Filaria Journal, 2006; 5: 8-8 (más artículos en esta revista)

Concomitante de infecciones por Plasmodium falciparum y Wuchereria bancrofti en la costa de Kenya

BioMed Central
Ephantus J Muturi (ephajumu@yahoo.com) [1], Charles M Mbogo (cmbogo@kilifi.mimcom.net) [2], José M Mwangangi (jmwangangi@kilifi.mimcom.net) [2], Zipporah Ng W ' ang'a (zipng'ang'a2002 @ yahoo.com) [3], Ephantus W Kabiru (ewkabiru@yahoo.com) [3], Charles Mwandawiro (cmwandawiro@nairobi.mimcom.net) [4], John Beier C (JBeier@med.miami.edu) [5]
[1] Centro de Entomología Ecológica, Illinois Estudio de Historia Natural, 607E, Peabody unidad Champaign Illinois 61820, EE.UU.
[2] Centro de Investigación Geográfica de Medicina-Costa, Kenya Medical Research Institute, PO Box 428, Kilifi, Kenia
[3] Departamento de Zoología, Kenyatta University, PO Box 43844, Nairobi, Kenia
[4] Centro de Investigación de Microbiología, Kenya Medical Research Institute, PO Box 54840, Nairobi, Kenia
[5] Avenida. Suite 300 (D-93) Miami, FL 33136 EE.UU.

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0], que permite el uso ilimitado, distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original es debidamente citados.

Resumen
Fondo

Anopheles gambiae SL. y An. funestus son importantes vectores del paludismo y la filariasis de Bancroft, que se producen como co-infecciones endémicas a lo largo de la costa de Kenya. Sin embargo, poco se sabe acerca de la incidencia y la prevalencia de las infecciones concomitantes de las dos enfermedades en el mosquito y las poblaciones humanas en estas áreas. El estudio muestra la prevalencia de las infecciones concomitantes del Plasmodium falciparum y Wuchereria bancrofti en mosquitos y las poblaciones humanas en Jilore y Shakahola aldeas en Malindi, Kenia.

Métodos

Los mosquitos fueron incluidos en la muestra dentro de las casas de piretro spray hoja de recogida (PSC), mientras que muestras de sangre fueron recolectadas por la técnica de pinchar el dedo al final de la encuesta entomológica.

Resultados

Un total de 1979 mujeres mosquitos Anopheles que comprende de 1919 Anopheles gambiae sl y 60 An. funestus fueron recogidos. Concomitante infecciones de P. falciparum sporozoites y filarias se produjo en el 1,1% y el 1,6% de An. gambiae sl recogidos en Jilore y Shakahola aldeas, respectivamente. Wuchereria de mosquitos infectados tenían mayores tasas de esporozoito en comparación a los no infectados por los mosquitos, sino múltiples infecciones parece reducir la supervivencia del mosquito que la transmisión de estas infecciones raras. Ninguna de las personas examinadas en Shakahola (n = 107) había coinfections de los dos parásitos, mientras que en Jilore (n = 94), fuera del 4,3% de las personas albergan parásitos tanto, el 1,2% había p. falciparum y gametocitos microfilarias y podría llegar a infectar a los mosquitos con parásitos simultáneamente.

Conclusión

Los esfuerzos concertados deberían ser realizados para integrar el control del paludismo y la filariasis de Bancroft en las zonas donde co-existen.

Fondo

El paludismo y la filariasis linfática son los más importantes del mundo infecciones parasitarias con una pérdida estimada de 4,5 × 10 7 y 4,9 × 10 6 de vida ajustados por discapacidad años (AVAD), respectivamente [1, 2]. Las dos enfermedades se producen como co-infecciones endémicas en muchos países en desarrollo tropicales que afectan a los mismos anfitriones y humanos que comparten los vectores [3]. En Papua Nueva Guinea, Burkot et al. [4] reportaron la ocurrencia de infecciones concomitantes de p. falciparum y W. bancrofti en An. punctulatus los mosquitos, mientras que en India y América del Sur, los dos parásitos se ha informado de que se produzca simultáneamente en los seres humanos [5 - 7].

