Comuna, tienen una alta importancia cultural y económica. Iii) Los habitantes de la zona creen que todos los terricolous-humicolous setas son tóxicas. Iv) el champiñón reunión tiene lugar en los campos de maíz, vegetación secundaria y campos de ganado, y no en las zonas donde se conserva la vegetación está presente.

Los objetivos del presente trabajo fueron: i) Describir la práctica y dinámica ( "praxis" en sentido [32]] que rodea el proceso de venta de setas silvestres. Ii) Para el análisis de estas dinámicas Antropología desde un punto de vista económico, y iii) Investigar si los informantes son mycophilic, no mycophilic o mycophobic a través de la comprensión de su actitud hacia los hongos.

Métodos
Área de estudio

El trabajo se llevó a cabo en el sur del Golfo de México en la llanura costera de los asentamientos: Tuxtepec, Ojitlán, Chiltepec, Loma Bonita, Valle Nacional y en el estado de Oaxaca; Santiago Tuxtla, San Andrés Tuxtla y Catemaco, en el estado de Veracruz, y Villahermosa, Macuspana, Teapa y Huimanguillo en el estado de Tabasco (Figura 1]. Prevaleció la vegetación original es selva tropical, distribuido de manera clara las áreas (no más de 100 m.asl). Presenta un Af (m) clima en la clasificación Köppen, es cálido húmedo, con precipitaciones anuales por encima de 2000 mm y una variación de temperatura entre 22 y 26 ° C [33]. Habitantes de la zona son: "chinantecos", en Oaxaca; "zoques", "Ch'oles" y "chontales" en Tabasco, en Veracruz y mestizos. El cuadro 1 muestra un resumen de las características étnicas.

Chinantec personas habitan en la selva cerca de Tuxtepec, Oaxaca. Hablan chinantec, una rama de la familia lingüística otomague. Sus actividades principales son la agricultura y la ganadería, pero la caza y la recolección de productos silvestres desempeñan también un papel importante, y esto se refleja en su dieta variada. Su economía es una mezcla de pre-hispánica y prácticas modernas. Se basan en prácticas como el intercambio económico, la redistribución y la reciprocidad. Su lengua es muy compleja taxonomía etnobotánica. En este sentido, la Ojitlán Chinantecs son capaces de distinguir entre ocho diferentes tipos de suelo, la verdadera prueba de su profundo conocimiento del medio ambiente [34].

Ch'oles habitan en el norte del estado de Chiapas y sur de Tabasco algunos municipios. Su lengua es ch'ol, perteneciente a la familia maya-totonac. De roza y quema, la agricultura es su principal actividad económica, pero últimamente hay una incease por valor de la crianza de ganado. Para ellos, cada planta y animal tiene su nombre, la historia y el lugar en los mitos de origen. Además, muchos de ellos han prácticas o usos rituales [35].

Zoques habitan en el noroeste de Chiapas y la zona fronteriza con Tabasco. Su lengua es zoque, perteneciente a la familia maya-totonac. Su dieta se basa en los productos obtenidos a partir de maíz y plantaciones de café. La agricultura es su principal actividad económica, sin embargo, una cantidad considerada de ellos emigran a las ciudades en búsqueda de trabajo [35, 36]. Este grupo se caracteriza por tener un profundo conocimiento de plantas y una fuerte dependencia de ellos [37].

Chontales habitan en el centro de Tabasco de los humedales. Su actividad económica es diversa, son los agricultores y los pescadores. La agricultura es intensiva; cosechar dos o tres cosechas al año. Su dieta se compone de productos de campo, productos silvestres y peces cerca de los cuerpos de agua. La explotación del petróleo ha deteriorado el medio ambiente local al mismo tiempo que emplean a muchos de los hombres de la zona [35].

La mayoría de las ciudades de Los Tuxtlas, cerca de los asentamientos no son mayores de 50 años, generado a partir de la políticas agrarias aplicadas por el gobierno mexicano desde la década de 1950. Muchos de estos inmigrantes fueron impugnados por un nuevo y desconocido entorno, que carecen de los conocimientos necesarios para gestionar adecuadamente [38]. Son principalmente amplia ganaderos y agricultores.

