BMC Public Health, 2006; 6: 17-17 (más artículos en esta revista)

Municipal distribución de la mortalidad por cáncer de vejiga en España: Posible papel de la minería y la industria

BioMed Central
Gonzalo López-Abente (glabente@isciii.es) [1], Nuria Aragonés (naragones@isciii.es) [1], Rebeca Ramis (rramis@isciii.es) [1], Valentín Hernández-Barrera (valentin.hernandez @ Urjc.es) [1], Beatriz Pérez-Gómez (bperez@isciii.es) [1], Antonio Escolar-Pujolar (antonio.escolar @ uca.es) [2], Marina Pollan () [mpollan@isciii.es 1]
[1] Medio Ambiente y la Unidad de Epidemiología del Cáncer, Centro Nacional de Epidemiología, Instituto Carlos III de Salud, Madrid, España
[2] Servicio de Medicina Preventiva, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0], que permite el uso irrestricto, la distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original sea debidamente citada.

Resumen
Antecedentes

España muestra los más altos índices de incidencia de cáncer de vejiga en los hombres entre los países europeos. Los factores de riesgo más importantes son el tabaquismo y la exposición a una gama de diferentes sustancias químicas, tales como aminas aromáticas.

Métodos

En este artículo se describe la distribución municipal de la mortalidad por cáncer de la vejiga y los intentos de "ajustar" este patrón espacial de la prevalencia de fumadores, utilizando el modelo autorregresiva espacial propuesto por modelo Besag, York y Molliè, con riesgo relativo de mortalidad por cáncer de pulmón como sustituto.

Resultados

Se ha podido recopilar y comprobar la posterior distribución de riesgo relativo para cáncer de la vejiga ajustada de mortalidad por cáncer de pulmón, sobre la base de un único modelo Bayesiano espacial que abarca todas las ciudades de España 8077. Los mapas se trazan suavizado que representa el riesgo relativo (RR) de las estimaciones, y la posterior distribución de la probabilidad de RR> 1 por sexo. Ciudades que registró el mayor riesgo relativo para ambos sexos eran en su mayoría situados en las provincias de Cádiz, Sevilla, Huelva, Barcelona y Almería. La zona de más alto riesgo en la provincia de Barcelona corresponden a zonas muy específicas municipales en el distrito de Bages, por ejemplo, Suría, Sallent, Balsareny, Manresa y Cardona.

Conclusión

Minería / de la contaminación industrial y el riesgo que entraña en algunas exposiciones profesionales, en parte, se podría dictar el patrón municipal de la mortalidad por cáncer de vejiga en España. Población de la exposición al arsénico es un asunto que requiere atención. Sería de gran interés si la relación entre la calidad química del agua potable y la frecuencia de cáncer de la vejiga puede ser estudiado.

Antecedentes

En un contexto europeo, España ocupa un lugar muy alto en términos de mortalidad por cáncer de vejiga (2 º) en los hombres y, sin embargo, en las mujeres que figura entre los países con las tasas más bajas. Durante el año 2002, hubo 3492 muertes en hombres y 703 en mujeres a causa de este tumor, con una edad de la tasa de mortalidad ajustada (población europea), de 14,01 en hombres y 1,78 en mujeres por cada 100000 habitantes. El cáncer de vejiga representaron el 6% y el 2% de las muertes por cáncer en los hombres en las mujeres, respectivamente. En España, es el 5 º lugar entre las principales causas de muerte por cáncer en hombres y la 13 ª en mujeres, con una proporción sexual de 4:1. Se estima que España tiene un promedio de 14400 casos nuevos por año. El tipo histológico más frecuente es de células transicionales (93%), seguido por el cáncer de células escamosas (2%) y los adenocarcinomas (1%). La alta tasa de supervivencia de cáncer de vejiga (75% a los 5 años en los hombres y 70% en mujeres) [1] significa que la prevalencia parcial (casos diagnosticados en los últimos 5 años) es muy elevada, a saber., Cerca de 40000. Esta cifra es muy similar a la de los tumores más frecuentes, como el cáncer de colon, y por lo tanto constituye un importante problema de salud pública aquí en España.