Varios informes indican que una alta prevalencia de la filariasis de Bancroft y el paludismo por Plasmodium falciparum produce a lo largo de la costa de Kenya [8 - 12]. Por otra parte, An. gambiae sl y An. funestus combinar el doble papel en su transmisión [13 - 16]. Concomitante infecciones de las dos enfermedades es, por tanto, espera que sea una característica común en los seres humanos y los mosquitos vectores en esas zonas, pero existe poca información acerca de la incidencia de este fenómeno. En Tanzania, múltiples infecciones de malaria y los parásitos filarial se documentaron hace cinco décadas en los seres humanos y An. gambiae [17] pero se sabe poco acerca de cómo los dos parásitos interactúan durante la administración concomitante de parasitismo. Los estudios realizados en India han demostrado que la intensidad de p. falciparum es generalmente menor en los individuos microfilaraemic que en los amicrofilaraemic [6]. Por otra parte, los estudios de laboratorio utilizando vertebrados anfitriones han puesto de manifiesto que filarial infecciones pueden tener, ya sea benigno o efecto supresivo sobre el paludismo desarrollo [18, 19]. Por ejemplo, microfilaraemic infecciones en monos lechuza, Aotus trivirgatus griseimembra dado lugar a más benigna p. las infecciones por P. falciparum que en amicrofilaraemic monos [18]. Esto indica que las interacciones entre la malaria y los parásitos filarial pueden influir en la presentación clínica, patogenicidad, e incluso la epidemiología de las enfermedades que causan [6], lo que les hace importante tanto para el clínicos y epidemiólogos.

En los mosquitos vectores, la interacción entre los agentes patógenos pueden afectar a la susceptibilidad del vector a la infección. En condiciones de laboratorio, Turrell et al. [20] demostraron que los mosquitos Aedes taerniorhynchus infectados con BRUGIA pahangi eran más susceptibles a la Fiebre del Valle del Rift (FVR) Virus. Esto se atribuyó a la ruptura física de midgut de microfilarias que migran, lo que permite la penetración de virus en la haemocoel. Un mecanismo similar se sugirió que se encargue de la gran cantidad de W. bancrofti observado en larvas infectadas con Plasmodium An. punctulatus [4]. En contraste sin embargo, más pesado y / o de economía mixta y la malaria filarial infecciones afectan a la supervivencia del vector y el comportamiento de vuelo [21 - 24] como consecuencia a la reducción de la transmisión de parásitos al mismo tiempo [17]. Por lo tanto, es de importancia epidemiológica para estudiar cómo la malaria y los parásitos interactúan filarial a An. gambiae sl y An. funestus, el África más importantes vectores del paludismo y la filariasis linfática. El presente estudio fue realizado para investigar la incidencia y la prevalencia de las infecciones concomitantes de p. falciparum y W. bancrofti en mosquitos y las poblaciones humanas a lo largo de la costa de Kenya. Los resultados de este estudio proporcionan información importante sobre la necesidad de integrar el control del paludismo y la filariasis linfática.

Materiales y métodos
Área de estudio

El estudio se llevó a cabo en Shakahola y Jilore aldeas del distrito de Malindi en Kenia costeras. El Distrito se sitúa entre el 2,20 grados de latitud Este y Sur 4 grados y 3 grados de longitud y 4,14 grados Este. El área de estudio es cálido y húmedo durante todo el año con la temperatura media anual oscila entre 22,5 ° C y 34 ° C y la humedad relativa media oscila entre 60% y 80%. Existen dos principales temporadas de lluvias en un año. El tiempo de inicio de las lluvias de abril a junio con un pico en mayo, mientras que el corto caída de lluvias de octubre a noviembre. El promedio anual de precipitaciones oscila entre los 400 mm en el interior del país a 1200 mm en el cinturón costero. Los suelos son principalmente de arena estéril y apoyo a pequeños parches de bosques naturales interpassed con arbustos y pastizales.

