Orphanet Journal of Rare Diseases, 2006; 1: 22-22 (más artículos en esta revista)

Microvellosidades inclusión enfermedad (microvellosidades atrofia)

BioMed Central
Frank M Ruemmele (frank.ruemmele @ nck.ap-hop-paris.fr) [1], Jacques Schmitz (jacques.schmitz @ nck.aphp.fr) [1], Olivier Goulet (olivier.goulet @ nck.ap - hop-paris.fr) [1]
[1] INSERM EMI 0212, Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición, Hôpital Necker-Enfants Malades, 149 Rue de Sèvres, 75743 Paris Cedex 15, Francia

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0], que permite el uso ilimitado, distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original es debidamente citados.

Resumen

Microvellosidades inclusión enfermedad (MVID) o microvellosidades atrofia congénita es un trastorno intestinal de las células epiteliales que se presenta con persistentes que amenazan la vida diarrea acuosa y se caracteriza por alteraciones morfológicas enterocito. MVID se manifiesta ya sea en los primeros días de vida (a principios de inicio formulario) o en los dos primeros meses (de aparición tardía) de la vida. MVID es un raro trastorno de origen desconocido, probablemente transmitida de forma autosómica recesiva. Hasta la fecha, la prevalencia no se dispone de datos. Ultraestructural análisis revelan: 1) un parcial a la atrofia total de microvellosidades en enterocitos maduros apical con la acumulación de numerosos gránulos secretores en enterocitos inmaduros, 2) la muy característica que contienen cuerpos de inclusión rudimentaria o totalmente diferenciadas microvellosidades en enterocitos maduros. Microscopía de luz muestra la acumulación de PAS-positivo en los gránulos polo apical de enterocitos inmaduros, junto con la banda indicando atrófica microvillus atrofia y, paralelamente, una intracelular PAS o CD10 positivo línea (que marca el microvellosidades visto cuerpos de inclusión en microscopía electrónica). Fracaso intestinal secundaria a diarrea es definitivo. Hasta la fecha, no existe una terapia curativa y los niños con MVID son totalmente dependientes de la nutrición parenteral. El resultado a largo plazo es generalmente deficiente, debido a la descompensación metabólica, repite los estados de deshidratación, enfermedades infecciosas y las complicaciones del hígado relacionados con la nutrición parenteral. Como MVID es un trastorno muy raro, que es extremadamente difícil de diagnosticar y tratar, los niños con MVID deben transferirse a pediátricos especializados gastro-intestinal centros, si es posible, un centro equipado para llevar a cabo el trasplante de intestino delgado. A principios del intestino delgado trasplante intestinal resulta en autonomía da una nueva esperanza para el manejo de enfermedades y los resultados.

Enfermedades nombre y sinónimos

Microvellosidades inclusión enfermedad

Microvellosidades atrofia

Congénitas enteropatía

Congénita familiar con diarrea prolongada enterocito cepillo de frontera anomalías

Definición y criterios diagnósticos

Microvellosidades inclusión enfermedad (MVID) o atrofia microvellosidades (AMEU) es una enfermedad congénita y trastornos constitutivos de las células intestinales [1 - 6]. Se caracteriza por la aparición neonatal de abundante diarrea acuosa persistente a pesar de descanso total del intestino. El inicio se produce con mayor frecuencia en los primeros días de vida. Microvellosidades atrofia, describió por primera vez en 1978 [7], fue la primera entidad clínica identificado en una base morfológica como responsables de las llamadas prolongadas o el síndrome de diarrea intratable. El diagnóstico se basa en las anomalías morfológicas típicas detectadas a través de una combinación de luz y microscopio de electrones (EM) análisis de biopsias de intestino delgado [8 - 14]. Norma histología revela un grado variable de atrofia de las vellosidades con hiperplasia marcada cripta, además de anormal de ácido periódico de Schiff (PAS) positivo gránulos secretores acumulando en el citoplasma apical de enterocitos maduros y un alterado (atrófica después de la tinción de PAS) enterocito pincel de borde. Estos hallazgos se completa con EM con detección de la atrofia parcial o totalmente ausente en microvellosidades enterocitos maduros (véase más adelante), junto con las llamadas microvellosidades inclusiones (vacuolas rayado de microvellosidades) y el hallazgo de grandes gránulos PAS positivos en enterocitos inmaduros.