Trabajo de campo

Mercado de caracterización se basaba en los conceptos de: i) "Establecido mercado", define el espacio con la infraestructura fija, ii) "mercado móvil", no fijas y pueden operar durante toda la semana o sólo un día ( "día del mercado local") , Iii) "Campesino de pie", vende principalmente productos comestibles de los campos agrícolas de campesinos, así como los productos silvestres; iv) "Modern caseta", vende cualquier producto comestible y de los procedentes de cadenas de intermediarios. Los sistemas de mercado en base a Beals [39] mercado de la clasificación, donde los mercados principales y subordinadas se definen los mercados secundarios. Ubicación exacta del mercado y los nombres se pueden consultar en [7]. El cuadro 2 muestra un resumen de las características de los mercados visitados.

Nos visitaron 25 mercados en 12 asentamientos de los estados de Oaxaca, Veracruz y Tabasco. Trabajo de campo se realizó entre 2000 y 2002, con seis semanas en Oaxaca, cinco en Veracruz y siete en Tabasco. Entrevistamos a todos los vendedores con modernos stands que se ofrecen productos comestibles y de todos los vendedores con los campesinos en pie. En total, se entrevistó a 291 personas: 172 con modernos stands y 119 con campesinos en pie. De estos, 158 eran hombres, 133 eran mujeres y el 5,84% habla alguna lengua indígena. Se empleó el método de la observación participante y aplicarse de manera no estructurada y semi-estructurada [40]. Se utilizó la no-estructurada con todos los vendedores y la entrevista semi-estructurada con todos los vendedores de setas (Tabla 3]. Para describir el proceso de recogida, se aplicó la técnica de observación participante, haciendo viajes de reunión con los informadores siempre que se posible.

Hemos seguido los criterios utilizados para definir la mycophily o mycophoby de informantes informó anteriormente [3, 11], esto es a través de la comprensión de los informantes TMK y actitudes hacia las setas.

Nuestro análisis de la dinámica económica se realizó de acuerdo a la teoría basada en [41], y en repetidas ocasiones hemos categorizado y comparación de datos. Algunos procesos se explica utilizando un enfoque sustantivista antropología económica [42]. Utilizamos conceptos como: intercambio, la reciprocidad y la redistribución. Intercambio es definido por el extra-económica que se beneficia de una serie de relaciones sociales se construyen [43]. Señala redistribución de los movimientos de crédito a un centro y luego al exterior. La reciprocidad es el regreso de un regalo material inducido por las obligaciones sociales, por lo general, de parentesco. Para Sahlins [44], la reciprocidad se divide en: general de la reciprocidad, donde el material es improbable regreso, implícita y voluntario; reciprocidad equilibrada, cuando el material de retorno es inmediato y es igual al valor recibido de regalo; negativas de la reciprocidad, cuando alguien quiere conseguir algo Gratuita, los participantes tienen diferentes intereses y alguien se aprovecha de los demás.

Resultados y discusión

Encontramos que Schizophyllum commune se vendió en cuatro mercados de Oaxaca y dos de los mercados de Tabasco; Polyporus tenuiculus se vende en dos mercados de Oaxaca, y el consumo local de Auricularia polytricha, A. Delicata y Pleurotus djamor estuvo presente principalmente en Tabasco (Figura 2]. El cuadro 4 muestra que las setas se venden y se utilizan. Auricularia Las dos especies también se utilizaron como juguetes en Tabasco. Los niños hacen un pequeño agujero en una de las setas y las membranas del golpe en su interior para formar un pequeño globo. Todas las especies son saprófitos, desarrollados sobre sustratos lignicolous y tenía un gristly, o corky consistencia gomosa. Van Dijk et al. [5] explique la preferencia por especies resistentes y con una consistencia gristly, que se encuentran también dentro de los habitantes de la selva tropical Camerún, por la alta humedad y temperatura de la selva. En estas condiciones, el fruto etcomycorrizic órganos de las setas (que generalmente se fleshier) se pudren más rápidamente, haciendo que su transporte, el consumo o la venta como un caso mucho más complicado.

Dinámica de la venta de setas silvestres

De los 25 mercados visitados, 12 se establecieron los mercados móviles y 13 mercados. De los 291 entrevistados, el 22 se vende setas. En el cuadro 5 se resumen los tipos de mercados en los que se vendieron las setas, así como un desglose de grupo étnico, el género y el hábitat de los vendedores de setas.