Jilore Village está situado a unos 30 km al oeste de la ciudad de Malindi y tiene una población de 543 personas. El pueblo las amplias fronteras Sokoke forestales hacia el sur. El sitio tiene un terreno montañoso con escasas mesetas y suelos arenosos. La población está integrada por agricultores de subsistencia, principalmente cada vez más el maíz y la yuca y el mantenimiento de pollos, patos y cabras como animales domésticos. Cocos y nueces de anacardo se producen con fines comerciales. La pesca artesanal también se practica en el Lago Jilore. Los habitantes son principalmente los Giriama, uno de los grupos que componen la mijikenda de nueve personas del África oriental región costera. La mayoría de ellos viven en el barro de paredes thatched casas con hojas de coco. Las casas tienen las viudas no blindada, agujeros en las paredes, y grandes aleros abiertos que proporcionan una entrada fácil para los mosquitos. Las casas están dispersos y separados el uno del otro, ya sea por tierras agrícolas o pequeños parches de vegetación natural. Cada casa tiene una serie de casas, que son como resultado de las familias extensas compartir un compuesto. De agua para uso doméstico se obtiene de la permanente del río Sabaki, que junto con el lago Jilore proporcionar hábitats adecuados para larvas de mosquitos. La población tiene por objeto el tratamiento de Jilore Dispensario. En el año 2002 la prevalencia de la malaria en este dispensario fue 40,5%, debido a todos los p. falciparum [25]. La filariasis linfática es también común en el pueblo como se ilustra por el elevado número de personas que manifiesta con síntomas de la enfermedad (Mwandawiro, comunicación personal). Sin embargo, es raramente diagnosticada en el dispensario. Históricamente, nunca ha habido un programa de control de la filariasis en el pueblo, pero es actualmente en curso.

Shakahola pueblo está situado a unos 90 kilómetros al suroeste de Malindi ciudad y 45 km de Jilore. El pueblo tiene una población de 1.009 personas. El sitio está ubicado en un terreno bastante llano con pocas colinas terrenos. La población está integrada por agricultores de subsistencia, y que crecen esencialmente la misma cultivos y mantener los mismos animales domésticos como los de Jilore. Palm-thatched-casas de paredes de barro, las casas dispersas, y las familias extensas también caracterizan a la aldea. Río Sabaki es la principal fuente de agua de uso doméstico para el habitante. La población se compone de la Kauma y Giriama sub-tribus, que se encuentran entre los grupos que componen la mijikenda de nueve personas del África oriental región costera con el Giriama que constituyen más del 75% de la población. Los habitantes obtenga tratamiento de la vecina Chakama Dispensario. La malaria es un importante problema de salud en la zona y había una prevalencia de 29,5% en el año 2002 debido a Plasmodium falciparum [25]. La filariasis linfática es también altamente endémica, aunque rara vez se diagnostica. Actualmente está en marcha un programa de control de la filariasis en el pueblo y por el inicio de este estudio, todos los habitantes ya habían dado el primer anual única combinación a dosis de albendazol y diethycarbamazine drogas cinco meses antes. La prevalencia de microfilaremia en los seres humanos antes del tratamiento fue 17,7%, mientras que la infección filarial y las tasas de infectividad fueron 9,4% y 3,0% en Anopheles gambiae sl, y el 3,3% y 1,0% en An. funestus (Mwandawiro, informe inédito).

La inscripción de los habitantes

Antes de comenzar el trabajo de campo, el permiso para la realización del estudio se obtuvo de Kenia Instituto de Investigaciones Médicas (KEMRI), comité de revisión ética. Se celebraron reuniones en las aldeas para explicar los propósitos del estudio a los habitantes. Se dejó claro que la participación en el estudio fue voluntaria y que todos los miembros del hogar con edades de cuatro años y anteriormente fueron elegibles para la matriculación en el estudio. Antes de iniciar la recogida de sangre, censo de todas las personas fue realizada por casa por casa en las visitas, durante el cual la información personal se tomó para cada individuo. Individual se obtuvo el consentimiento de cada participante o (si es <16 años) de uno de sus padres o tutor. Las personas que den positivo para la malaria, filarial o ambos parásitos se les aconsejó que buscan tratamiento.