Análisis espacial de eventos de salud (epidemiología espacial) es una disciplina que, aunque todavía en fase de desarrollo, ya que goza de un espacio propio en el campo de la investigación en salud [2, 3]. Su capacidad para sugerir y detectar las posibles fuentes de heterogeneidad (en general de origen ambiental) que determinan los modelos espaciales de la incidencia y la mortalidad debida a las diferentes enfermedades, impregna esta herramienta con gran interés en el ámbito de la epidemiología y la salud pública. Su potencial es, por otra parte, está reforzada por la disponibilidad cada vez mayor de población geográficamente al índice de la mortalidad y la incidencia de datos, junto con los avances en las técnicas de computación y sistemas de información geográfica. Estas circunstancias están favoreciendo el análisis de la distribución geográfica de los datos de salud con el aumento de los niveles de desagregación [3], una zona que abarca la llamada pequeña área de estudios.

Las principales ventajas de esa pequeña zona de los estudios son: a) una mejor interpretación de los resultados en comparación con los estudios de mayor escala, b) menos susceptibilidad a los prejuicios ecológicos, y c) una mayor capacidad de detectar los efectos locales vinculados a los problemas ambientales, como el industrial La contaminación [4].

El factor de riesgo más importante en el cáncer de vejiga es el uso del tabaco, con el riesgo cada vez mayor en proporción a la intensidad del hábito de fumar [5]. Este tumor está también asociada a la exposición laboral a una variedad de sustancias químicas, tales como 2-naphtilamine, bencidina y 4-aminobifenilo, utilizadas en, entre otros, textiles (teñido e impresión), la producción de aminas aromáticas, y el caucho Y las industrias del cuero [6 - 8]. Otros factores de riesgo ambientales también se han descrito, como la exposición a los elementos químicos del agua potable, ya sea de origen natural o el resultado de las actividades industriales, por ejemplo, el arsénico [9 - 13], o bien, la exposición a compuestos derivados de tratamiento de agua / Desinfección (trihalometanos) [14]. La presencia de arsénico inorgánico en algunos alimentos [15 - 19] y su relación con el cáncer de vejiga y otros tumores también es objeto de estudio [11, 13], aunque el bajo nivel de arsénico exposición es poco probable para explicar un exceso de riesgo de cáncer de vejiga [20 ].

Se supone que el espacio municipal de cáncer de la vejiga patrón de distribución es fundamentalmente determinada por la prevalencia de fumadores, por lo menos en los hombres. El criterio utilizado en este estudio se basa en la siguiente idea: si fuera posible "para conseguir" el hábito de fumar-componente de los mapas municipales (efecto de confusión), el modelo resultante sería entonces reflejar la contribución de los demás factores de riesgo.

El objetivo de este trabajo: a) para visualizar los mapas municipales que representan la distribución de la mortalidad por cáncer de la vejiga, y b) para obtener el patrón espacial "ajustada" de la prevalencia de fumadores. En consecuencia, en el supuesto de que la mortalidad por cáncer de pulmón está directamente relacionado con la prevalencia de fumadores de tabaco, esta variable se ha utilizado como un sustituto del uso del tabaco.

Métodos

Como fuente caso, hemos utilizado la muerte entradas individuales para el período 1989-1998 correspondiente a cáncer de la vejiga (CIE-9 código 188) y el cáncer de pulmón (CIE-9 código 162), desglosados por municipio o ciudad, el país. Estos datos fueron facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (Instituto Nacional de Estadística - INE) para la producción de un atlas de mortalidad por cáncer municipales, de la que forman parte estos resultados.

Municipal de la población, desglosados por grupos de edad (18 grupos) y sexo, se obtuvieron del censo de 1991 y las municipales de 1996 rollo. Estos años corresponden a los puntos medios de los dos quinquennia que comprenden el período de estudio (1989-1993 y 1994-1998). Las personas-año de cada período de cinco años se obtuvieron multiplicando estas poblaciones por 5.

Las razones de mortalidad estándar (SMR) se calcula como la proporción de muertes observada y la esperada. Para el cálculo de la previsión de los casos, las tasas de mortalidad general español de los dos anteriores períodos de 5 años se multiplica por cada ciudad años-persona por grupo de edad, el sexo y el quinquenio.