Los mercados y los tipos de stands

Venta de setas estuvo presente en seis mercados de móviles, cuatro en Oaxaca y dos en Tabasco (cuadro 5]. En Catemaco, Veracruz, informantes mencionaron el consumo de Pleurotus djamor pero no hemos podido comprobarlo. Asimismo, no observó ninguna de setas silvestres que se venden en mercados establecidos. Esto se debe a que los mercados de móviles de grupo y tienden a vender los productos cerca de los pueblos rurales. Por otra parte, en los mercados establecidos de productos comestibles siempre vinieron de las cadenas de intermediarios. En los mercados de móviles de Loma Bonita, Huimanguillo, y en los de Veracruz, la venta de setas silvestres no se observó. En los dos primeros mercados esto se debía a que los vendedores indígenas no estuvieron presentes y, de hecho, la presencia de campesinos pobres se está. En todos los mercados móviles visitó en Veracruz, los vendedores con los campesinos eran inmigrantes está establecido desde 1950 y su uso silvestres de alimentos es escasa.

Los patrones de género

La mujer comprende a la mayoría de los vendedores (81,82%), en Oaxaca la cifra fue de 100% y en Tabasco el 67% (Cuadro 5]. La mayoría de los hombres se dedican observó en la venta estaban allí, de forma ocasional. En Mexico, algunos autores [24, 45] han informado de los mismos fenómenos en Papantla y Poza Rica, Veracruz, y en Toluca, respectivamente. Oso [13] y Prance [22] informe también un predominio de las mujeres en la recolección y venta de setas en Nigeria y la Amazonia brasileña, respectivamente. Según Prance, ya que las mujeres son más dedicadas a la recogida de alimentos silvestres, que son los que saben acerca de las setas, mientras que el rol de género de los hombres lleva a la selva como cazadores. En nuestro caso, podemos ver un patrón similar emerge. Sin embargo, no es consecuencia de las diferencias en los conocimientos tradicionales, sino que es el resultado de la división de trabajo: con el hombre de dedicar la mayoría de su tiempo en los campos y las mujeres venden los productos.

Grupos étnicos y hábitat

En general, la venta de setas se limitaba a los grupos indígenas: Chinantecs en Oaxaca (100%), y en Chontales y Ch'oles Macuspana (100%). Mariaca et al. [45] han señalado que los pueblos indígenas de Mexico tiene una mayor TMK y también encontró un uso intensivo de este recurso. La excepción fue Teapa, en donde el 78% de los vendedores son mestizos y el 22% se zoques (Cuadro 4]. Mestizos, de esta ciudad tienen una amplia TMK resultantes de la alta influencia cultural recibida de los zoques del norte de Chiapas.

Cada vendedor de setas vive o ha vivido en "rancherías" (grupos de no más de diez casas lejos de las ciudades), en íntimo contacto con la naturaleza. No obstante, en Veracruz el 44% de los entrevistados viven en zonas rurales, pero no vender setas. Esto se debía a que, al igual que el caso de Loma Bonita y Huimanguillo (donde también se las setas no se vende) todos los vendedores eran mestizos. Por otra parte, los vendedores de Veracruz tiene un limitado conocimiento del medio ambiente debido a su historia reciente, como los inmigrantes y colonizadores.

Mushroomer presencia y la percepción de setas

En cada stand donde se vendían setas silvestres, hubo también la comercialización de otras especies silvestres o cultivadas productos vegetales. Algunos de estos fueron: "nopales" (Opuntia ficus-indica), "acuyo" (Piper spp.) ", Hierba mora" (Solanum spp.) ", Nanches" (Byrsonima crassifolia), "tomatillos" (Physalis spp.), El plátano (Musa paradisíaca y M. cavedendishii), el chile (Capsicum spp.), Naranja (Citrus sinensis), "epazote" (Teloxys spp.), Los huevos de aves domésticas, etc (Figura 3]. Las setas se percibe como uno de los "alimentos de chacra" (hacienda aquí es un término genérico utilizado para designar a las personas por cada zona rural en contacto con la naturaleza salvaje). Templadas en Mexico, por otro lado, las setas se venden solas o con algunos otros productos como la leña o el carbón [45, 46] (Figura 4].

