Filaria Journal, 2006; 5: 3-3 (más artículos en esta revista)

Perfiles de citoquinas filarial granulomas en jirds infectadas con el Brugia pahangi

BioMed Central
U Ramakrishna Rao (rrao@im.wustl.edu) [1], Thomas R Klei (klei@vetmed.lsu.edu) [2]
[1] División de Enfermedades Infecciosas, Servicio de Medicina Interna, Universidad de Washington Escuela de Medicina, Campus Box 8051, St Louis, MO 63110, EE.UU.
[2] Department of Pathobiological Sciences, School of Veterinary Medicine, Louisiana State University, Baton Rouge, LA 70803, USA

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0], que permite el uso irrestricto, la distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original sea debidamente citada.

Resumen
Antecedentes

Una respuesta inflamatoria granulomatosa desarrolla en jirds infectados por vía subcutánea o por vía intraperitoneal con filarial nematodes saber Brugia pahangi y B. Malayi. Estudios anteriores de la luz y microscopía electrónica han demostrado celulares respuestas inflamatorias en y alrededor de estos granulomas. Además, el celular respuestas inflamatorias de granulomas encuentran en la cavidad peritoneal de linfáticos y parecen ser similares. El propósito de este estudio fue determinar el perfil de citoquinas de granulomas en la cavidad peritoneal de B. Pahangi infectados jirds y para determinar si la liberación granulomas cualquier citoquinas proinflamatorias ex vivo.

Métodos

A semiautomated reacción en cadena de polimerasa cuantitativa (Q-PCR) se realizó en el preparado a partir de cDNA de granulomas infectados jirds para estudiar la especie, expresión mRNA de la IL-2, IL-4, IFN-γ, IL-5 e IL - 10. Se extrajo el ADN genómico de los granulomas, y se detectó el ADN del parásito por Q-PCR amplificando HhaI HhaI repetir la secuencia. Los niveles de la inflamación que causan las citocinas IL-6 y TNF α que se secretada por los granulomas son medidos por ensayos basados en células.

Resultados

Florida granulomas mostraron mayores niveles de IFN-γ que otras citoquinas, vinculando esta citoquinas Th1 a la inflamación granulomatosa que se desarrolla en jirds y de los seres humanos. IL-4 expresión fue mucho menor que la de IFN-γ, pero más alto que el de la IL-10. Un bajo nivel de IL-5 mRNA expresión es detectable en todos los granulomas como en el nivel de expresión de IL-2. Los niveles de las citoquinas inflamatorias, IL-6 y TNF α, intacta secretada por granulomas, espontáneamente aumentó en 48 h después de la cultura. Estimulación antígeno del parásito y posterior liberación de IL-6 y TNF α por los granulomas indica un aumento moderado en los niveles de estas dos citocinas. La amplificación de la Brugia HhaI HhaI repetir ADN y Wolbachia 16S rDNA indicó gusano componentes bacterianos y componentes en el tejido granulomatoso.

Conclusión

Granuloma filarial infecciones en el desarrollo es un proceso complejo que abarca la respuesta a las reacciones celulares parásito y bacterias y sus componentes. Las interacciones entre el gusano derivados de granulomas y sus anfitriones son dinámicas y multifacéticas. Los datos recogidos hasta el momento indican que los perfiles de expresión de muchas de las citocinas medido en el tejido linfoide de Brugia infectados jirds son diferentes de las de las citocinas en granulomas. Además, granulomas tienen la capacidad de secretar citoquinas inflamatorias, la IL-6 y TNF α.