Para el trazado de mapa, suavizado municipales de los riesgos relativos (RR) se calcularon utilizando el condicional autoregresiva modelo propuesto por modelo Besag, York y Molliè (BYM). Este modelo fue introducido por Clayton y Kaldor [21], desarrollado por modelo Besag, York y Molliè [22], y posteriormente aplicarse en el ámbito de las ciencias naturales [23]. Estos modelos se basan en la instalación de Poisson espacial modelos con casos observados como la variable dependiente, prevé casos como offset, y dos tipos de efectos aleatorios términos que se tenga en cuenta lo siguiente: a) municipal contigüidad (espacial plazo), y b) la heterogeneidad municipal .

Los modelos se ajustaron utilizando Bayesiano Markov cadena de simulación de Monte Carlo con métodos no priores informativo [24]. Posterior distribuciones de riesgo relativo se obtuvieron usando WinBugs [25]. El criterio de contigüidad utilizado fue de adyacencia de los límites municipales. La convergencia de las simulaciones se verifica por medio de la JA (Análisis Bayesiano de salida) R programa de la biblioteca [26]. Dado el gran número de parámetros de los modelos, el análisis de convergencia se realizó sobre una muestra seleccionada aleatoriamente de 10 pueblos y ciudades, teniendo 4 estratos definidos por tamaño municipal. La convergencia de los estimadores se logró antes de 100000 iteraciones. A los mapas se muestra, un "burn-in" (iteraciones descartado para garantizar la convergencia) de 300000 iteraciones se realizó y la posterior distribución se obtuvo con 5000.

Posteriormente se construyó un modelo de cáncer de la vejiga, similar a la anterior pero agregando modelo, como otro de efectos fijos plazo, la posterior distribución de los RR para el cáncer de pulmón, normalizado a través de su logaritmo.

Un Sistema de Información Geográfica se utilizó para trazar mapas municipales que se muestra suavizado RR estimaciones y la posterior distribución de la probabilidad (pp) que RR> 1 (versión Bayesiano valor de p). Con respecto a este indicador, hemos seguido el criterio de Richardson [4], que recomienda que por encima de 0,8 probabilidades sean considerados importantes.

Se realizaron análisis separados para hombres y mujeres.

Resultados

De 1989 a 1998, un total de 34281 muertes por cáncer de la vejiga se registraron en España, en 28173 hombres y 6108 en mujeres. En 3824 las ciudades no de muerte por esta causa se registró. Usando estos datos, un aceptable tiempo de cálculo y de los ordenadores convencionales, es posible compilar y determinar la posterior distribución de riesgo relativo, sobre la base de un único modelo espacial que incluyó a todas las de España 8077 pueblos y ciudades y el 46398 adjacencies existentes entre ellos. El cuadro 1 muestra una serie de estadísticas descriptivas de la población y la enfermedad de datos. La población total era de poco menos de 40 millones, y la mortalidad por cáncer de pulmón es cuatro veces más alta que la de cáncer de la vejiga, con el número medio de casos por ser zona de 19 y 4 para el cáncer de vejiga y de pulmón, respectivamente.

La Figura 1 muestra la distribución de la suavizado RR: a) para el cáncer de la vejiga, y b) para el cáncer de pulmón (ambos sexos). Los patrones de ambos tumores mostrar similitudes y diferencias: las semejanzas consisten en el mayor riesgo se encuentra en muchos de los pueblos y ciudades de las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla, en Almería, ya lo largo de la costa de la Comunidad Valenciana, la Más marcadas diferencias corresponden a Extremadura, Asturias, y de la provincia de Barcelona.

Figuras 2a y 2b muestran las distribuciones de cáncer de vejiga en hombres y mujeres. Los patrones son diferentes, con menos variabilidad en las mujeres y, sin embargo, en ambos sexos hubo 3 grandes áreas, a saber, Andalucía Occidental, Almería y Cataluña.

Se muestra en las figuras 2c y 2d es la distribución de los RR para cáncer de la vejiga "ajustado" para la distribución de la log (RR) en el cáncer de pulmón. Este mapa pone de relieve las diferencias entre la vejiga y el cáncer de pulmón mapas. Figuras 2e y 2f "filtrar" las cifras previas, marcar las zonas en las que el exceso de mortalidad es más probable.