La presentación clínica

El embarazo y el parto son sin complicaciones, en general, no hay noción de polihidramnios, excepto en raros casos aislados. Severa diarrea acuosa se inicia en los primeros días de vida [1 - 4, 6, 7]. Esta diarrea se vuelve tan abundante, que dentro de las 24 h los niños pueden perder hasta un 30% de su peso corporal, resultando en acidosis metabólica profunda y severa deshidratación. MVID es a menudo más graves y potencialmente mortales. La cuantificación exacta de los volúmenes de muestra de heces de 150 a más de 300 ml / kg / d, con un alto contenido en sodio (aproximadamente 100 mmol / L). Completar y prolongado de descanso permite que el estómago para reducir moderadamente el volumen de heces, pero los volúmenes siguen siendo casi siempre por encima de los 150 ml / kg / día [4]. Inadecuado de nutrición parenteral en constante aumento con fluidos intravenosos pudiera agravar la salida de heces. No adicionales signos clínicos están asociados con MVID, en particular, no hay malformaciones o participación de otros órganos, como hígado, riñón, etc Sin embargo, un pequeño número de niños que tiene un prurito masiva secundaria a elevaciones en las concentraciones de ácidos biliares en la sangre. Inicialmente, los resultados concretos no se puede detectar, salvo enorme distensión abdominal con lleno de líquido intestinal y de colon bucles. Todos los niños con MVID congénitas requieren con urgencia la nutrición parental total (NPT), que a menudo provoca la rápida evolución de colestasis y enfermedad hepática. Un detallado análisis multicéntrico de 23 pacientes con MVID [4] permite dos formas diferentes y presentaciones de MVID a ser distinguido en un clínicos y morfológicos: congénita temprana aparición MVID (a partir dentro de los primeros días de vida), y de aparición tardía MVID (con los primeros síntomas que aparecen después de dos o tres meses de vida).

Pruebas biológicas

Secundaria a la marcada diarrea, los niños con MVID desarrollar rápidamente la acidosis metabólica y signos de deshidratación hipotónica. Ningún otro signos biológicos están asociados con este trastorno, sin embargo, la mayoría de los niños están en riesgo de desarrollar colestasis y fallo hepático. Examen de heces fecales revela las concentraciones de sodio entre 100 y 130 mmol / L, normal de alfa-1 antitripsina liquidación, y no fecales parámetros inflamatorios.

Endoscopia / biopsias

El estándar de oro en el diagnóstico de MVID es una combinación de luz y de electrones microscópico análisis histológico (Figura 1], de intestino delgado biopsias obtenidas durante una endoscopia de diagnóstico gastrointestinal. Endoscópica análisis macroscópico de todo el tracto gastro-intestinal sigue siendo completamente normal, además de no específico alteraciones mínimas, tales como eritema leve la mucosa o, en casos raros, los signos indirectos de atrofia de las vellosidades. En contraste, el análisis histológico revela alteraciones importantes de todo el intestino delgado y, en menor grado, también del colon. Norma histología muestra un grado variable de atrofia de las vellosidades con hiperplasia marcada cripta, que aparecen como "fina mucosa" [11, 15]. La acumulación de gránulos PAS positivos en el citoplasma apical de enterocitos inmaduros en la parte superior cripta es muy característica de MVID [13, 14]. De forma paralela, en la tinción de PAS (microscopía de luz), el pincel de borde parece patológico, con un aumento del tamaño intracitoplasmática de banda a lo largo del polo apical de los enterocitos (correspondiente a autophagocytic vacuolas y cuerpos de inclusión microvellosidades puesto de manifiesto por EM) y una atrofia banda en lugar de la general, bien definidas las pequeñas línea que representa el pincel frontera (Figura 1].