Antecedentes

La filariasis linfática, causada por la filarial nematodes Wuchereria bancrofti, Brugia malayi, y Brugia timori, afecta a más de 120 millones de personas en todo el mundo. Los signos clínicos más comunes de infección son episodios recurrentes de fiebre filarial unido a la inflamación de la linfáticos afectados [1 - 4]; en la mayoría de los casos, estos síntomas se acompañan de la aparición de microfilarias en la sangre periférica [3, 5, 6] . En la filariasis linfática, las lesiones patológicas se encuentran en la linfáticos como consecuencia de su disfunción y el consiguiente daño a las paredes y las válvulas [7 - 10]. Las lesiones son generalmente granulomas con depósitos de material colagenosa. En humanos, las lesiones granulomatosas alrededor de los nódulos con un filarial etiología se han observado [11, 12]. En las zonas endémicas, bultos en los senos y testículos y una moneda-como la sombra en los pulmones se han atribuido a las reacciones granulomatosas a filarias. Del mismo modo, linfático lesiones en los animales infectados con filarids son principalmente granulomatosa [13 - 18]. El origen de la inflamación granulomatosa en linfáticos se asocia con la respuesta del huésped a los muertos o moribundos a los gusanos y sus excreciones y secreciones somáticas. Curiosamente, se ha demostrado que las lesiones granulomatosas resultantes de las micobacterias y schistosoma están mediadas por células T [19, 20].

Entre los roedores, jirds son muy permisivas para filarial infecciones, incluido el Brugia spp., Litomosoides sigmodontis, y Acanthocheilonema viteae. Estudios anteriores han demostrado que una respuesta inflamatoria granulomatosa desarrolla en Brugia infectados jirds y consta de diferentes tipos de lesiones granulomatosas que intervienen varios tipos de células. Sin embargo, las lesiones en el linfáticos y la cavidad peritoneal son similares [21, 22].

Hemos observado que el mongol jird-Brugia modelo experimental refleja, en muchos aspectos, la condición de seres humanos infectados con B. Malayi o W. Bancrofti [23, 24]. En particular, en un principio, la infección con el nematodo filarial el Brugia en jirds produce una hiperreactividad a los del gusano de celulares antígeno alrededor de 28 días después de la infección (DAI), y el número de trombos linfáticos (LT) se incrementa después de DAI 56-90. Durante este período de infección, jirds también muestran un aumento en el número y tamaño de LT y un aumento pulmonar granulomatosa (PGRN) Brugia respuesta al antígeno recubierto sepharose piedras incrustadas en sus pulmones [23, 24]. Después de aproximadamente 90 DAI, el momento en el que microfilaremias están bien establecidos en la circulación, la respuesta celular a los antígenos filarial disminución, al igual que el número y tamaño de LT y PGRN inflamación [23, 24]. En cambio, la LT, que se forman en el linfáticos durante la aparición de una infección Brugia siguen sin resolverse durante todo el curso de la infección. Los resultados de estos estudios sugieren que son múltiples los mecanismos que participan en la mediada por células y la formación de PGRN LT. Sin embargo, aún no se conoce mucho acerca de las reacciones asociadas con el desarrollo de filarial granulomas en los tejidos infectados y sobre granuloma asociada a la patología en los seres humanos y los animales.

Recientemente, muchos jird genes de citoquinas se caracterizaron y altamente sensible y específica de reacción en cadena de polimerasa cuantitativa (Q-PCR) se desarrollaron métodos para estudiar la expresión de citoquinas en los tejidos linfoides y nonlymphoid [25, 26]. Este documento informa sobre las principales células T-expresión de genes de citoquinas en los perfiles de granulomas en la cavidad peritoneal de jirds a raíz de una infección primaria inducida por la tercera etapa infecciosa larvas (L3). Uso de la reacción de polimerasa en cadena, encontramos que estos granulomas procedía de los parásitos y bacterias y son responsables de las respuestas inflamatorias localizadas celular de citoquinas.