Mosquito colección

En cada aldea, diez seleccionados al azar, las casas fueron muestreados para los mosquitos entre 0700 y 1000 horas. En Shakahola, los mosquitos fueron colectados en cada una de las 10 casas una vez al mes a lo largo de un período de tres meses a saber; de septiembre de 2002 y enero y febrero de 2003. Debido a las dificultades logísticas de muestreo no se hizo entre octubre y diciembre de 2002. En Jilore, las colecciones se hicieron durante un período de 6 meses, toma de muestras cada una de las diez casas cada dos días durante cinco días en septiembre, tres días en octubre, noviembre y diciembre de 2002, y una vez en enero y febrero de 2003. Las diferencias mensuales en los tiempos de toma de muestras de mosquitos también fueron como consecuencia de las dificultades logísticas.

Durante la toma de muestras, piretro spray hoja de recogida [26] se llevó a cabo en cinco de los diez seleccionados por casas de aldea, mientras que los restantes cinco casas fueron rociados al día siguiente. Todas las mujeres derribaron los mosquitos anofelinos de diferentes hogares fueron recogidos entre otros insectos en las hojas, coloca la etiqueta en placas de Petri rayado con algodón húmedo y transportadas al laboratorio en un lugar fresco caja para la identificación y disección.

Mosquito identificación y el tratamiento

Los mosquitos fueron identificados morfológicamente a las especies utilizando claves taxonómicas [27]. La cabeza, tórax y abdomen de cada una gambiae sl y An. funestus fueron disecados por separado el uno del otro en una gota de tampón fosfato salino (PBS) en un portaobjetos y examinadas para filarias [28]. Los gusanos fueron clasificados como L 1 (salchicha etapa), L 2 (móviles a corto) y L 3 (movilidad, infecciosos y con caudal papilas) larvas [29]. El número de larvas se había contado para determinar la carga de la infección por mosquitos.

Los escombros de los jefes y thoraces de todos los mosquitos Anopheles examinado por filarias fueron retirados de las diapositivas y se colocan por separado en frascos de plástico etiquetados pagar mucha atención para evitar la contaminación. Finalmente, el 50 μ l de caseína hervida con el amortiguador de bloqueo Nonidet 40 se agregaron en cada vial, y las muestras de suelo utilizando pestles estéril. Posteriormente, 200 μ l de tampón de bloqueo se han añadido con lo que el volumen final de 250 μ l. Las muestras fueron almacenadas a -20 ° C hasta el momento de las pruebas. Cincuenta microlitros alícuotas fueron probados por un inmunoensayo enzimático (ELISA) con anticuerpos monoclonales para detectar circumsporozoite (CS) de proteínas de P. falciparum [30]. Las muestras se evaluaron visualmente la presencia de positividad [31].

Estudio parasitológico

Las muestras de sangre fueron tomadas una vez, los voluntarios de edades comprendidas entre cuatro años y superiores y que viven en las dos aldeas. En pocas palabras, 130 μ l de dedo-prick sangre se recogió en un tubo capilar heparinized entre 2100 y 2400 hrs [32]. Un centenar de microlitros de esta sangre fue inmediatamente trasladado en un frasco de plástico que contienen 0,9 ml de ácido acético al 3%. En el laboratorio, cada muestra fue trasladado a una cámara de conteo limpio y examinado bajo el microscopio para la enumeración de Wuchereria bancrofti microfilarias [33].

Los restantes 30 μ l de sangre se utilizó para preparar gruesa y delgada frotis para el examen de parásitos de la malaria. El frotis se colorearon con un 10% de Giemsa durante 10 minutos y, a continuación, examinar microscópicamente con aceite de inmersión para las especies de Plasmodium [32]. Una persona se consideró positiva si la malaria parásitos de la malaria fueron detectados en la gruesa y frotis de sangre negativo si no se encontraron parásitos en 200 campos de la gota gruesa. La delgada frotis fueron utilizados para la identificación de las especies de Plasmodium. Cuando los parásitos de la malaria son demostrables en la gota gruesa, la parasitemia (densidad de parásitos) se determinó contando el número de parásitos por 200 leucocitos y el número total de parásitos obtenido multiplicado por 40 sobre la base de una media de leucocitos de 8000 por microlitro de sangre [ 34]. Una persona se considera que tienen infecciones concomitantes del paludismo y la filariasis de Bancroft si es positivo tanto para la malaria y los parásitos microfilarias.