Las ciudades que registraron un riesgo por encima de 1,30 (Figuras 2a y 2b], ascendieron a un total de 101 en hombres y 36 en las mujeres, y pertenecían, en su mayor parte a las provincias de Cádiz, Sevilla, Huelva, Barcelona y Almería. El cuadro 2 muestra los resultados de los pueblos y ciudades que, con al menos 5 casos observados, registrados RR ajustado de 1,3 o más y pp ≥ 0,9 en hombres o mujeres.

La zona de más alto riesgo registrado en la provincia de Barcelona corresponden a zonas muy específicas municipales en el distrito de Bages, por ejemplo, Suría, Sallent, Balsareny, Manresa y Cardona. Otras ciudades con riesgos relativos superiores a 1,3 se encuentra en Murcia, Burgos y La Coruña (A Coruña).

Ciudades en Cádiz, Sevilla y Huelva registrado un cierto exceso de riesgo para ambos sexos. En vista de la peculiar patrón espacial de las ciudades, parece que hay otros factores determinantes de la alta prevalencia de fumadores de contabilidad para el cáncer de la vejiga patrón de mortalidad en este ámbito, ya que este mismo modelo se aplica también a las mujeres. En Almería una importante zona de riesgo se plantearon en las pruebas.

La provincia de Barcelona fue una de las áreas que merecen algunos comentarios. Dos zonas de mayor riesgo fueron identificados, uno que comprende el distrito de Bages (Suria, Sallent, Balsareny, Manresa y Cardona), y el otro de acompañamiento de la costa (Vilanova i la Geltrú, Mataró), Barcelona, Barbera, Moncada y Santa Coloma. En el distrito de Bages, el exceso de riesgo se detectó en ambos sexos: en el caso de las mujeres, sin embargo, no sólo fueron las ciudades Bages identificados, pero las áreas marcadas en el mapa son también más grandes. La probabilidad posterior ciudades en el mapa identifica Vallés, Maresme y Baix Llobregat y Tarragona, en una zona en todo el Delta del Ebro.

Discusión

El cáncer de vejiga municipales geográfica patrón es similar a la que dibujan por cáncer de pulmón, que puede ser reflejo de la función de consumo de tabaco, el principal agente etiológico. La diferencia en los patrones con respecto a cáncer de pulmón en términos de la distribución geográfica y la tendencia temporal [27] podría ser atribuible a la existencia de exposiciones ocupacionales y ambientales diferenciales. Además, las diferencias con otros países en términos de frecuencia y de las tendencias de mortalidad [28] puedan estar relacionadas con el tabaco negro (tabaco negro curado aire) uso entre los hombres, una exposición que, de este tumor, se ha demostrado un riesgo mayor que el que Para otros tipos de tabaco [6].

El origen del cáncer de vejiga está determinado por el contacto entre el epitelio vesical y sustancias cancerígenas excreta en la orina. Esas sustancias pueden ser ingeridos o inhalados directamente, o que proceden del metabolismo de otros productos en el cuerpo. Como se ha mencionado anteriormente, los dos factores de riesgo reconocidos como los más importantes para este tipo de cáncer son el tabaco y la exposición ocupacional a aminas aromáticas. Entre las ocupaciones asociadas a un mayor riesgo de cáncer de la vejiga son los vinculados a la producción de aminas aromáticas, fabricación de caucho, la exposición a los tintes de impresión y en la industria textil [7], pintura, aluminio, el curtido de pieles y curación, y la conducción De los vehículos de motor [6, 8].

El riesgo asociado con el consumo de agua potable clorada se evaluó en diferentes ocasiones. En un reciente metaanálisis publicado indica que a largo plazo el consumo de agua potable clorada se asocia con un 40% de aumento en el riesgo de incidencia de cáncer de vejiga, particularmente en los hombres [14, 29]. Estos estudios encontraron un aumento del riesgo de cáncer de la vejiga y una pauta de dosis-respuesta entre los hombres expuestos a los niveles de trihalometanos en la actualidad observado en muchos países industrializados. Sin embargo, no encontraron un aumento del riesgo en las mujeres y esta diferencia observada en riesgo por sexo es desconcertante.

