Philosophy, Ethics, and Humanities in Medicine, 2007; 2: 5-5 (más artículos en esta revista)

Análisis ético de la nueva propuesta de la legislación sobre salud mental en Inglaterra y Gales

BioMed Central
Peter Lepping (peter.lepping @ nuevo-tr.wales.nhs.uk) [1]
[1] North East Wales NHS Trust, Wrexham Universidad de Gales Unidad Académica, Wrexham, Gales Reino Unido

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0], que permite el uso ilimitado, distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original es debidamente citados.

Resumen

Este documento éticamente análisis que se deriven los cambios propuestos a la Ley de Salud Mental de Inglaterra y Gales. Parece, en particular, a tipogr cambio en la filosofía de que el autor afirma ha ocurrido con las propuestas lejos de derechos centrados en los principios más utilitaristas o la obtención de resultados se centró principios. Da ejemplos de estos cambios y explora itstheir consecuencias.

Fondo

El proyecto de ley de Salud Mental 2004 se había previsto que se incluirán en el Queen's Speech para el período de sesiones del Parlamento 2005/06, pero esto fue más tarde cambiado a pesar de la oposición significativa al proyecto de ley. En cambio, el gobierno preparó las enmiendas a la 1983 Ley de Salud Mental, que están siendo objeto de debate en ambas Cámaras del Parlamento [1] en el momento en que se escribió este artículo. Estas enmiendas [2], han de entenderse en el contexto de las nuevas prioridades del Gobierno desde el año 1997 [3] con la publicación del Marco Nacional de Servicio de Salud Mental, el Plan del NHS y la respuesta a la cobertura de los medios de comunicación acerca de los pacientes psiquiátricos cometer delitos. Con la introducción de la Ley de Derechos Humanos en 1998 (plena aplicación en 2000) la necesidad de una nueva Ley de salud mental fue identificado [4] para hacer cumplir la legislación vigente con la legislación sobre derechos humanos, así como llevarlo al día con el siglo 21 la práctica psiquiátrica, en particular la comunidad de tratamiento.

¿Cómo llevar a cabo un análisis ético

Mientras que muchas publicaciones se han ocupado de prácticas, políticas y aspectos financieros de las propuestas, así como, más recientemente, las preguntas sobre los principios del proyecto de ley [5], pocos han hecho una filosóficamente basado en el análisis ético de la legislación propuesta. Este tipo de análisis tiene que ver en los locales (los argumentos) para la nueva legislación dada por el gobierno. Estos son, según el Departamento de Salud, la falta de atención comunitaria, la necesidad de nueva legislación y las nuevas realidades comunidad tratamiento [4]. A continuación, es necesario echar un vistazo a los cambios propuestos y la dirección que lleva, antes de buscar a las consecuencias. En un sólido argumento filosófico las consecuencias que se deriven de sus locales y deben ser susceptibles de alcanzar los objetivos estipulados [6]. En la ética médica que suele hacer frente a diferentes ideas filosóficas, que a veces tienen direcciones opuestas, así como una amplia aceptación médico-los principios éticos como la no maleficience, beneficience, los derechos y la justicia [6]. Por un lado hay utilitarios o consequentialist pensamiento, que intenta lograr la mayor felicidad para el mayor número, aunque en ocasiones esto puede pasar por alto los derechos de las personas. Por otra parte kantiana principios o derechos de los enfoques centrados tratar de proteger los derechos individuales y deberes y son menos interesadas en los resultados [7]. La presente Ley de salud mental es relativamente centrados en los derechos [8]. Se esfuerza en proteger la adopción de decisiones autónomas [7] con la ayuda de conceptos tales como el consentimiento y la capacidad.