Los análisis estadísticos

Los datos de un formulario completo se verificó su exactitud y se introducen en el ordenador mediante los programas FoxPro. El contenido de los archivos informáticos, se cotejan con el original precodificados, fichas de datos de los errores u omisiones. Todos los análisis estadísticos se realizaron utilizando el software SPSS (versión 11,5 para las viudas, SPSS Inc, Chicago, IL). Las diferencias en las tasas de esporozoito, filarial infección, y las tasas de infectividad entre las especies y poblaciones, así como las diferencias en la prevalencia de microfilaremia y parásitos de la malaria entre los dos pueblos se compararon mediante chi-cuadrado o la prueba exacta de Fisher (según corresponda). La interacción entre la malaria y la filarial parásitos se determinó usando la "t" de Student. La media geométrica de densidad de parásitos de la malaria en los seres humanos se calculó después de logaritmo de transformación para normalizar la distribución y reducir al mínimo el error estándar.

Resultados
La prevalencia de p. falciparum y W. bancrofti en An. gambiae sl y An. funestus

El cuadro 1 muestra la prevalencia de p. falciparum y W. bancrofti en An. gambiae sl y An. funestus. En Jilore, P. falciparum y las tasas de esporozoito W. bancrofti y la infección por los tipos de infectividad fueron 7,7%, 5,9% y 1,1%, respectivamente, en An. gambiae sl y el 1,7%, 6,9% y 1,7% en An. funestus. Estas diferencias en las tasas de esporozoito filarial y la infección y las tasas de infectividad entre las dos especies no fueron significativas (prueba exacta de Fisher, p = 0,123, p = 0,775 yp = 0,484). Las correspondientes tasas de esporozoito, filarial la infección y la infectividad de los tipos de An. gambiae SL. en Shakahola fueron 5,9%, 13,0% y 0,5%, respectivamente. Ninguno de los dos An. funestus capturados se encontró positiva para cualquiera de los dos parásitos. Filarial las tasas de infección en An. gambiae sl fueron significativamente mayores en Shakahola que en Jilore (prueba exacta de Fisher, p = 0,01).

Concomitante infecciones de P. falciparum y W. bancrofti en An. gambiae SL

Concomitante infecciones de P. falciparum sporozoites y W. bancrofti larvas se registraron en el 1,1% (n = 1734) y el 1,6% (n = 185) de An. gambiae sl de Jilore y Shakahola, respectivamente (Cuadro 2]. Sólo el 10,5% (n = 19) de los mosquitos infectados con parásitos se observó la acogida larvas infectivas (L 3), de W. bancrofti, junto con p. falciparum sporozoites en comparación con el 89,5% de los mosquitos que alberga p. falciparum sporozoites junto con las etapas inmaduras (L 1 y L 2), de W. bancrofti. Ninguno de los 60 An. funestus alberga ambos parásitos simultáneamente.

El p. falciparum tasa de esporozoito a los mosquitos con y sin filarial infecciones se muestra en la Tabla 3. An. gambiae sl infectados con filarias en ambos pueblos tuvieron mayor sporozoites tipos distintos de los filarial sin infección, aunque una diferencia significativa se observó sólo en Jilore (χ 2, p <0,001).

La prevalencia de parásitos de la malaria

El cuadro 4 muestra la prevalencia de parásitos de la malaria en los seres humanos. Un total de 208 personas se examinaron para parásitos de la malaria de los cuales 47,6% (n = 99) eran de Jilore y 52,4% (n = 109) de Shakahola. La prevalencia de p. falciparum fue significativamente mayor en Jilore (36,4%) que en Shakahola (17,4%) (χ 2, p = 0,002), mientras que P. malariae sólo se encuentran en Jilore (1,0%), pero no en Shakahola. La media geométrica de densidad de parásitos de la malaria fue 726,9 parásitos / μ l de sangre en Shakahola y no difirió significativamente de 505,0 parásitos / μ l de sangre en Jilore (t, p = 0,227). La prevalencia de p. gametocitos falciparum fue de 4,0% en Jilore mientras que en Shakahola ninguna de las personas examinadas habían gametocitos. La densidad media geométrica de gametocitos en Jilore fue 115,7 gametocitos / μ l.