Métodos
Los animales y las infecciones

Jirds de Mongolia (Meriones unguiculatus) se obtuvieron a partir de Charles River (Wilmington, MA) a las 8 semanas de edad. Ellos fueron alimentados estándar de roedores y chow dado agua ad libitum. B. Pahangi infecciosos L3 fueron recuperados de los mosquitos Aedes aegypti infectados utilizando Baermannization, según lo descrito anteriormente [23], y divididos aleatoriamente en alícuota dosis de 100 larvas en 0,5 ml de RPMI (GIBCO / Invitrogen Corp, Carlsbad, CA). Jirds fueron inyectados por vía intraperitoneal (ip) con 300 B. Pahangi L3, y 300 DAI, necropsias se realizaron en seis jirds infectados ip para recuperar florida granulomas.

Worm antígeno

Para preparar un extracto soluble de antígeno del gusano, gusanos adultos fueron obtenidos de forma aséptica la infección de las cavidades peritoneal y se coloca en jirds-buffer fosfato salino (pH 7,2), como se describe anteriormente [23]. El contenido de proteína en el gusano adulto extracto fue evaluado por un ensayo de Bradford [23] y alícuotas de este extracto soluble se almacenaron a -70 ° C hasta su utilización.

Granulomas

Figura 1A y 1B muestra adherente lesiones granulomatosas en el linfáticos de jirds infectados por vía subcutánea con B. Pahangi. En la mayoría de los animales, los gusanos son visibles dentro de los linfáticos (Fig. 1C]. Desde la florida nonadherent granulomas (Fig. 1D] en la cavidad peritoneal de la infección crónica jirds son mucho más grandes (~ 5-10 mm) que la de los adherentes, se seleccionaron para el estudio de estos. Todos florida granulomas (Fig. 1D] fueron quirúrgicamente removido de la cavidad peritoneal de seis infectados jirds y lavados tres veces con RPMI-1640 con 100 U / ml de penicilina, 100 μ g / ml estreptomicina, y 0,5 μ g / ml de gentamicina. Seis granulomas fueron seleccionados al azar de seis jirds, y cada granuloma fue aséptica reducido a la mitad. La mitad de la granuloma se utiliza para la preparación de ARN total, y la otra mitad se utiliza para la extracción de ADN genómico. Adicional granulomas (n = 3) de estos infectados jirds se combinaron y se coloca en el estudio de sus culturas a la secreción de IL-6 y TNF α citoquinas ex vivo.

Cuantificación de ARNm de citoquinas

Extractos de granulomas se prepararon en buffer fosfato-salina (n = 6, la mitad de cada granuloma) por moler el tejido cerca de la homogeneidad a la mesa, con un triturador de tejidos y, a continuación, la centrifugación durante 10 min a 1000 rpm. El extracto de las muestras se resuspendió en 0,5 ml de RNAStat 60 (Tel-test, Amistad, TX) y, a continuación, broche de congelados en el hielo seco. Se aisló ARN total de la muestra mediante el uso de cloroformo de extracción de acuerdo con las instrucciones del fabricante. La calidad y la cantidad de ARN se determinó mediante un espectrofotómetro (Beckman Coulter Inc, Fullerton, CA). Transcripción reversa se llevó a cabo el 1 μ g de ARN, como ha sido descrito previamente [27, 28].

El jird células T citoquinas interleuquina (IL) -2 (Genbank adhesión no. X68779 ), IL-4 (L37779), IL-5 (L37780), la IL-10 (L37781), el interferón-γ (IFN-γ) (L37782), y la hipoxantina phosphoribosyltransferase (HPRT) (L37778) se cuantificaron en todos granuloma CDNA muestras utilizando el sistema Q-PCR 5000 (Applied Biosystems, Foster City, CA). Gene-oligonucleótidos específicos y sondas fueron generados comercialmente (GeneLab, Baton Rouge, LA; Baron Biotech, Milford, CT). Primers fueron positivos capítulo con biotina en sus 5 'terminal. Todas las sondas fueron etiquetados con un tris quimioluminiscente (2,2 '-bipyridine) rutenio (II) quelado (TBR; Baron Biotech) en sus 5' terminal. Etiquetados primers y sondas fueron purificados por cromatografía líquida de alta presión para eliminar la etiqueta de oligonucleótidos.