La gente reconoció los que venden las setas y otros productos como "rancho vendedores de productos". Así, las setas no eran considerados como algo especial, sino sólo una más del grupo de los tradicionalmente cultivadas o silvestres productos. De ninguna manera los vendedores de setas hizo reconocer a sí mismos como "Hongueros" (Mushroomers), ni eran conscientes de la existencia de "ciudades de Mushroomers". Esto contrasta con las setas templado Mexico donde los vendedores se llaman a sí mismos "Hongueros" y reconocer "las ciudades de Mushroomers" debido al alto número de familias que participan en la venta de su cosecha y [45, 46].

Stand dinámica, los precios y los volúmenes de venta

Recolectores suelen colocar en el mercado una considerable cantidad de S. Comuna, de 45 × 45 cm bolsas de nylon hasta grandes sacos llenos de azúcar. Guzmán [2] y Sommerkamp [23] han descrito un fenómeno similar en los mercados de Cobán y Petén en el norte de Guatemala. En Mexico, el consumo de S. Comuna se ha observado también en la Mazatec Rango y de la "Costa Chica" en Oaxaca [47] y en Quintana Roo [48].

Las setas son envasados en bolsas de nylon o envuelto en hojas de plátano. En Teapa había envuelto en un "momo" hoja (Piper auritum) con "cebollín" (Allium sp.) Y chile dulce (Capsicum sp.) (Figura 3]. Este paquete contenía los ingredientes básicos para preparar un tradicional local de comida llamado "monetaria" (Figura 5]. Cada paquete tenía unos 200 gr. De peso húmedo y se vendió por $ 0.50 (USD) en Tuxtepec y de $ 1,00 en Tabasco, es decir, de $ 2,5 a $ 5.0/Kg. Revendedores mantenido una cantidad de reserva de la preparación de las setas más paquetes si es necesario. Los stands se instalaron desde el amanecer y las setas son de venta 10:00 hrs. La mercancía fue ofrecido más de cajas de madera o plástico de más de alfombras en el suelo. Cuando las setas no son vendidos, el vendedor consume la familia de ellos. Es común observar a la gente compra hasta un máximo de $ 20,0 de S. A la comuna de llevarla a sus lugares de origen. En Teapa y Tuxtepec hay pequeños restaurantes ubicados dentro de los mercados locales que ofrecen S. Comuna como una parte fundamental de algunas de las comidas, pero es más comúnmente utilizado para preparar "monetaria", o una variante local de la misma.

La dinámica de la venta de p. Tenuiculus fueron similares, pero el volumen es considerablemente menor ya que nunca se ofrecen más de 1 Kg de este hongo. En Ojitlán y Tuxtepec, paquetes de setas que figuran aproximadamente 300 gr. Y un costo de $ 0,5 o $ 1.67/Kg. Seta está nunca fueron agrupados en una sección de los mercados.

Existen diferencias considerables entre estas dinámicas y las que se registraron en las zonas templadas en Mexico. Allí, los hongos se presentan en una o más especies pilas [46]. Piles se ofrecen más de plásticos, canastas y bandejas (Figura 4]. En general, las setas se encuentra situado en una zona específica fuera del mercado en el que la mayoría de Mushroomers ofrecer sus productos. Los precios son demasiado contrastantes, en la actualidad en Tenancingo, Estado de México, más barato setas (Russula spp., Suillus spp., Etc) se venden a $ 3.0/Kg., A otros les gusta Lyophyllum spp. $ 5.0/Kg y algunas especies Ramaria $ 6.0/Kg Mientras que en los mercados móviles de la Ciudad de Mexico, Lyophyllum spp. Se vende entre $ 6,0 a $ 8.0/Kg. Y Morchella spp. Llega a $ 20.0/Kg. (Observaciones personales).

Gathering - proceso de venta

Coleccionistas de vivir en "rancherías" cerca de los mercados. Aunque hemos hecho acopio viajes principalmente con hombres adultos, niños, niñas, y las mujeres participaron activamente en la recolección de setas. En las entrevistas, la mujer informó a ir solos o con hijos a la cosecha de hongos silvestres de alimentos incluidos. Sin embargo, no hemos podido ver esto, porque los hombres nunca nos permitió cosecha de setas a solas con su mujer. La cosecha se realiza en los mismos sitios donde la gente trabaja, ya que sus principales actividades son la agricultura y la ganadería. Así casual reunión no representaba una nueva pérdida de tiempo o energía. Zent et al. [8] informe de la misma situación entre "Hotï" en el Amazonas venezolano, donde la recolección de setas es básicamente una actividad de oportunistas.