Los locales

Cualquier análisis ético comienza con las premisas expuestas por los partidarios de las propuestas. El gobierno afirma que la atención en la comunidad no ha logrado [4], aunque hay muy poca evidencia para apoyar esto [10 - 14] y es notable que el gobierno de la piedra angular de la atención de salud mental es, sin embargo, la atención en la comunidad [4]. La evidencia disponible apunta hacia un éxito de la atención en la comunidad. Shepard en 1996 encontró que la mayoría de los pacientes con discapacidad siguen siendo de larga estancia psiquiátrica pupilos, pero igualmente se la mostmore insatisfechos con su atención en comparación con los que viven en la comunidad [11]. Thornicroft demostró en 1998 que una revisión de la evidencia apoya una comunidad orientada hacia el lugar de un hospital enfoque orientado, sobre todo hay poca diferencia entre los distintos comunitarios de salud mental equipo de modelos (como extensión o asertiva CMHT) [13]. Salize en un análisis costo económico afirmó que el costo de la atención comunitaria es sólo el 43% de la de-en la atención de los pacientes [10]. En un meta-análisis, Simmonds revisado la totalidad de las pruebas disponibles sobre Salud Mental de la Comunidad equipos y llegó a la conclusión de que CMHT tratamiento es superior al estándar de tratamiento en el hospital [12]. Aunque las comparaciones internacionales siguen siendo difíciles, la evidencia disponible muestra que la atención en la comunidad trabaja en conjunto, que es a la vez eficaz y rentable, y mejora la satisfacción de los pacientes tratados con los servicios. En consecuencia, los pacientes "interés superior puede ser mejor servido con la atención en la comunidad, con la hospitalización de una medida temporal para hacer frente a los episodios agudos.

El gobierno se centra en gran medida en situación de riesgo, a pesar de pocas pruebas de que las evaluaciones de riesgo son fiables [15] o que el riesgo ha aumentado debido a los tratamientos comunidad. El gobierno alega que la legislación actual no es el adecuado para moderno siglo 21 la psiquiatría, pero hay pocas pruebas de que estos problemas no pueden resolverse con enmiendas. El gobierno está impulsado por los medios de comunicación la preocupación por la seguridad. Los medios de comunicación implica que los enfermos mentales son potencialmente peligrosos [16], a pesar de la falta de pruebas de que la atención comunitaria ha aumentado la violencia de los enfermos mentales [17].

Análisis de los cambios

La estrategia del gobierno para la modernización de los servicios de salud mental hacomprises 3 elementos, de que el nuevo marco jurídico es uno:

1. El aumento de las inversiones en, y priorización de la salud mental

2. Aplicación de Marcos Nacionales de servicios y el plan del NHS en Inglaterra y Gales

3. Un actualizada marco jurídico que "promueve los derechos de los pacientes, proteger su seguridad y proteger la seguridad del público" [18].

El tercer elemento es especialmente importante porque establece la idea de que la seguridad del público es igualmente importante como la promoción de los derechos de los pacientes y la protección de la seguridad de los pacientes. La otra razón principal citada por el gobierno para la introducción de la nueva legislación es la necesidad de que toda la legislación sobre salud mental para dar cumplimiento a la Ley de Derechos Humanos de 1998. El gobierno señala específicamente que el tratamiento obligatorio puede ser proporcionada en la comunidad, así como en el hospital. Se afirma que este nuevo enfoque sobre la flexibilidad para satisfacer las necesidades de los individuos a reducir el estigma y la exclusión social que puede ser el resultado de la detención y el tratamiento en el hospital. En su propia documentación el gobierno argumenta que los cambios propuestos están diseñados para satisfacer dos necesidades básicas:

a) proporcionar una estructura jurídica para exigir mentalmente perturbada a la gente a someterse a tratamiento obligatorio sin exigir necesariamente a ser detenido en el hospital. Esto permitirá que su tratamiento fuera del hospital y la configuración de la legislación que rige a cumplir más de cerca con las estructuras de los modernos servicios de salud mental. El nuevo proyecto de ley supuestamente permitir que esos servicios a una utilización más flexible tanto para el beneficio de las personas mentalmente trastornadas y para la protección de los demás del daño;

b) que señale la ley más estrechamente en línea con las modernas leyes de derechos humanos, tal como se define mediante el desarrollo de la jurisprudencia derivada de la Convención Europea de Derechos Humanos [3, 19]. En particular, el proyecto de ley se requieren decisiones a aplicar la coacción para trastorno mental a las personas a ser tomadas por un órgano judicial independiente.