Todos los análisis de PCR se llevaron a cabo en dos ejemplares en 50 - μ l reacciones, y el ciclo de la PCR fueron las condiciones antes descritas [27, 28]. Todos los valores se normalizaron en contra de los de la limpieza de genes, HPRT, como ha sido descrito previamente [25]. Los datos se presentan para cada uno de citoquinas como la luminosidad unidad normalizada ± error estándar.

Extracción y detección de ADN del parásito

Total ADN genómico fue extraído de B. Pahangi gusanos adultos (n = 5) y de la segunda mitad de los 6 granulomas utilizando reactivos ofrecidos en la DNAeasy Kit (Qiagen, Valencia, CA). Extraído se analizó el ADN genómico de pureza usando un espectrofotómetro Beckman y almacenados a -20 ° C hasta su utilización. La detección del ADN del parásito se realizó en el ADN genómico de los preparativos granulomas utilizando el sistema Q-PCR 5000 (Applied Biosystems). Con este fin, HhaI HhaI repetir la secuencia del ADN se amplificó en un Q-PCR máquina como se describe antes [27]. La media de unidades de luminosidad obtenidos por el ensayo de PCR HhaI HhaI sirvió como una señal positiva para la detección del ADN del parásito. Adulto del gusano de ADN genómico (1 ng) fue utilizado como control positivo de muestras de ADN para la detección de parásitos (HhaI HhaI repetir la secuencia) en un ensayo de PCR-Q. El agua se utilizó como control negativo en una PCR. Para la detección de Wolbachia ADNr 16S, de secuencia específica con empleo y productos de la PCR fueron analizados por electroforesis en gel [29].

Cuantificación de interleuquina y el factor de necrosis tumoral

La secreción de la interleucina-6 (IL-6) y TNF α de granulomas fue medida por bioensayos. Con este fin, el 3 de granulomas a partir del 3 de infectados jirds fueron colocados en un ml de medio completo (RPMI-1640 con 100 U / ml de penicilina, 100 μ g / ml estreptomicina, el 1% de la anfotericina B solución, y un 5% de suero de ternera fetal). Los granulomas se cultivaron con o sin 10 μ g / ml B. Pahangi gusano adulto extracto soluble en medio completo a 37 ° C en 5% CO 2 y 95% de aire. Todos los sobrenadantes cultura (~ 200 μ l) se obtuvieron de cada muestra a los 6, 24, y 48 h, se centrifuga durante 10 minutos a 1000 RPM; sobrenadantes y se almacenaron a -20 ° C hasta su utilización.

Las concentraciones de IL-6 secretada se determinaron utilizando el bien establecidos B9 bioensayo [30, 31]. En este ensayo, la tasa de proliferación de IL-6 dependiente de las células de hibridoma murino B9 se determina después de que las células se incuban con sobrenadantes de granuloma culturas. Debido a que el B9 bioensayo es muy sensible, IL-6, las concentraciones tan bajas como 10 pg / ml se detectó. Brevemente, en analizar la actividad de IL-6, granuloma sobrenadantes de los cultivos fueron descongelados, vortex, y añadió por duplicado a placas de 96 pozos en el 100 - μ l cantidades. Paralelamente, la igualdad de los volúmenes de sobrenadantes de Con-A-estimulado jird los ganglios linfáticos las células [24] en doble ejemplar se chapada en placas de 96 pozos como controles positivos. La misma cantidad de medio de cultivo en doble ejemplar se incluyó como control negativo. Lavar muy bien B9 células se resuspendió en medio completo y se añaden a cada pocillo a una densidad de 2,5 × 10 3 células / así, y las placas fueron incubadas a 37 ° C por 6, 24, y 48 h. Después de las células fueron incubadas, fueron pulsados con [3 H] timidina (DuPont NEN Research Products, Boston, MA) durante 24 h. Las células fueron cosechadas en de fibra de vidrio con filtro de alfombras de una célula recolector (TOMTEC, Hamden, CT), y contó en un Betaplate líquido scintillation counter (LKB-1205, Gaithersburg, MD). Los resultados se expresaron como los cargos netos por minuto [24].