Personas venden setas un día después de que se hayan obtenido. Ellos no tenían un día específico o periodicidad para su venta. Una vez más, esto contrasta con las zonas templadas se Mushroomers realizar viajes largos en cualquier lugar de dedicar de cinco a ocho horas con el único objetivo de la recolección de setas, de hecho, mushroomers pueden hacer uno o dos viajes por día, a fin de maximizar la cantidad de setas que recogen [45 , 46].

El ochenta y dos por ciento de los vendedores de setas no recoger setas. En Oaxaca, donde los vendedores no participan en el proceso de reunión. Los vendedores de Tuxtepec han comprado hongos comestibles y otras hortalizas en Ojitlán. En Tabasco y Ojitlán, recolectores venden sus productos directamente a los propietarios de pie que luego revendió las setas. Estos recolectores no reconocen a sí mismos como Mushroomers. Esto está en marcado contraste con lo que ocurre en Mexico templado, en donde los vendedores de hongos, principalmente en los mercados secundarios, también son recolectores [45, 46].

Incluso los vendedores que viven en zonas rurales dependen de los intermediarios, ya que el acceso a los lugares donde crecen los hongos no es una tarea fácil. Las setas se reunieron en los campos de maíz, el ganado y la vegetación secundaria campos donde son abundantes troncos caídos. Pocos vendedores de la propiedad de la tierra con estas características, por lo que sólo unas pocas personas están en condiciones de explotar el recurso. En Teapa y Macuspana, encontramos cuatro colectores (dos en cada ciudad) directamente la venta de sus productos. En estos casos, los coleccionistas, de sus familias o amigos propiedad de la tierra que favorezca el encuentro. Por lo tanto, encontramos que la venta de setas es siempre una función de acceso a la tierra. Mariaca, et al. [45] informa de que en bosques templados mushroomers no respetan fronteras ni propiedades, ni vio las pruebas de los propietarios de disuadir las entradas ilegales de sus tierras. Sin embargo, en estas zonas la recolección se lleva a cabo principalmente en el bosque [46, 49], mientras que en las zonas tropicales de reunión se hace en parcelas de propiedad privada que son explotados por sus propietarios. Härkönen et al. [14] También se informa que en la mayor parte de Tanzania cada uno es libre de recoger setas en cualquier lugar.

Toma nota de la antropología económica

La mayoría de los vendedores de setas obtenido unos ingresos de hasta el 100% del capital invertido. Sin embargo, en Tuxtepec, se observó un nuevo patrón. Allí, el beneficio obtenido por la venta de setas es mínimo o inexistente. En base a nuestras observaciones, esto puede ser explicado como una forma de intercambio. En este sentido, las setas fueron transportados a Tuxtepec por parte de los vendedores, con lo que a la ciudad Chinantecs que aprecian plenamente el producto. El Chinantecs a su vez, cuando en la necesidad de suministros de plantas silvestres como la compra de puestos de venta de setas. Lo hacen en un sentido de "obligación moral" y, por tanto, aparte de la compra de setas también comprar otros suministros de oferta en los puestos de venta también. Dado que las plantas silvestres comprenden la proporción principal de los ingresos de la venta de estos puestos de venta, una ganancia cero en la venta de setas no es negativo. Polanyi [42] del concepto de reciprocidad es también útil aquí para explicar esta relación, señalando los movimientos entre los elementos simétricos.

Recolectores de setas de vez en cuando a las setas como regalos para familiares y amigos (por lo general de Tuxtepec). En este caso, un sistema tal como se describe en trueque por Casaverde [43] se estableció. El visitante trae productos rurales a sus anfitriones, por lo tanto, la mejora de las relaciones sociales entre ellos. Esto garantiza que, en visitas recíprocas hay un flujo de los productos procedentes de los centros urbanos a los asentamientos rurales en el interior del bosque. En todos los casos, la lógica entre los participantes fue la mejora de sus relaciones sociales y no sólo una mercantilización capitalista de las setas. Garibay-Orijel et al. [47] han descrito una relación similar de regalo recíproco entre zapotecas de Oaxaca altas.