Con el fin de alcanzar estos objetivos, el proyecto de ley ha propuesto una serie de cambios fundamentales para 1983 la actual Ley de Salud Mental [2]:

1. Los pacientes pueden ser objeto de base comunitaria en lugar de órdenes de detención en el hospital. Esto significa que más se hace hincapié en los resultados porque en el pasado a menudo es la falta de cumplimiento en la comunidad que llevaron a los pacientes a la recaída y en casos raros convertido en un peligro para el público en general. Desde una perspectiva utilitarista esto tiene que ser bien recibida. El problema es que el tratamiento tendrá la posibilidad de invadir a un paciente en la vida privada de una manera sin precedentes cuando el tratamiento involuntario no es más limitada a los hospitales. Esto puede atentar contra el derecho del paciente a la intimidad, si bien puede muy bien estar en su mejor interés.

2. Los principios para la admisión involuntaria enunciados en un código de práctica no se aplican a los delincuentes que han sido encontrados por los tribunales para plantear un riesgo de daños graves a otras personas. Según el gobierno la necesidad de proteger a otros de mayor daño cometido por delincuentes peligrosos significa que las consideraciones de seguridad debe ser primordial en su manejo clínico. Por otra parte, aunque el gobierno promete que cualquier intrusión injustificada de condiciones que se les aplican se evitará con salvaguardias especiales. El Gobierno va a sugerir que las personas que nunca han cometido ningún delito sino que se consideran potencialmente peligrosos deben ser detainable en contra de su voluntad de proteger al público a pesar de las advertencias que hasta 5000 personas pueden tener que ser detenido para prevenir un homicidio [15]. Esta propuesta refleja un claro cambio de individualismo liberal hacia el pensamiento utilitarista y ha atraído la mayor cantidad de críticas por parte de muchos de salud mental diferentes grupos de presión [20]. Se trata de un claro cambio de individualismo liberal hacia el pensamiento utilitarista. El valor de tener un derecho a la libertad ha sido anulado por el valor de la seguridad pública. Esto significa que los derechos individuales de la paciente y posiblemente su mejor interés puede ser revocada por consideraciones de seguridad pública, o en otras palabras: el mejor interés del público. El problema con esta propuesta no es tanto el cambio en sí, ya que es una decisión política legítima, pero los aspectos prácticos de la misma. El predictor más fiable de la violencia en una persona anterior es la violencia, lo que significa que para predecir la violencia en una persona que nunca ha sido violento es en el mejor de poco fiable y contradice todas las pruebas que ha reunido en la predicción de la violencia. Por ello, es posible que las personas pueden perder su derecho a la libertad para el mejor interés del público, sin jamás haber sido un peligro. Es ese potencial que debe referirse, incluso los partidarios de la utilitarianist modelo, porque la consecuencia de demasiadas personas que están injustamente detenidos podría ser un colapso de confianza en el sistema, lo cual sería un resultado muy insatisfactorio.

3. Las enmiendas introducen nuevas salvaguardias para los pacientes con oficiosas a largo plazo la incapacidad que no puede consentir a los tratamientos, pero no se resisten a ella y, por tanto, son de hecho detenidos. Esto fortalece los derechos de estos pacientes, que anteriormente eran detenidos en su mejor interés, pero sin garantías jurídicas para comprobar si los responsables médicos profesionales que cuidan ellos eran de hecho actuando en su mejor interés. Se trata, pues, no un cambio de principio, sino un fortalecimiento legal de proteger por medios legales.

4. Una muy amplia definición única de un trastorno mental se introduce en el nuevo proyecto de ley, lo que significa que todos los pacientes serán considerados contra el mismo conjunto de condiciones. Por tanto, no se necesita distinguir entre mental, trastorno mental y el trastorno psicopático, lo que hace la detención para no psiquiátricos razones mucho más probable. Una vez más, esto apoya la tendencia de las enmiendas a la orientación hacia el pensamiento más utilitaria. El hecho de que la detención no ser por más tiempo posible para evitar el deterioro de la salud, pero sólo cuando hay riesgo parece hacer más difícil la detención, pero en realidad, se elimina el criterio que tiene el paciente del mejor interés en el fondo, a favor de una más amplia mejor interés de la sociedad y la gestión del riesgo.