En analizar las concentraciones de TNF α, granuloma cultura sobrenadantes en paralelo con humanos TNF-α normas chapada en placas de 96 pozos [32, 33]. WEHI-164 fibrosarcoma murino línea celular clon-13 (American Type Culture Collection, de Manassas, VA) fue seleccionado para los ensayos de citotoxicidad del TNF α. Células de las existencias culturas con RPMI-1640 que contiene una mezcla de 100 U / ml de penicilina, 100 μ g / ml estreptomicina, y anfotericina 1%-B solución fueron minuciosamente lavados y resuspendidos en completo soporte de 2 μ g / ml de actinomicina-D (Sigma Chemical Co., St Louis, MO). Estas células se han añadido a cada pocillo a una densidad de 2 × 10 4 células / así, y las placas fueron incubadas a 37 ° C por 6, 24, y 48 h, con o sin sobrenadantes de granuloma culturas. Humanos TNF α (R & D Systems, Minneapolis, MN) en 5 veces diluciones en la concentración final de 0.002-7.39 U / ml se añadió por duplicado, a los pozos que contienen células. Estas culturas sirvieron como controles positivos para generar valores de una curva estándar. Sobrenadantes de los Con-A-estimulado jird ganglios linfáticos de las células [24] y el medio de cultivo también se utilizaron en este ensayo como controles positivos y negativos, respectivamente. El efecto citotóxico del TNF α WEHI sobre las células cultivadas con o sin granuloma sobrenadantes y controles positivos y negativos se midió mediante la evaluación de la viabilidad celular en un methylthiazoletetrazolium (MTT) de ensayo [34]. Posteriormente, un estándar de la curva de absorbancia frente a la concentración de TNF α se dibujan, y bioactividad del TNF α en los sobrenadantes se interpolan de la curva estándar y se expresa en U / ml. La mínima sensibilidad de este ensayo a TNF α por este ensayo fue 0,002 U / ml.

Estadísticas

Análisis de la varianza (ANOVA) fue llevada a cabo para determinar si los granulomas mostraron significativamente diferentes perfiles de ARNm de citoquinas. Las diferencias se consideraron estadísticamente significativos valores de p <0,05.

Resultados

Análisis de mRNA de citoquinas según lo determinado por la luminosidad de las unidades netas mostraron diferencias en las células T en el perfil de citoquinas inducida por granulomas B. Pahangi infecciones en jirds. En particular, la expresión de los niveles de IFN-γ mRNA fueron significativamente (p <0,05) más elevados que los de otras citocinas en todos los granulomas de infección crónica jirds (Fig. 2]. Además, la expresión de la IL-4 mRNA fue inferior a la de IFN-γ mRNA, pero significativamente más alto que el de otras citoquinas (p <0,05). La expresión de mRNA de IL-10 fue menor que la de IL-4 mRNA, pero fue significativamente más alta que la de IL-2 e IL-5 mRNA (p <0,05). La expresión de ambos niveles de IL-5 e IL-2 mRNA fueron significativamente inferiores a los de todas las otras citoquinas (p <0,05) (Fig. 2]. En resumen, la figura granulomas niveles detectables de las citocinas Th2 (IL-4, IL-5, IL-10 y IL-2), pero el patrón de expresión de las citoquinas tipo Th1-IFN-γ diferían en la granulomas (Fig . 2].