Nueva inmuno-tinción técnicas dirigidas contra CD10, neutral asociada a la membrana peptidase, puede ayudar aún más a el diagnóstico de MVID [9, 14], ya que la pequeña banda lineal del pincel frontera parece notablemente ampliada y como una doble banda en MVID pacientes. Este patrón de coloración anormal (PAS o CD10) en el polo apical de enterocitos aparece primero en cripta superior en las células epiteliales congénita MVID con aparición temprana, mientras que la de aparición tardía MVID ha enterocito estructuras anormales en la parte inferior velloso. Sobre la base de la presentación morfológica de tinción PAS anormales en las células de las criptas bajo, una forma atípica de MVID También se describen. El EM, enterocitos maduros muestran un reducido completamente ausente microvillus perfil en la membrana apical, y el aumento del número de gránulos autophagic [8]. Además, el diagnóstico y microvillus característicos cuerpos de inclusión son fácilmente distinguibles por EM. En contraste con los enterocitos maduros, las células de las criptas parece casi normal en EM aparte de aumento del número de gránulos secretores. Por lo tanto, el diagnóstico de MVID es difícil y debe llevarse a cabo o, al menos, confirmada por patólogos especialmente cualificados que la mayoría de las veces puede hacer este diagnóstico a microscopía de luz después de PAS o la tinción de CD10 (carácter alteraciones en el polo apical de inmaduros y maduros enterocitos). Sin embargo, el diagnóstico es confirmado oficialmente por el hallazgo de microvellosidades cuerpos de inclusión dentro del citoplasma junto con atrófica microvellosidades en EM. Desde microvellosidades inmaduros en las células de las criptas son la mayoría de los casos normales, aislados EM análisis de estas células no debe llevarse a cabo, ya que podría dar lugar a un falso diagnóstico negativo. Además, el hallazgo aislado de rudimentaria o inexistente en microvellosidades enterocitos tampoco es suficiente para diagnosticar MVID con certeza, como se comenta.

Complicaciones

Como consecuencia de la diarrea severa, episodios agudos de deshidratación y descompensación metabólica son comunes las complicaciones de MVID. Hipovolemia a menudo causa de isquemia temporal, por lo tanto, neurológicos y síntomas psicológicos tales como retraso del desarrollo puede ocurrir [4]. Alteración de la función renal es también una complicación frecuente, junto con nefrocalcinosis. RPT es extremadamente difícil de adaptar y requiere gran experiencia, sobre todo para la estabilización inicial de los pequeños bebés con MVID. Las principales complicaciones de la RPT, como la colestasis o insuficiencia hepática normalmente son evitables, pero todavía muy frecuentes. Complicaciones infecciosas del catéter central resultante en la sepsis son la causa más frecuente de muerte, seguida de insuficiencia hepática.

Resultados

MVID es un constituyente de células del epitelio intestinal, enfermedad que causa una diarrea trastorno irreversible para permanente y definitivo fallo intestinal [4, 7, 16]. Los niños con MVID dependen de la nutrición parenteral exclusiva durante toda su vida. Oral alimentación oral y adecuado aporte calórico es imposible. No hay esperanza de mejora con la edad. Un gran número de pacientes que no sobreviven los tres primeros años de vida como resultado de complicaciones infecciosas o rápida evolución de la insuficiencia hepática. Los niños con MVID que sobreviven a menudo tienen mental y retraso estatural, y complicaciones renales. En contraste con los niños con el principio de su aparición MVID, la diarrea es a menudo menos grave en los niños con la aparición tardía de la enfermedad. Con la edad, los niños con inicio tardío MVID pueden adquirir autonomía parcial intestinal, lo que resulta en una reducción del número de la perfusión de nutrición parental a uno o dos por semana.