El patrón de mortalidad mostrado municipales en España debe incluir entre otros elementos posibles explicaciones. En los últimos años, el papel de otras exposiciones ambientales, por ejemplo el arsénico, en la etiología del cáncer de vejiga (y otros tumores), se ha convertido paulatinamente en reconocidos. Arsénico inorgánico ha sido documentado como un cancerígeno de piel y pulmón [30, 31]. Un número de estudios han observado un aumento de la vejiga y el riñón de la mortalidad por cáncer en poblaciones con alta exposición a arsénico en el agua potable [9, 10, 32, 33] y, en el caso del cáncer de vejiga, una relación dosis-respuesta se ha informado [11, 12].

El método aplicado sin problemas a un patrón geográfico, con las limitaciones comentados a continuación, es actualmente el método más ampliamente aceptado para datos de estudios centrados en pequeñas zonas [2, 3]. Un aspecto que merece comentario es el uso de la mortalidad por cáncer de pulmón como sustituto variable de ajuste para la exposición al tabaco. Un solo agente etiológico, el hábito de fumar cigarrillos, es de lejos la principal causa de cáncer de pulmón, que representa aproximadamente el 90% de los casos de cáncer de pulmón en los países donde el hábito de fumar cigarrillos es común [34]. Hoy en día, el riesgo de cáncer de pulmón que se plantean a los fumadores es alrededor de 20 veces mayor que el que supone para nunca fumadores [34]. Pocos exposición a los agentes ambientales transmitir esa riesgos para cualquier enfermedad. El inequívoco de asociación causal entre el hábito de fumar cigarrillos y el cáncer de pulmón es una de las más exhaustivamente documentados relaciones causales en la investigación biomédica [34]. Por lo tanto, a considerar la distribución de cáncer de pulmón como un buen indicador de la prevalencia de fumadores no es nada ilógico, si bien este enfoque ecológico está sujeto a confusión residual.

El conjunto de modelos de varias enfermedades es algo que se ha abordado en diferentes ocasiones con distintos enfoques [35 - 37]. Recientemente, dos documentos han sido publicados en la variación espacial de las tasas de diversas enfermedades con los factores de riesgo comunes, un acercamiento conocido como "conjunto de enfermedades de cartografía '[38, 39]. Nuestro método de análisis que se describe como una "regresión ecológica 'en el documento de Lugar et al., Y en su papel, Dabney et al. Proporcionar ejemplos de los procedimientos de elaboración de modelos con cáncer de pulmón y de la incidencia de cáncer de vejiga.

En nuestros resultados, el efecto de ajustar por el cáncer de pulmón es producir un "filtrado" de la estructura geográfica, la extracción de los mapas de los pueblos y ciudades en los que la mortalidad por cáncer de la vejiga puede explicarse por el consumo de tabaco (figura 2c y 2d].

La mayoría de las áreas municipales señaladas por los modelos que representan a un riesgo planteado para ambos sexos se encuentran en las provincias de Cádiz, Sevilla y Huelva. En el mapa ajustado para el cáncer de pulmón, las ciudades que se destacan se enumeran en el orden de su proximidad al río Guadalquivir. Esto, junto con el hecho de que este patrón es también visto entre las mujeres, es indicativo de que existen otros componentes del medio ambiente que la prevalencia de fumadores en la mortalidad por cáncer de la vejiga en esta área. Los alrededores de la ría de Huelva y el Campo de Gibraltar distrito han sido objeto de estudio y de informes específicos por la Junta de Investigación Científica (Consejo Superior de Investigaciones Científicas - CSIC) sobre la grave situación de su contaminación del medio ambiente, con una alta concentración de metales pesados Ser detectado en los sedimentos en toda la zona [40].