Los granulomas producidos espontáneamente la citoquinas proinflamatorias IL-6 y TNF en la cultura (Figs. 3 y 4], y bajo estas condiciones de cultivo, los niveles de estas citoquinas aumentado progresivamente entre los 6 y 48 h. De la IL-6 dependiente de cultivo de células B9 ensayo, encontramos que granuloma liberados sobrenadantes IL-6 in vitro y los resultados fueron comparables a las de las culturas complementarse con sobrenadantes de Con-A estimularon células (Fig. 3]. La cuenta por minuto utilizado para juzgar la estimulación de crecimiento de las células B9 indica un aumento en la secreción de granuloma de IL-6 en el tiempo, pero los resultados son estadísticamente insignificantes. Después de la estimulación con antígeno del gusano adulto, granulomas en libertad moderadamente altos niveles de IL-6. El aumento de IL-6 en el tiempo a la estimulación antigénica es estadísticamente significativa (p <0,05). De forma paralela, la relativa TNF α niveles fueron significativamente aumentado entre 6 y 48 h (no las culturas: 69% de aumento, p ≤ 0,05; antígeno estimulada culturas: 52% de aumento, p ≤ 0,05). Sin embargo, no se observó diferencia estadísticamente significativa en los niveles de TNF α entre estos dos tipos (con y sin estimulación antígeno) de las culturas (Fig. 4].

El normalizada (con el fondo) luminosidad unidades de Q-PCR demostró la presencia de ADN del parásito en todos los granulomas. Q-PCR detectó HhaI HhaI ADN amplificado en todos los granulomas, y las unidades obtenidas son similares a las de los adultos del gusano de ADN genómico (control positivo). Esto confirma la presencia de ADN del parásito en el ADN genómico de los extractos de los granulomas (Fig. 5]. Sin embargo, la luminosidad relativa de las unidades de la amplificación de ADN HhaI HhaI dentro de los granulomas variado, lo que indica que pueden tener diferentes niveles de parásitos. PCR y electroforesis en gel de resultados también mostraron señales positivas para Wolbachia ADN en granulomas.

Discusión

En nuestro estudio, el tipo de citoquinas Th1-fue dominante en granulomas peritoneal. Curiosamente, citoquinas Th1, como el IFN-γ, están asociados con procesos inflamatorios, como las lesiones granulomatosas causadas por bacterias y helmintos. Del mismo modo, nuestros resultados sugieren que el IFN-γ juega un papel en la formación de LT en jirds infectados por vía subcutánea y en la formación de granulomas peritoneal. En jirds infectados por vía subcutánea, IFN-γ mRNA (tipo Th1), se ha inducido en los tejidos linfoides, pero en cantidades mucho más bajas que la IL-4 mRNA (tipo Th2) [25, 28]. En el exudado peritoneal células de los animales cuyas poblaciones de células enriquecida con eosinófilos y macrófagos, un aumento moderado en los niveles de IFN-γ por 56 DAI fue evidente [25]. Además, un aumento de IFN-γ expresión también se observó en cordón espermático linfáticos contienen LT, pero el incremento fue mucho menor que la de los demás-el tipo de citocinas Th2 [35]. En contraste, se observa también en las células de exudado peritoneal jirds con ip infecciones que el IFN-γ niveles fueron inferiores a los de IL-4 e IL-5 [25, 26]. Cuando jirds estaban infectados con Brucella (un conocido inductor de IFN-γ), y luego con B. Pahangi (ip) L3, no hubo aumento de la PGRN respuesta a los antígenos del gusano, aunque inducida por Brucella altos niveles de IFN-γ [25]. Esto sugiere que, si bien la cinética de formación en LT linfáticos, la formación de granulomas en la cavidad peritoneal, y PGRN en jirds las respuestas son similares, los moduladores inmunológicos involucrados en el tejido linfoide y nonlymphoid difieren. También es posible que el IFN-γ juega un papel clave en la inducción de una o todas estas respuestas múltiples, pero es poco probable que el IFN-γ es el único de citoquinas que contribuyen a la formación de lesiones granulomatosas, ya que podría simplemente tener un pequeño papel En la compleja interacción de las moléculas Th1 con las de tipo Th2.