Mycophily y mycophoby inferencias

Del total de los entrevistados, las personas de habla hispana procedentes de las zonas urbanas (60% de los informantes), no proporcionó una gran cantidad de información cuando se les preguntó acerca de las setas o de sus motivos para estar en el mercado. De hecho, mostró una cierta desconfianza hablando sobre el tema, sin mostrar interés e incluso aversión por las setas. Por otra parte, el español oradores de las zonas rurales (30% de los informantes) que poseen más conocimientos relacionados con setas aunque no especialmente apreciada como producto alimentario. Sin embargo, habitantes indígenas de las zonas rurales (10% de los informantes) mostró un local más detallado de conocimientos micológicos, así como una mayor aceptación como un recurso comestible. En contraste con las observaciones de los estudios realizados por Mapes et al. [4] y Goes-Neto y Bandeira [3], aquí no podemos observar un amplio mycophoby o no mycophily entre los habitantes de las zonas tropicales, sino un diferencial simpatía relacionadas con el origen étnico y las condiciones del hábitat. Español orador informantes de las zonas urbanas pueden ser clasificadas como mycophobic mientras rural español orador informantes pueden ser clasificadas como no mycophobic. Aunque la mayoría de los entrevistados no eran mycophilic, un porcentaje de ellos fueron realmente mycophilic: y todas ellas comparten el hecho de ser indígenas y habitantes de las zonas rurales.

Conclusión

En el área estudiada, sólo S. Comuna y P. Tenuiculus se vendieron, y la principal diferencia de otros carnosa especies de las zonas templadas es su consistencia gomosa.

Seta ocurrió sólo en la venta de móviles y justa en los mercados campesinos en pie. Vendedores de setas fueron principalmente mujeres y una considerable cantidad son indígenas. Todos ellos fueron habitantes de las zonas rurales. Vendedores de setas no recoger las setas, ya la recolección sí fue siempre limitada por la tenencia de la tierra. Se realiza principalmente en los campos de maíz, el ganado y los campos de vegetación secundaria. Gathering fue una actividad secundaria, donde cualquier miembro de la familia puede participar.

Schizophyllum commune tenía un alto valor cultural que se produjo la venta de setas, debido a su amplia presencia, el total de volumen de ventas y de preferencia dentro de la gente.

Venta de setas, evidentemente, tiene un ánimo de lucro sentido. Sin embargo, entre Chinantecs prácticas como el intercambio, la reciprocidad y el trueque eran comunes.

Existen claras diferencias entre los habitantes de las zonas templadas y tropicales, en relación con sus áreas tradicionales micológico conocimientos y prácticas, como diversos autores han postulado [4]. Sin embargo, la venta de estos productos, las grandes cantidades de comercialización de la S. Comuna, el complicado proceso de intermediario, así como la inserción de los hongos en diferentes prácticas de la economía informal son todas las pruebas de un mycophily existente en un sector de la población de esta región del trópico mexicano. Dentro de nuestra muestra, la población urbana mestiza se mycophobic, rural mestiza de personas no mycophilic y de los pueblos indígenas se mycophilic.

Contribuciones de los autores

FR diseñó el estudio, llevado a cabo el trabajo de campo, el análisis y la interpretación de los datos y redactó el manuscrito. RG participado en el diseño del estudio, en el análisis e interpretación de datos y ayudó a redactar el manuscrito final. JC colaboró en la determinación taxonómica de la micológico material, hecho contribuciones importantes para el análisis y la revisión del documento. Todos los autores leído y aprobado el manuscrito final.

Agradecimientos

Expresamos nuestra sincera gratitud a todas las personas que colaboraron en este trabajo en Oaxaca, Veracruz y Tabasco. En concreto queremos agradecer a Dora Camarilla, Emiliano Merino en Ojitlán, Braulio Sinaca y su esposa María de Los Tuxtlas, y Doña Manuela en Teapa. Gracias también a la Dra. Silvia Cappello García y el doctor Eduardo S. López-Hernández de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Para el personal de la Sección de Micología, FCME Herbario, UNAM, especialmente al doctor Sigfrido Sierra Galván, Biol. Lilia Pérez Ramírez, M. Sc. Edmundo Rosique y Biol. Mariana del Olmo. Este trabajo fue financiado por el "Programa de Becas de Tesis de Licenciatura en Proyectos de Investigación PROBETEL" y en parte por DGAPA IN-206901.