La prevalencia de microfilaremia

La prevalencia de microfilaremia en Jilore y Shakahola aldeas se muestra en la Tabla 4. De los 208 individuos examinados, a los parásitos de la malaria, 201 de ellos fueron examinados más de microfilarias. En general, Jilore (16,0%) tuvieron significativamente más alta prevalencia de microfilaremia en comparación con Shakahola (2,8%) (χ 2, p <0,001).

Microfilaremia prevalencia en ambos pueblos aumenta con la edad, en horas pico en las más de 50 años del grupo de edad donde la prevalencia global fue 42,9% y 16,7% en Jilore y Shakahola, respectivamente (datos no presentados).

Prevalencia de infecciones concomitantes del paludismo y la filariasis de Bancroft en los seres humanos

Doscientas personas y una de las dos aldeas fueron examinados para la malaria y los parásitos microfilarias, de los cuales el 2,0% había tanto p. falciparum microfilarias y los parásitos. Ninguna de las personas examinadas en Shakahola (n = 107) había mezclado filarial la malaria y las infecciones, mientras que en Jilore (n = 94), 4,3% de los individuos examinados alberga microfilarias y P. falciparum, 1,2% el desempeño de estos dos microfilarias y P. falciparum gametocitos. Todas las personas albergan ambos parásitos son de 10-29 años de edad. Cuando la diferencia en la media geométrica de densidad de P. falciparum se comparó entre microfilaraemic y amicrofilaraemic personas, no observándose diferencias estadísticamente significativas (t, p> 0,05).

Discusión

El paludismo y la filariasis linfática co-existen en las poblaciones humanas a lo largo de la costa de Kenya y de transmisión por vectores comunes. Sin embargo, ha sido insuficiente la información sobre la incidencia y la prevalencia de las infecciones concomitantes de las dos enfermedades tanto en el vector y las poblaciones humanas en estas áreas. La Organización Mundial de la Salud está aplicando actualmente un nuevo marco para el control de vectores basado en una estrategia de vectores integrado de gestión dirigidos a ambas enfermedades simultáneamente. Es por lo tanto, considera fundamental para obtener información local sobre la incidencia, prevalencia y distribución de co-infecciones de las dos enfermedades como un primer paso hacia este objetivo. El objetivo principal del presente estudio fue recopilar datos de referencia sobre la cual los esfuerzos encaminados a la designación y puesta en marcha de una estrategia de control integrado puede basarse. Por lo tanto, considera dos tipos de aldeas, una en que la filariasis programa de control ya estaba en otro lugar y donde la filariasis un programa de control está en marcha. Debido a dificultades logísticas, no hemos podido replicar a cada conjunto de aldea, pero pensábamos que las dos aldeas que proporcionar ideas sobre la situación real sobre el terreno.