El contenido de estos informes [40] y el municipal los patrones de mortalidad indican que la actividad industrial en la provincia de Cádiz, y de la actividad industrial y la minería en las provincias de Sevilla y Huelva pueden estar asociados con la mortalidad por cáncer de vejiga en estas provincias. Además, teniendo en cuenta los niveles de arsénico y otros metales pesados en el pescado y el marisco [15, 41, 42], cuestiones que pueden ser planteadas acerca del posible papel que desempeña en la incidencia de este tumor por el alto consumo de pescado en España [ 43] y las diferencias regionales en el consumo de ese tipo. Los límites máximos de arsénico en los alimentos aún no están regulados [40]. En comparación con otros países europeos, sin embargo, España tiene altas tasas en los hombres sólo, con el cáncer de vejiga en mujeres que son muy poco frecuentes. Por otra parte, sin embargo, el riesgo de cáncer de la vejiga de la exposición a dosis bajas de arsénico se informa, se han observado sólo en los fumadores [44, 45].

En los mapas de suavizado para la provincia de Barcelona, con dos áreas de mortalidad superiores a los previstos fueron detectados, uno en el distrito de Bages y el otro en el Vallés, Maresme y Baix Llobregat. Estas dos zonas diferentes, en que mientras que en el anterior, el riesgo es mayor en los dos sexos, en este último esto es cierto sólo de las mujeres (Figuras 2a y 2b].

Totalmente diferentes explicaciones podría explicar estos patrones. El Bages patrón afecta a los hombres y las mujeres, lo que podría ser interpretado por algunos como la exposición al medio ambiente distintos de la ocupación. El Bages distrito se ha caracterizado por sodio y cloruro de potasio minería y la industria textil. La industria minera refleja fielmente las localidades de Cardona (minas de sal trabajaron de 1923 a 1990 por ERCROS), Suria, Sallent, Balsareny (cloruro de sodio y cloruro de potasio minas, a cargo de Iberpotash). La minería-específicamente la minería de sal [8] - es una de las ocupaciones en que una asociación que se ha descrito con cáncer de la vejiga. Las altas concentraciones de arsénico se han detectado en los ríos Llobregat y Cardener, las concentraciones que han aumentado claramente debido a la influencia de la actividad minera en Sallent-Balsareny [46]. Además, en la década de 1930 el distrito de Bages Llobregat y fueron la principal cuenca de algodón basada en la industria textil en zonas de Cataluña [47].

El Vallés / Maresme patrón, que es sólo observable en las mujeres, podrían estar relacionados con la industria textil tradicionalmente situadas en estas zonas. Textiles, en particular el algodón, constituyen los más fuertes del sector, con mucho, en la industrialización de Cataluña, un sector caracterizado por una abundante presencia de las mujeres trabajadoras. El teñido y la impresión son los sectores que han mostrado una asociación con el cáncer de vejiga en la literatura [7]. Posterior estudios realizados en la provincia de Barcelona no apoyan las conclusiones respectivas a la industria textil, aunque se encuentra muy alto los riesgos relativos de los trabajadores empleados por mucho tiempo [48]. En un análisis conjunto de la ocupación y el cáncer de vejiga en mujeres, el mayor riesgo en la industria textil es para expuestos durante más de 25 años [49]. En una más reciente actualización de la opinión es que hay una tendencia general a avanzar hacia la unidad de todas las estimaciones de riesgo relativo de cáncer en trabajadores de la industria textil [50]. Algunos de exposición a agentes carcinógenos podría ser limitada en el tiempo, con la mejora de los procedimientos industriales.

Algunos autores han descrito una asociación entre los niveles de arsénico en el agua potable y la incidencia de ciertos tumores, incluidos los carcinomas de células de transición de la vejiga urinaria [51]. Se podría argumentar que los niveles máximos de arsénico en el agua potable son limitados por la ley y son supervisadas sistemáticamente, de modo que cualquier exceso de riesgo sustancial sería difícil de explicar. No obstante, el límite en los niveles de arsénico en el agua se encuentra actualmente en discusión. Hasta 1990 el nivel máximo admisible de arsénico en España destinadas al consumo humano fue de 100 μ g / l. Esto fue luego reducida a 50 μ g / l. Posteriormente, el Consejo Europeo de la Directiva 98/83/CE, de 3 de noviembre de 1998, relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano, se aplica la Organización Mundial de la Salud (OMS) directriz y establecer el máximo admisible para la concentración de este elemento en 10 μ g / l, la Nivel aprobado en España a finales de 2003 (Real Decreto 140/2003). Estos datos no sólo ponen de manifiesto la polémica en torno a los riesgos para la salud de la ingestión de arsénico inorgánico y la conveniencia de las actuales y futuras límites [52, 53], pero también significa que por muchos años los niveles permitidos de arsénico en el agua potable han sido hasta 10 Veces mayores que las ahora tolerada. La hipótesis de la exposición al arsénico sería reforzado, si la proporción de la población que bebe agua de pozo y por lo tanto es más difícil de controlar, fueron mayores en las zonas con mayores riesgos de cáncer de la vejiga, pero esto es algo que no sabemos.