Filariae en general se cree que desarrollar una polarización de tipo Th2 respuesta inmune del huésped y tienen una grave alteración de la capacidad de producir citoquinas tipo Th1 en los seres humanos y los roedores. El desarrollo de la enfermedad crónica hyporesponsive estado en los seres humanos parece ser complejo, con la participación de citocinas Th1 y Th2 y otros mecanismos de inmunidad innata [36 - 39]. Además, se ha demostrado que los mecanismos inmunes efectoras que participan en hyporesponsive microfilaremic estados también implican una antagónicos Th3/Th1-type respuesta [40].

Estudios previos indicaron que los ganglios linfáticos renales (el tejido linfático de drenaje de la infección de linfáticos) tiene los niveles más altos de IL-10 mRNA durante la fase crónica de la infección [25, 35]. Sin embargo, el aumento proporcional en IL-10 similares a las observadas en el bazo y las células de exudado peritoneal no se observaron en los granulomas. Estudios similares realizados en jirds ip infectadas con B. Pahangi tampoco muestran un papel de la IL-10 en la baja regulación de la respuesta PGRN. Es posible que IL-10 actúa en la zona de infección a regular hacia abajo-LT formación, y es poco probable que la formación de granulomas en la cavidad peritoneal está mediado por la IL-10 en jirds infectados. El perfil de expresión de citoquinas indican que células de exudado peritoneal [25] puede ayudar a la formación de granulomas también apoya esta hipótesis.

IL-5 mRNA expresión es transitoria en el Brugia-jird modelo. El pico de eosinofilia periférica en el 14-28 DAI refleja el pico de IL-5 mRNA expresión observadas en la infección de los tejidos linfoides jirds [25, 28, 41]. En jirds infectados por vía subcutánea, esta eosinofilia picos en aproximadamente 28 DAI, y IL-5 mRNA aumento de los niveles entre el 14 y el 28 de DAI, que indica un papel de la IL-5 sistémico respuesta en los animales infectados. Los niveles de IL-5 mRNA fueron bajos en todos los tejidos en la infección crónica jirds. Hemos observado que los niveles de IL-5 tienden a ser bajas en el gusano de granulomas. Wuchereria eosinofílica granulomas en las infecciones se han observado anteriormente [42]. En ratones y jirds, granulomas eosinófilos figuran cerca de los gusanos, pero su número es significativamente menor que en los macrófagos y células gigantes [18, 22], lo que sugiere que la IL-5 no juega un papel importante en el desarrollo de granulomas en la crónica Etapa, a diferencia de que en estos otros tipos de células que participan en la fagocitosis. Además, el perfil de la IL-5 mRNA expresión, que difiere de la de IFN-γ, sugiere que estas dos citoquinas juegan papeles distintos en la formación de granulomas. Por otra parte, la IL-5 se encontró que desempeñar un papel importante en el reclutamiento de neutrófilos al sitio de L. Sigmodontis infecciones en BALB / cByJ ratones y en el desarrollo de nódulos [43] en el que los macrófagos y eosinófilos fueron los predominantes tipos de células. Más recientemente, un sinergismo entre los Th1 (IFN-γ) y Th2 (IL-5) citoquinas se ha observado en la filariasis murino, que conduzcan a la contención de las infecciones [44]. Los perfiles de expresión de estas citoquinas en humanos filarial granulomas, no se habían determinado. Curiosamente, las infecciones micobacterianas en humanos, se ha puesto de manifiesto que las bacterias y las células T de acogida colaborar en la formación de granulomas, y algunos inespecíficos subconjuntos de células T desempeñan un papel en la formación de granulomas [19, 20]. No está claro si este es el caso de filarial granulomas.