5. Los nuevos Tribunales de Salud Mental (MHRT) no están obligados a contener un psiquiatra. Las denominadas general los miembros pueden ser contratados a partir de un grupo de profesionales de la salud mental con un determinado número mínimo de años de experiencia en salud mental, se incluyen psicólogos, trabajadores sociales y enfermeros psiquiátricos. Las investigaciones sugieren que esto puede incluir a profesionales con una más que pudiera ser hostil, vista (véase más adelante) hacia la formal prisión, siempre y cuando no sean parte en el proceso [21, 22]. Las consecuencias de ese cambio aún no están claras, pero puede desplazar la atención de los tribunales las decisiones de por lo menos temporalmente a un enfoque que favorezca los derechos individuales. Los Tribunales tendrán fin los poderes de toma de reducir el tiempo antes de que un paciente es visto por el MHRT. Esto aumentará los derechos de los pacientes y hacer comparable la legislación vigente con el artículo 3 de la Ley de Derechos Humanos de 1998.

Un análisis de los cambios propuestos se desprende que algunos cambios se están moviendo en un utilitario más o consecuente dirección, mientras que otros moverse en un más derechos se centró dirección. La introducción de órdenes de la comunidad para permitir el tratamiento obligatorio en la comunidad es un paso claro hacia enfoques más utilitaria. Por lo tanto, es la única definición amplia de trastornos mentales, porque ambas favorecen la seguridad pública consideraciones sobre los derechos individuales. La detención de los pacientes con graves trastornos de la personalidad claramente apunta hacia un pensamiento más utilitaria aunque las evidencias en cuanto a si esto va a aumentar la seguridad pública [15] es muy ambiguo. De hecho, la prioridad de la seguridad es tal que el gobierno, en sus propias palabras, afirma que "las consideraciones de seguridad debe ser primordial en la gestión clínica" [4]. Salvaguardias para los pacientes a largo plazo la incapacidad avanzar hacia un mayor enfoque de derechos, al igual que los tribunales están celebrando dentro de un apretado calendario. La salud mental tribunales sin psiquiatras en el panel, como se comunes en el marco del nuevo proyecto de ley, pueden sesgar las decisiones de los paneles contra la admisión obligatoria [21, 22], lo que puede reforzar temporalmente los derechos individuales. Esto puede ser visto como utilitario o de los derechos se centró, pero las consecuencias son todavía muy poco clara. En resumen, existe una ética clara tendencia hacia una mayor consequentialist pensamiento, o en otras palabras: el pensamiento orientado a resultados, lejos de enfoques centrados derechos.

Las consecuencias

Al analizar las consecuencias, la comunidad de investigación en los pedidos proviene de los Estados Unidos y Australia, es de dudosa para generalizar el Reino Unido y hace que sea ambiguo resultados [23, 24]. Comunidad órdenes de existir en un tercio de los países en la Unión Europea [25], pero muy poca investigación que existe, sería posible realizar un análisis de su eficacia en el contexto europeo. Es muy poco probable que la legislación propuesta se reducirá la violencia de los delincuentes enfermos mentales [26]. La sociedad es probable que se sienten igualmente inseguros porque la cobertura de los medios de comunicación, independientemente de si este nuevo enfoque se aplica o no. Los psiquiatras están bajo presión en un papel de policía que muchos detesto [27] y que pueden tener un efecto adverso en la contratación. Existe una alta probabilidad de una mayor estigmatización de las enfermedades mentales debido a la legislación en lugar de la reducción del estigma.

Discusión

En resumen, la legislación propuesta, los cambios significan un cambio ético de los derechos de los enfoques centrados a más consequentialist pensamiento [Tabla 1]. Los cambios son políticamente legítimos, pero desde un punto de vista ético de cualquier cambio de pensamiento se centró derechos sólo sería deseable si no hubiera abrumadora beneficios para la sociedad. Cualquier análisis ético debe basarse en el conjunto de locales (es la fuerza motriz para el cambio justificable) y consecuencias (que las cosas mejoren para los pacientes y el público) tienen que lógicamente se desprenden de los locales. Actualmente, las consecuencias no siguen lógicamente de sus locales. Por lo tanto, los cambios propuestos a la Ley de Salud Mental 1983 cuestionable establecer consecuencias, que no se derivan de los locales. Los locales son poco apoyada por pruebas. Este es un planteamiento éticamente inaceptable y debe ser resistido por razones éticas, hasta los locales y las consecuencias pueden ser más fiable analizados.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen intereses en conflicto.