El uso de pesticidas a base de arsénico se ha considerado como la principal fuente de arsénico relacionados con la contaminación del medio ambiente en las últimas décadas [17]. Productos fitosanitarios se utilizan intensamente en zonas como Almería, un factor que exige estudio detallado.

El arsénico también se puede encontrar en ciertos plaguicidas y conservantes de la madera. En el pasado, el arsénico se utiliza principalmente como plaguicida, principalmente en los campos de algodón y en los huertos. Compuestos de arsénico inorgánico ya no pueden ser utilizados en la agricultura. Sin embargo, arsenicals orgánica, es decir, cacodylic ácido disódico methylarsenate (DSMA), y methylarsenate monosódico (MSMA) todavía se usan como plaguicidas, principalmente en algodón [54].

Andalucía posee casi el 95% de la superficie cultivada de algodón, que representa el 2% de sus tierras de cultivo. Los cultivos de algodón se encuentran principalmente en Andalucía Occidental (Sevilla, Cádiz, Córdoba), en la región conocida como "Bajo Guadalquivir", y en mucho menor medida, en Huelva. En "Bajo Guadalquivir" otros son habituales los cultivos de girasol, remolacha y cereales como el arroz, en el que el uso de plaguicidas también ha sido bastante común.

Otra posible fuente de arsénico puede ser la exposición a estas arsenato cromado de cobre (CCA), que es un compuesto de arsénico inorgánico comúnmente utilizado como conservante de la madera al aire libre muebles [55, 56]. La comercialización y el uso de esta sustancia (CCA) como preservant la madera y la comercialización de los productos tratados con que se ha prohibido recientemente (COMISIÓN DIRECTIVA 2003/2/ES Enero 6, 2003).

Pequeña área geográfica estudios como el nuestro, aunque dirigidos a la generación de hipótesis etiológica, pueden ser eficaces instrumentos para la detección de problemas relacionados con la calidad del medio ambiente y, además, proporcionar información muy flexible que permite a algunas de las limitaciones que plantean los clásicos estudios ecológicos que hay que superar . Los resultados sugieren que la minería y la contaminación industrial y el riesgo que entraña en algunas exposiciones profesionales, en parte, se podría dictar el patrón municipal de la mortalidad por cáncer de vejiga en España. Población de la exposición al arsénico se encuentran en la dieta y el agua potable es un asunto que requiere atención. En consecuencia, sería conveniente estudiar la posible restricción de los niveles de arsénico inorgánico en los alimentos y estudiar si existe alguna relación entre la calidad química del agua potable y la frecuencia de cáncer de vejiga en España. Asimismo, el uso de pesticidas arsenicales merecen atención en Andalucía Occidental y Almería.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen intereses en conflicto.

Contribuciones de los autores

GLA fue responsable del desarrollo de contenido intelectual y el diseño del estudio, la interpretación de los resultados y la redacción de manuscrito. MP, NA, BPG contribuido con el diseño del estudio, la mejora de la modelización de la mortalidad y la revisión crítica del manuscrito. AE contribuido en la revisión crítica de los resultados y discusión. RR, VH realizó parte del análisis estadístico y contribuyó a la redacción de manuscrito. Todos los autores leído y aprobado el manuscrito final.

Historia previa a la publicación

La historia previa a la publicación de este documento puede accederse en:

Agradecimientos

Este estudio fue financiado por la subvención No EPY-1176/02 del Instituto Carlos III de la Salud (ISCIII) FIS-C03/09 y RCESP (Red Española de Investigación Cooperativa en Epidemiología y Salud Pública).