La espontánea liberación de las citoquinas inflamatorias, IL-6 y TNF α apoya firmemente su papel en la inducción de la inflamación en la cavidad peritoneal y, posiblemente, en linfáticos. Es probable que, en la cavidad peritoneal, estas citocinas son responsables de la contratación de células inflamatorias y otros mediadores que causa la necrosis de tejidos y la deposición de material colagenosa alrededor de los tejidos de origen parasitario.

Sobre la base de la morfología y el desarrollo de granulomas y nódulos, se ha especulado que el desarrollo filarial granuloma inmune innato refleja un mecanismo por el cual las larvas, el desarrollo de las larvas, microfilarias, y se eliminan los gusanos adultos [18, 43, 45]. Es posible que la filaria anfitriones infectados (por ejemplo, los roedores y los humanos) claro la activa las infecciones, tales como granulomas en las infecciones micobacterianas y la esquistosomiasis, mediante el desarrollo de granulomas [18, 46, 47]. Si el desarrollo es un granuloma que contenga los parásitos vivos o muertos, que llevó a su eliminación del cuerpo, entonces la comprensión de cómo citocinas y quimiocinas están involucrados en este proceso nos puede aportar pistas en la búsqueda de terapias adecuadas para contener el gusano de desarrollo y la posterior Inflamación granulomatosa asociada con infecciones filarial.

Curiosamente, un nuevo examen de microscopía electrónica de transmisión fotomicrografías de granulomas [22] reveló intacta y degenerando gusano contiene fragmentos Wolbachia (datos no presentados). Ensayos de PCR utilizando ADN genómico y Wolbachia primers específicos para 16S rDNA confirmó la presencia de bacterias en estos componentes granulomas [29]. Por lo tanto, es probable que las respuestas inflamatorias conduce a granuloma de desarrollo son complejos y puede ser activado por parásitos o bacterias componentes de las proteínas, o ambos. Se necesitan estudios adicionales para comprender la interacción de Wolbachia en la formación de granulomas.

Aunque el jird B. - Pahangi modelo humano de la filariasis linfática ha sido útil para la comprensión de los eventos inmunológicos asociados con infecciones activas, no ha habido nueva información sobre las funciones de las moléculas efectoras inmunes en el desarrollo de granulomas como la infección avanza. Recientemente hemos investigado la expresión de diversos clásicos citoquinas Th1 y Th2 siguientes L3 infecciones de Brugia en el modelo jird [28, 35]. Los resultados sugieren fuertemente que gran parte de la respuesta celular de los granulomas desarrollado en la cavidad peritoneal es inmune mediada, difiere de la expresión de citoquinas en los tejidos linfoides, y también refleja lo que ocurre en linfáticos infectados. Un estudio más detallado de los perfiles de citoquinas en linfático granulomas desarrollado poco después de la infección, en la fase aguda y crónica en la fase de definir mejor el papel de granulomas en la patogénesis de la filariasis linfática.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen intereses en conflicto.

Contribuciones de los autores

TRK asistida con la in vivo e in vitro, experimentos y formuló recomendaciones sobre los experimentos. RUR concibe el estudio, el realizado in vivo e in vitro experimentos, interpreta los resultados, y redactó el manuscrito. Todos los autores aprobado el manuscrito para su presentación a Filaria Diario.

El apoyo financiero

El trabajo presentado en este manuscrito con el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud de subvención AI-19199-18.

Agradecimientos

Los autores se agradecen a Sharon Coleman y Britta Leise excelente para la asistencia técnica. Damos las gracias al doctor David Horhov de la Facultad de Veterinaria, Louisiana State University, Baton Rouge, de una muestra de las células B9. También damos las gracias, el doctor Kapil Mehta, de la División de Bioimmunotherapy, MD Anderson Cancer Center, Universidad de Texas, Houston, TX para la lectura crítica de este manuscrito y Sandy jóvenes de excelente editorial ayuda.