Etiología

La etiología precisa de MVID aún se desconoce. Uno de los principales defectos en la membrana trata de enterocitos se ha propuesto como mecanismo patogenético de MVID, probablemente secundaria a una alteración de la estructura del citoesqueleto [17]. Sin embargo, la observación de la morfología microvellosidades inmaduros en las células de las criptas en los niños con MVID indican que la microvellosidades cambios observados en la diferenciación de células maduras y son de carácter secundario o son consecuencia de eventos aún no identificados dentro de la célula. Estos eventos podrían incluir el reciclado o la membrana de control de los mecanismos de endo-o exocitosis [18, 19]. Sin embargo, el análisis de la membrana de orientación de disacaridasas, como sacarasa-isomaltasa, no revelaron anomalías de la directa o indirecta, vía constituyente. Muy recientes observaciones indican un defecto selectivo en la glicoproteína exocitosis en los pacientes con MVID [20]. Estos resultados necesitan una confirmación posterior. Otra hipótesis que sugiere un defecto en la vía autophagocytosis ha sido recientemente propuesto para explicar las características morfológicas y funcionales anomalías en MVID [21].

Diagnóstico diferencial

Displasia epitelial (insertar mechones enteropatía), trastorno intestinal inflamatoria, autoinmune enteropathies, cloruro de sodio o diarrea, Na-H-intercambio deficiencia, malabsorción de glucosa-galactosa, sacarasa-isomaltasa deficiencia, rara vez pseudo-obstrucción intestinal o síndrome de alteraciones de la motilidad.

Epidemiología

MVID es extremadamente rara enfermedad congénita. Hasta la fecha, la prevalencia no se dispone de datos, sin embargo, puede estimarse que no hay más de unos pocos cientos de niños con MVID en Europa. La prevalencia es mayor en los países con un alto grado de consanguinidad, lo que sugiere que la transmisión autosómica recesiva.

El consejo genético

Las observaciones que la incidencia de MVID es mayor en familias con un pre-existentes de MVID caso y que existe una alta tasa de consanguinidad en los padres de niños con MVID, indican claramente una base genética para este trastorno, que es probablemente heredada en un autosómica recesiva. Es particularmente sorprendente observar la gran cantidad de niños de origen turco con MVID y un alto grado de consanguinidad en esta población. Como defecto genético no ha sido identificado, no el consejo genético o diagnóstico prenatal es posible.

Gestión incluido el tratamiento

Hasta la fecha, no existe causal de trato para MVID. Los ensayos con fármacos antiinflamatorios esteroides y entre ellos anti-secretora medicamentos (tales como la loperamida o sandostatin), no cambió de forma significativa los volúmenes de materia fecal durante un período prolongado [4]. Por lo tanto, todos los pacientes son dependientes de medidas de apoyo tales como la nutrición parenteral, que es la única manera de estabilizar. Sin embargo, este tratamiento es a menudo difícil de administrar con éxito como la diarrea es muy abundante y los pacientes pueden tener rápidamente sucumben a la descompensación metabólica. Por lo tanto, es importante que los niños con MVID se transfieren a altamente especializados centros de gastroenterología pediátrica. Como se señala, el resultado a largo plazo es más bien pobre para los niños tratados con nutrición parenteral. Nuevas estrategias de tratamiento para la gestión de MVID son necesarios. El trasplante intestinal es una clara alternativa a la nutrición parenteral para los niños con MVID [16, 22 - 24]. Puede ser realizado como aislado del intestino delgado o combinado hígado-intestino delgado trasplante, en caso de enfermedad hepática significativa existe. Un estudio reciente reveló que los resultados para los niños que han sufrido trasplante de intestino delgado para MVID era mucho mejor que la de los niños sometidos a trasplante de intestino delgado para otras indicaciones [16]. Sobre la base de esta observación y el hecho de que la nutrición parenteral prolongada tiene un resultado bastante pobre, es el momento adecuado para considerar principios de trasplante de intestino delgado como una primera opción de tratamiento temprano de aparición MVID, lo que permite a los pacientes obtener la plena autonomía intestinal. Sin embargo, se espera que un tratamiento curativo estarán disponibles en un futuro próximo.