En donde no Jilore LF programa de control se puso en marcha, se observó significativamente más altas tasas de esporozoito a Wuchereria infectados An. gambiae sl que en los no infectados por los mosquitos. Esto indica que la infección con el W. bancrofti mosquito puede aumentar la susceptibilidad a la p. falciparum. En Papua Nueva Guinea, con infección por Plasmodium An. punctulatus había mayor número de larvas W. bancrofti en comparación con los mosquitos no infectados [4]. Mosquito gut es conocido por ser una barrera importante para la infección por malaria [35], pero su ruptura física de microfilarias que migran elimina esta barrera. Esto puede explicar el incremento de las tasas de esporozoito a Wuchereria de mosquitos infectados en comparación con no mosquitos infectados. Sorprendentemente, a pesar de los altos índices de esporozoito a Wuchereria de mosquitos infectados, los resultados demostraron que la transmisión simultánea de las infecciones concomitantes de los dos parásitos es raro. Esto se refleja por la ausencia de infecciones concomitantes en An. funestus y el escaso número de An. gambiae sl que se han encontrado acogida tanto p. falciparum sporozoites y larvas infectivas de W. bancrofti. Un estudio similar a lo largo de la costa de Kenya informó de que sólo el 0,4% de An. gambiae sl alberga la infecciosos etapas de la malaria y los parásitos filarial [36]. En Tanzania, un solo mosquito se encontró la acogida infecciosos etapas de la malaria y los parásitos filarial a cabo del 15 de mosquitos que se encontraron infectados con el paludismo o la filaria [17]. Esto sugiere que la mayoría de los mosquitos que recoger mixta filarial malaria y las infecciones no viven lo suficiente para que los dos parásitos para llegar a la fase infecciosa. En condiciones de laboratorio, una mayor proporción de B. pahangi no para completar el desarrollo de la segunda etapa de mosquitos Aedes aegypti acogida Plasmodium gallinaceum [37]. Esto confirma hallazgos anteriores que el aumento de la susceptibilidad a las infecciones múltiples en los mosquitos es de ninguna ventaja para la transmisión del parásito [23]. Las conclusiones de este estudio tienen importantes implicaciones para el control del paludismo y la filariasis de Bancroft. Basándose en los resultados de Jilore, uno de ellos podrá ser inducido a error a la conclusión de que la eliminación de la filariasis de Bancroft daría lugar a una reducción en las tasas de esporozoito a los mosquitos. Sin embargo, aunque se necesitan estudios adicionales para evaluar el efecto de LF control sobre la transmisión de la malaria que ambas enfermedades son co-endémicas, las conclusiones de este estudio no demostró ninguna diferencia significativa en P. falciparum esporozoito entre las tasas de Wuchereria infectadas y no infectadas por mosquitos Shakahola donde hubo un curso LF programa de control. Esto indica que las diferencias en la eliminación de la filariasis linfática en las zonas endémicas de malaria puede dar lugar a un aumento en la transmisión de la malaria, ya que muchos mosquitos que mueren antes de W. bancrofti convertirse en larvas infectivas [38] o debido a múltiples infecciones [23] será salvo. Esto apoya claramente la necesidad de control integrado de las dos enfermedades. Actualmente, el Programa Mundial para la Eliminación de la Filariasis Linfática (GPELF) y el Roll Back Malaria Partnership (RBM) llevará a cabo la mayor parte de la lucha contra los vectores. Gestión basada en los resultados está orientada a la Anopheles vectores de la malaria y sus actividades también filarial cortar la transmisión, sobre todo cuando Anopheles son también los principales vectores de W. bancrofti. La coordinación de las actividades de gestión basada en los resultados y GPELF puede garantizar la reducción de ambas enfermedades, con lo que compensar el aumento en la transmisión de la malaria que podrían derivarse de la eliminación diferencial de la filariasis de Bancroft.

Nuestros resultados indican que la co-infección de la malaria y la filariasis linfática en la población es más probable que ocurra cuando la prevalencia de ambas enfermedades es elevado. Esto está claramente demostrado por la presencia de co-infecciones de las dos enfermedades en Jilore y su ausencia en Shakahola. En las zonas costeras de Georgetown, Guyana baja incidencia de la malaria se ha utilizado para explicar la baja transmisión de las infecciones concomitantes del paludismo y la filariasis [7]. Reducir la prevalencia de ambas enfermedades, por lo tanto reducir la prevalencia de las infecciones concomitantes de las dos enfermedades. Ese objetivo puede lograrse mediante el diagnóstico precoz y el tratamiento del paludismo y la filariasis. A diferencia de estudios en la India y América del Sur [6, 7], el presente estudio ha demostrado que algunos individuos tanto el puerto de la malaria y gametocitos microfilarias parásitos. Un mosquito se alimenta de esos individuos pueden, por tanto, recoger simultáneamente ambos parásitos. Por otra parte, este estudio sólo ha demostrado la ocurrencia de P. falciparum junto con W. bancrofti, pero no con otras especies de Plasmodium como p. vivax como se ha observado en la India [5]. Esto se esperaba desde p. falciparum constituía 99,5% de prevalencia del paludismo, mientras que P. malariae constituye el 0,5% restante. Desde la transmisión simultánea de los dos parásitos de anofelinos en la costa de Kenya es raro [36], y tratamiento masivo de las personas con DEC y albendazol que se produzcan interrupciones en los seres humanos, como se ilustra por su ausencia en Shakahola, la promoción de mosquiteros tratados con insecticidas juntos con la administración en masa de antipalúdicos y filaricidal medicamentos pueden ser utilizados en el control de la malaria, la filariasis de Bancroft y co-infección con las dos enfermedades.

Aunque este estudio estaba limitado por el pequeño tamaño de la muestra, las infecciones concomitantes del paludismo y la filariasis de Bancroft sólo se observó en personas de edades comprendidas entre los 10 y 29 años. Chadee et al [7] también ha informado de la ausencia de tales infecciones en niños menores de 10 años en América del Sur. Las diferencias en el comportamiento y la ocupación de personas de diferentes grupos de edad puede dar cuenta de la distribución de las infecciones concomitantes. El 10 a 29 años de edad grupo está integrado por jóvenes de la escuela van los niños y las personas que trabajan energético. Estos niños son activos y pueden participar en actividades al aire libre hasta tarde en la noche exponerse a las picaduras de mosquito, mientras que el trabajo de las personas pueden estar expuestas a mordeduras infecciosos mientras trabajaba. La pesca en el lago Jilore, y aprovechando la palma de vino (Mnazi) ambos de los cuales se llevan a cabo temprano en la mañana y tarde en la noche puede exponer a las personas a los mosquitos. Los niños pequeños y adultos mayores que se jubilan a sus hogares antes, sino que también están en situación de riesgo ya que estos vectores son conocidas por ser altamente endophilic y anthropophilic [39].

El presente estudio no reveló ninguna diferencia significativa entre la media geométrica de densidad de P. falciparum en microfilaraemic y amicrofilaraemic los individuos, una indicación de que filarial infecciones no afectan p. parasitemia por P. falciparum. Esto no se esperaba desde helmintos se sabe que inducen una TH2-respuesta dominante, lo que puede alterar las células mediada por la función inmunológica a otros agentes microbianos [40]. Por otra parte, estudios en la India [6] y en modelos animales [18, 19] han demostrado que filarial infección en uno u otro resultado benigno o efecto supresor en p. las infecciones por P. falciparum.

Conclusión

Wuchereria de mosquitos infectados parecen ser más susceptibles a P. las infecciones por P. falciparum, pero esto no ofrece ninguna ventaja para la transmisión de parásitos, tanto debido al aumento de la mortalidad de los afectados mosquitos. De este modo diferencial eliminación de la filariasis de Bancroft podrían contribuir a aumentar los mosquitos "vida útil resultante de incrementar en la transmisión de la malaria. Por otra parte, las infecciones concomitantes del paludismo y la filariasis es probable que se producen cuando la prevalencia de parásitos es alto. Como tal, una estrategia de control integrado de orientación por las dos enfermedades en las zonas donde son co-endémicas se recomienda. Nuevos estudios deben llevarse a cabo sobre el terreno y las condiciones del laboratorio, para comprobar la hipótesis de que la infección por Wuchereria mosquitos aumenta la susceptibilidad a la p. falciparum y control adecuadas estrategias diseñadas y aplicadas.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen intereses en conflicto.

Autores de las contribuciones

Ephantus J. Muturi realizó la encuesta y redactó el manuscrito. Charles M. Mbogo proporcionado orientación científica en la recopilación de datos, análisis y preparación de manuscritos y la planificación y ejecución del día a día las actividades sobre el terreno. Joseph M. Mwangangi, Zipporah W. Ng 'ang'a y Ephantus W. Kabiru ofrecen orientación científica en el análisis de datos y preparación de manuscritos. Charles Mwandawiro asistido a la reunión de datos, la prestación de limpieza de ética y guiados por la recogida de datos, análisis y preparación de manuscritos. John C. Beier siempre la supervisión general del estudio y la preparación del manuscrito. Todos los autores leído y aprobado el manuscrito final.

Agradecimientos

Damos las gracias al personal de Kenia Instituto de Investigaciones Médicas (KEMRI), Centro de investigación microbiológica, Nairobi, en particular Njenga Sammy, Moisés Wamwea, Doris Nzomo, y Charles Lang'at por su ayuda en la toma de muestras de mosquitos. Estamos agradecidos a todo el personal del departamento de Entomología Kilifi Unidad para su servicio de soporte técnico. También nos gustaría agradecer a los residentes de Jilore y Shakahola pueblos por su cooperación. Este estudio fue apoyado por el NIH subvenciones U19 A145511, D43 TW01142, y D43 TW00920. Este documento se publica con la autorización del Director del Kenya Medical Research Institute.